FIN DE CAMPAÑAS, TIEMPO DE REFLEXIÓN Y DE VOTAR

0

Carlos García Lemus|COLIMANOTICIAS

Colima, Col.- Lo que candidatos y partidos políticos pudieron hacer, hecho está. El miércoles de esta semana concluyen las campañas político electorales y de ahí, al domingo 7, se abre un espacio en el que ya no se puede promover el voto y en el que los ciudadanos tendrán tiempo suficiente para reflexionar a quién darán su voto.

Terminan así, en el caso de los candidatos a la gubernatura, casi tres meses de bombardeo político electoral, lo mismo en medios electrónicos, que en prensa escrita y en las calles, que en la última semana se han visto aún más invadidas por brigadas de jóvenes promoviendo a sus candidatos.

Fueron tres meses de intensa actividad de una mujer y siete hombres que quieren gobernar nuestro estado durante los próximos seis años. Y aunque son ocho los que aspiran a ese cargo, en realidad sólo dos tienen posibilidades reales de alcanzar el triunfo el próximo 7 de junio: José Ignacio Peralta Sánchez, por la Coalición PRI-PANAL-PVEM y Jorge Luis Preciado Rodríguez, por el PAN.

En ese tiempo de campaña, que está ya en su etapa de cierres municipales y estatales el próximo 3 de junio, los electores conocieron las propuestas de los abanderados de los diferentes partidos políticos y fueron testigos también de los ataques, descalificaciones y demandas entre unos y otros, principalmente entre los dos aspirantes con mayores posibilidades de triunfo.

debate candidatos a gobernador

Se realizó también un debate en el que se expusieron algunas propuestas, hubo tibios ataques y culminó con una postura poco seria por parte del candidato albiazul, quien en sus conclusiones cubrió su cara con una máscara de luchador.

La participación de los seis candidatos que van abajo en las preferencias electorales, será simplemente anecdótica. En el caso de Leoncio Morán Sánchez, podría sentar las bases para en un futuro pensar en la consolidación de las candidaturas ciudadanas. David Munro mantendrá al PT como la tercera o cuarta fuerza política en el estado. Martha Zepeda intentará que el PRD retome la presencia que alguna vez tuvo en Colima, mientras que el general José Francisco Gallardo por MORENA, Carlos Barbazán por el Partido Humanista y Gerardo Galván, por Encuentro Social, lucharán para rebasar el uno por ciento de la votación.

nacho peralta queseria

LO QUE VIENE PARA COLIMA PARA EL PRÓXIMO SEXENIO

Quien desde el inicio de las campañas ha estado al frente de las encuestas (cuyos porcentajes al final se cerraron), es el abanderado del PRI-PANAL-PVEM, José Ignacio Peralta Sánchez, quien es, quizás, quien también más propuestas presentó durante la campaña, o al menos lo hizo de una forma más notoria y ordenada.

Hay que recordar que en las últimas ocho semanas presentó el mismo número de propuestas que integró en ejes temáticos que fueron  expuestas detalladamente en eventos bien organizados y con una importante participación de los sectores sociales y productivos de la entidad.

De ganar las elecciones del próximo 7 de junio, se esperaría de Nacho Peralta a un gobernador ante todo bien preparado, que tiene el plus de haber sido subsecretario de Comunicaciones de la SCT en los primeros años del gobierno del presidente Enrique Peña Nieto.

Tanto él como su partido, han presentado a Nacho Peralta como la persona idónea para ser el próximo gobernador del estado, básicamente por su formación y por las excelentes relaciones que ha tejido no sólo dentro del gobierno federal, sino con empresarios e inversionistas muy importantes que podrían traer beneficios al estado.

De ganar el abanderado priista, lo mínimo que pudiera esperarse es una relación armónica con el gobierno del presidente Peña Nieto, que deberá reflejarse en mejoras para los colimenses.

Nadie duda de la capacidad y preparación de Nacho Peralta y en caso de contar también con un Congreso local con mayoría del PRI y sus aliados, sería un factor extra que le permitiría concretar sus proyectos y programas de gobierno.

