“ESTOY MÁS CERCA DE PEÑA NIETO QUE DE AMLO”: QUADRI

    0

     

    Al participar en la Convención de Aseguradores de México, Quadri de la Torre subrayó que está mucho más lejos del pensamiento de López Obrador que del priista, Enrique Peña Nieto, o de la panista Josefina Vázquez Mota.

    El político tabasqueño “y yo estamos en polos opuestos del espectro ideológico nacional, y me parece muy sano y muy natural que contrastemos nuestros puntos de vista”.

    Por la tarde, la sombra de la líder magisterial Elba Esther Gordillo volvió a aparecer en la presentación de Quadri, ahora en la Escuela de Periodismo Carlos Septién García.

    El calor arreció en el pequeño auditorio de esta escuela enclavada en la colonia Tabacalera cuando algunos de los 50 estudiantes reunidos empezaron a cuestionar al abanderado aliancista sobre el papel de la presidenta vitalicia del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE).

    “Habla usted de los políticos de siempre, sin embargo, ¿qué opinión moral le merece que su candidatura vaya encaminada a conservar el registro de Nueva Alianza y conservar los poderes políticos, sobre todo, de la familia Gordillo?”, soltó una estudiante.

    Como en otros centros de estudios donde se presenta el candidato del Panal, el cuestionamiento desató aplausos, a semejanza de lo ocurrido en la mañana en la Universidad La Salle.

    A Quadri no le quedo más que decir: “Aplaudan, aplaudan, ustedes son libres, aplaudan”.

    En seguida, el ambientalista se acomodó para contestar. Como si dictara cátedra, empezó a defender a la dirigente magisterial.

    “Nueva Alianza no necesita mi candidatura para conservar su registro, tiene la capacidad para conservar el registro. Aunque no me crean, es un partido joven, yo soy el más viejo de Nueva Alianza y el partido tiene una organización sólida”, presumió.

    “Opinemos lo que opinemos de Nueva Alianza, es el único partido considerado como liberal, por eso acepté la candidatura”, comentó.

    Entonces se remitió a la fundación del Panal, explicando que surge a partir de la salida de Gordillo del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

    Señaló que la maestra pactó “por convicción” con el entonces presidente Vicente Fox una serie de reformas que una parte de los diputados priístas se negó a apoyar, dando paso al surgimiento de la institución que ahora abandera rumbo a la Presidencia.

    Quadri de la Torre se olvidó que estaba ante estudiantes de periodismo, quienes descreyeron del argumento de “la convicción” de la maestra. Y así en toda la sesión de las más de diez preguntas, los alumnos quedaron insatisfechos con las respuestas del candidato.

    De hecho, cuando el ingeniero civil por la Universidad Iberoamericana reconoció que en Nueva Alianza hay parientes de Gordillo, empezaron las críticas.

    “Son los mismos políticos de siempre”, fue el grito de otra joven a quien Gabriel Quadri reviró:

    “Bueno, sí, los mismos políticos de siempre, pero yo no soy un político de siempre. Todos los partidos tienen ese tipo de políticos, o díganme uno que no lo tiene… En todos los partidos hay parientes de todo mundo”, alegó.

    Sin embargo, el discurso de Quadri de la Torre sobre “los mismos políticos de siempre” y la recomendaciones a los jóvenes para que votaran por otra opción “revolucionaria y ciudadana” se fueron diluyendo entre el hervidero de inquietudes de los futuros periodistas.

    Al extitular del Instituto Nacional de Ecología (INE) también se le cuestionó sobre su propuesta de instalar en México una policía como los Carabineros de Chile, sobre sus ideas de privatizar las cárceles, de seguir manteniendo al Ejército en las calles, y hasta le exigieron que explicara por qué una cuadra antes de llegar a la Escuela Carlos Septién se bajó de su Jetta negro blindado y se subiera a manejar la combi.

    “¿A quién quiere engañar o qué nos quiere hacer pensar?”, preguntaron al candidato sobre su llegada en la Cuadricombi a la calle Basilio Vadillo, donde se encuentra esta escuela de comunicación.

    El también empresario se justificó diciendo que sólo de trataba de un acto de campaña.

    Sin embargo, los argumentos de Quadri no lograron satisfacer a los estudiantes de periodismo, quienes por otro lado reconocieron su decisión de asistir a esa institución.

    Inclusive, Quadri reconoció que sí es un “político” y no sólo un ciudadano, como lo ha venido pregonando a lo largo de su campaña; lo anterior, luego de que otra alumna leyera la definición de “político”, según el Diccionario de la Real Academia de la Lengua.

    De esta forma transcurrió la visita de Quadri a la Carlos Septién, áspera, ruda, incrédula, tanto que el aspirante presidencial se salió de sus casillas y reviró: “Bueno, entonces no hay que hacer nada de reformas y dejamos las cosas así como están…”.

    Ya al final de la presentación, el estudiante Iván González Anaya dijo a Apro que “el candidato se mostró un poco inflexible, impaciente al final. Sin embargo, “me pareció importante que se enfrentó al diálogo y, en la medida de los posible, trató de mantener sus cabales”.

    El poder del narco

    Por la mañana, Quadri de la Torre aseguró que el crimen organizado ya sustituye funciones del Estado en algunas regiones del país, como brindar seguridad y cobrar impuestos a través del “derecho de piso”, aparte de corromper la estructura social.

    Ante cientos de alumnos de la Universidad La Salle, campus Ciudad de México, el candidato del Panal sostuvo que el narcotráfico controla territorios como la región de los Tuxtlas en Veracruz; Nuevo Laredo, Tamaulipas; Durango, y la costa de Michoacán.

    “Hoy en día la región de los Tuxtlas en Veracruz, que son montañas y tenía selvas que llegaban al mar, productora de tabaco. Hoy está tomada por el crimen organizado. Los empresarios han huido, las familias están atemorizadas, cobran impuestos los narcotraficantes, se acabó la producción de tabaco porque les cobraban derecho de piso a los productores”, alertó el abanderado aliancista.

    Luego propuso la creación de una policía con mando único que opere en una estrategia territorial para recuperar esas regiones del país.

    En esa situación, añadió, “están Nuevo Laredo, Durango, la costa de Michoacán, en donde yo creo que el narcotráfico se ha arraigado tanto que a veces realiza funciones de Estado, incluso dar seguridad, cobrar impuestos y corromper la estructura social”.

    Pese a los más de 50 mil muertos arrojados por la lucha contra el crimen organizado impulsada por el gobierno de Felipe Calderón, Gabriel Quadri insistió en que debe continuar esa “guerra” con las Fuerzas Armadas en la calle.

    Sin embargo, auguró que los criminales no pueden derrotar al Estado y que “tarde o temprano” los cárteles de la droga quedarán reducidos a “un problema local de delincuencia pandilleril”.

    Fuente: PROCESO

    Compartir