El culto a la Santa Muerte se arraiga en Colima

0

Fátima Garay|COLIMANOTICIAS

Colima, Col.- ¿Le cumplió lo que le pidió?- le pregunto a la señora, quien por petición de ella misma no me quiso dar su nombre, que está a mi lado sentada, con una apariencia de lo más tranquila, sonriente y con una vestimenta casual.
Me comenta que es una fiel creyente de la Santa Muerte desde hace tres años y que a partir de lo que le pidió, decidió creer en ella aunque antes tenía miedo de lo que representaba la muerte. Tras el milagro, que nunca me quiso contar, me empezó a explicar con total fluidez su opinión respecto al tema.
«A mí me lo cumplió. Le dije, si tú me cumples, yo te voy a sacar allá, donde todo el mundo te vea» responde, dando muestra de satisfacción y orgullo volteándose para ver a la imagen de la Santa muerte que tiene en la entrada de su casa.
«Yo creo desde hace tres años. Debido a los milagros que me ha concedido, hasta me tatué algo referente a ella en mi oreja izquierda como forma de agradecimiento- comenta orgullosamente enseñándome su oreja».
– Todos los días me levanto y le doy gracias por amanecer con bien y le pido por mi familia. Mi esposo también cree en la Señora blanca, hasta tiene tatuada una cara en su pantorrilla. La mitad de la cara tiene la figura de la Santísima muerte y la otra mitad tiene dibujada mi cara» comenta con un aire de satisfacción, orgullo y fe que se refleja en su cara en todo momento.
Como ella, el número de fieles a la Santa Muerte crece cada día más superando los 12 millones de devotos en el país de México llegando a conformarse más de cinco altares en toda la República.
En Colima, desde hace un año, tiene un altar a la Santa Muerte, el cual está situado en la Colonia Manuel M.Diéguez. En plena calle se puede ver el altar.
A primera impresión da una sensación rara, como si de algo maligno estuviera apoderando de ella, ya que impone; La primera vez que lo visité lo hice de noche. Estaba todo obscuro, con las luces encendidas y las múltiples figuras de la Santa Muerte de diferentes colores, tamaños viendo hacia el frente.
Decidí regresar a la mañana siguiente y todo había cambiado completamente ya que ahora aquel lugar obscuro y lleno de vibra negativa, se había convertido en lo que es realmente, un santuario para la Santa Muerte.
Siendo el único en el Estado, una multitud de fieles llegan todos los días para orarle, pedirle favores y darle ofrendas que reflejen su fervor hacia la niña santa. Con más de cincuenta figuras de la Santa Muerte y varios ramos de flores que adornan estrepitosamente el altar,está estratégicamente adornado. Con aire acondicionado e iluminado todo el día, los 365 días del año llega gente del Estado de Colima y algunos puntos de la República mexicana dejando los rezos y las peticiones impregnadas en el santuario los cuales les dan vida a los rituales, y a la creencia que hoy día existe en Colima.
«Llegan muchas personas. El altar lo hizo un familiar mío después de que la Santa le cumplió un favor muy grande, así que mi familiar le hizo este altar para que todos la vieran. Compró dos figuras grandes, de un metro de altura y las puso en la parte de arriba. Las demás imágenes y figuras fueron llegando poco a poco. Hay de todos los tamaños y colores. En sí, el culto a la Santa muerte no tiene mucho aquí en Colima, debe tener unos cinco años más o menos pero la gente sí le cree mucho, pese a las malas críticas que se tiene con respecto a ella, ya que mucha gente la critica y no tiene por qué ser así, ya que es una santa y todo tiene que llevar su respeto. No sé qué es lo que le habrá concedido la Flaca, pero supongo que algo tremendo para que mi familiar hiciera un santuario para que ahora sí, todo el mundo pudiera verla».
Desde la época prehispánica, en México se ha venerado a la muerte con dioses como Mictlantecutli y su esposa Mictecacíhuatl, quienes eran los encargados de vigilar el inframundo y a los muertos.
Con la llegada de los españoles, estas entidades adquirieron una nueva identidad, ya que los españoles tratan de desaparecerlas. Los indígenas las disfrazaron permaneciendo, de esta forma, con las costumbres españolas al mismo tiempo. Así pues, la colonización española logra disminuir el culto a la muerte, pero no erradicarlo ya que en el siglo XIX resurge su devoción.
El culto contemporáneo nace en Hidalgo en 1965 y está enraizado en varias partes de México; Hoy en día el culto a la Santa Muerte está prohibido en varios países como son la India o Filipinas, ya que es un tema tabú que no todas las sociedades se animan a adorar.
En México hasta el día de hoy, sigue siendo un tema controversial y de mal gusto ya que la gente no está acostumbrada a percibir el culto sin tener en cuenta de que se trata de algo que desde siempre ha estado arraigado a nuestra tradición mexicana.
Enriqueta Ramírez, una devota de la ciudad de México, inició con el altar más famoso de la República que está situado en Tepito, un barrio de los más violentos en la ciudad México, donde el contrabando, la piratería y la prostitución han estado presentes durante varias décadas se ha convertido en un sitio turístico donde miles de personas van a visitar el altar de la Santa Muerte.
«Yo puse un altar aquí, pero jamás lo puse para que viniera mucha gente sino que yo lo saqué porque soy devota», comenta con actitud de sorpresa ya que nunca esperó que llegaran miles de fieles cada día.
Al día de hoy, el altar tiene trece años de existencia y más de 5 mil personas le rezan el rosario diariamente en la Ciudad de México cubriendo los altares con incienso y figuras representativas de todos los tamaños que personifican a la Santa Muerte, los cuales se pueden encontrar únicamente en las casas esotéricas.
Por esto mismo decidí contactar con una tienda esotérica y dirigirme con el vendedor para apreciar su visión. En cuanto entré en la tienda esotérica me di cuenta de que el lugar estaba impregnado de incienso y de una vibra que pocas veces había sentido.
«Mucha gente viene y me compra muchas figuritas, de hecho es la santita que más se me vende. Yo no soy creyente, pero sí sé que es muy milagrosa ya que desde hace tiempo vi la evolución económica de algunos compradores que vienen y me la piden mucho», afirma el vendedor de la casa esotérica que está situada en el Mercado Pancho Villa.
«Aquí lo que les vendemos a parte de las figuritas, son inciensos para ahuyentar a los malos espíritus y para la economía o la salud. De hecho, aquí tengo un cartel donde explica lo que significa cada color de la figurita» mostrándome la hoja donde vienen los colores representativos, me doy cuenta de que existen rojas( para el amor), doradas ( para la economía), de colores (para la salud), negra (para protección) y blanca (para limpiar), todo con un fin positivo en la vida de la persona. El colimense lo que más pide a la Santa Muerte es amor.
«La verdad es que yo no creo en nada de eso… pero sí me llega la curiosidad porque es algo que me llama la atención» Como él, existen muchas personas que no creen en la Santa Muerte, sino que le tienen miedo ya que se tiene a la idea de que está ligada con aspectos negativos como son el narcotráfico, la delincuencia y las drogas.
«No tiene nada de malo, la gente no está acostumbrada a algo y le parece extraño», me responde la señora ante la pregunta de qué piensa con que la gente no esté de acuerdo o de que está ligada a una idea negativa «Yo antes le tenía miedo, por lo mismo, pero se trata de algo normal porque es natural morirse».

