Dictan 40 Años de Prisión al Profesor Homicida de la Villa

    0

    En su confesión Bernardo Celis de la Rosa, dijo que el lunes por la mañana se fue temprano de cacería retornando a su domicilio ubicado por la calle Aldama 237, alrededor de las 14:00 horas, aproximadamente.

    Dijo que alrededor de las 18:00 horas, escuchó que unos menores (familiares del finado) andaban jugando fútbol en la calle y que estaban golpeando su camioneta con el balón por lo que salió y la metió a la cochera.

    Añadió que los niños siguieron golpeando pero ahora la puerta de su cochera lo que le molestó y salió y desde ahí le grito al finado Jesús Ramírez Rodríguez, quien se encontraba a las afueras de su casa marcada con el número 239 de la calle Aldama, a un costado de su camioneta Nissan, “diles a tus muchachos que se vayan a jugar a otro lado, pero no me hizo caso y me dijo que los niños iban a seguir jugando, porque la calle es de todos.”

    “Esto me hizo enojar, me metí a mi casa y saque mi escopeta marca Mossberg, calibre 16, la cual me había llevado por la mañana de cacería, salí a la puerta y le apunte a Jesús, creo que estaba a una distancia de 15 metros, disparé y le di en el pecho, luego me metí a mi casa y cerré con llave.”

    Finalmente manifestó que si Jesús le hubiera hecho caso con decirles a los niños que se fueran a jugar a otro lado, esto se hubiera evitado.

    Compartir