También dependería mucho de la integración de su gabinete el hecho de poder tener una relación de respeto con la oposición, para que su gobierno pueda transitar de la mejor manera y sin contratiempos que lo distraigan de la aplicación adecuada de sus políticas públicas.

Jorge Luis Preciado

SI GANA EL PAN

En caso de que los pronósticos del PAN se concreten y finalmente el 7 de junio Jorge Luis Preciado logre ganar la elección y, por tanto, convertirse en el próximo gobernador del estado, el escenario obviamente cambiaría.

Hay que reconocer que a pesar de la forma peculiar de hacer política de Preciado Rodríguez y de que sus exabruptos como el de ponerse la máscara en el debate parecen poco serios, también es cierto que como político ha crecido mucho en los últimos años, particularmente por su paso por el Senado de la República.

El ser coordinador de la fracción parlamentaria del PAN en el Senado, no es cosa menor y le ha permitido a Jorge Luis moverse entre la clase política más importante y de mayor influencia de México.

No debemos soslayar que él fue parte importante de las negociaciones para concretar las reformas estructurales del país, que hoy tanto presumen los propios priistas.

De llegar a ser gobernador, lo que los colimenses pedirían de Jorge Luis sería, quizás en primer lugar, que sea mucho más serio de lo que fue en la campaña y que asuma el máximo cargo político del estado con la determinación, profesionalismo, prudencia y seriedad que amerita.

Si bien sería un gobierno de oposición con respecto al de Peña Nieto, tendría que buscar la manera de concertar y de trabajar unido con el gobierno federal, pensando en el objetivo superior del bienestar de los colimenses.

Cierto es que el estilo personal de hacer política no se puede erradicar por completo, pero como mandatario estatal Jorge Luis tendría que echar mano de sus mejores virtudes políticas y trabajar para todos los colimenses, no solo para los de su partido.

No parece fácil, pero tanto él como su equipo cercano de colaboradores seguramente están conscientes de que uno ha sido su actuar como candidato y como político de oposición y algo muy diferente deberá mostrar como gobernador para lograr las sinergias con el gobierno federal y con diversos grupos sociales y productivos de la entidad que sigan esperando un crecimiento y madurez en el actuar de Jorge Luis.

En el hipotético caso de que ganara las elecciones, ese debería ser su proceder para que su proyecto de gobierno pueda llegar a buen puerto.

voto eleccion

RIESGO DE JUDICIALIZAR EL PROCESO

En todo caso, lo mejor para el estado sería que la elección de gobernador se defina por un porcentaje mayor a los cinco puntos, pues en caso de un resultado más cerrado, seguramente vendrán las impugnaciones de uno y otro lado y la elección deberá definirse finalmente en los tribunales.

Ya hay antecedentes no sólo en el estado, sino a nivel nacional y aunque los tribunales están por algo y en caso de haber irregularidades los partidos tienen el derecho y la obligación de recurrir a ellos, también es cierto que lo principal es respetar la voluntad ciudadana y en una democracia pura, una elección se gana hasta por un voto.

El problema es que, como ya lo sufrimos en las campañas, los partidos políticos están acostumbrados a esas prácticas ilegales y también a denunciar a sus adversarios.

De cualquier modo, después del miércoles vienen días muy importantes para el electorado, donde ya sin el asfixiante bombardeo mediático tendrá tiempo de razonar su voto y salir a sufragar el próximo domingo.

Lo deseable es que un alto porcentaje de colimenses salgan a votar. Es en eso en lo único que han coincidido todos los candidatos, en hacer el llamado a ejercer este derecho y a no quedarse en casa esperando que otros tomen la decisión.

Por el bien del estado lo deseable es que la jornada electoral sea una auténtica fiesta democrática, donde los ciudadanos de manera libre salgan a votar por quien les plazca. Que no haya presiones ni compra de votos, que los conteos se realicen sin contratiempos y que gane quien cuente con la mayoría de votos.

Así de simple, pero al mismo tiempo así de complicado, en un país y un estado donde los partidos políticos recurren, en muchas ocasiones, a lo que sea, incluidos delitos electorales, contar de ganar las elecciones.

La suerte está echada. El próximo domingo vayamos todos a votar y a esperar el resultado de los comicios.

Anuncios