El lado oculto de la Santa Muerte

Por el otro lado se ha sabido que la muerte está ligada a las creencias mágicas lo que envuelve al culto en un halo de maldad ya que con el simple hecho de invocar a la muerte, se piensa que se invoca al demonio.
El sacerdote Guillermo Chávez señaló que este tema está prohibido y no se debería de indagar. Está de más decir que el sacerdote está insatisfecho con la creencia.- “Entrar en esa secta, es entrar con el maligno. ¿Cómo es posible que adoremos a la muerte? Jesucristo venció a la muerte”, dijo.
.-¿Es lo mismo una Muerte Santa que la ‘Santa Muerte’?.- le pregunté en mi afán por sacarle un comentario desde la visión eclesiástica.-No es lo mismo. La Iglesia Católica, desde sus inicios, ha invitado a los fieles a vivir siempre en gracia para que cuando llegue la hora final se tenga una muerte sin pecado, una Muerte Santa. Desafortunadamente, algunas personas se han aprovechado de la semejanza de estas palabras para engañar y decir que la Iglesia siempre ha dado culto a la Santa Muerte. ¡Que no te engañen!.- contestó exaltado a lo que yo le respondí si Dios creó la muerte. El sacerdote se quedó callado, pensativo, hasta que me dio su último aliento a la entrevista.-No. Dios creó el cielo, la tierra y todo lo que existe. Creo a los ángeles buenos y a aquellos que se rebelaron y se convirtieron en demonios, también creó al hombre y a la mujer. Pero hay cosas que Dios no creó y son solamente ausencia o falta de algo.- de esta misma forma, me recitó unos pasajes de la Biblia que reafirmaron lo anterior .- “Por un solo hombre entró el pecado en el mundo y por el pecado la muerte, y así la muerte alcanzó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron” (Romanos 5, 12). “El pecado una vez consumado, engendra la muerte” (Santiago 1, 15). “El salario del pecado es la muerte, pero el don gratuito de Dios, la vida eterna en Cristo Jesús” (Romanos 6, 23).
.- La gente está acostumbrada a los de la iglesia. Pero lo que ignoran es que la Santa Muerte está totalmente ligada a la religión. En estos libros que te voy a prestar viene todo lo que tienes que saber con respecto a nuestro culto.- La señora se levantó y tras unos minutos, trajo consigo cinco libros que me abrieron las puertas a lo desconocido y consiguieron adentrarme en lo que es la creencia.
Existen algunos libros relacionados con la adoración a la muerte como “práctica del culto a la Santa Muerte” de Arthemis Guttman, “El libro de la Santa Muerte”, “Recetas que sí funcionan de magia blanca y magia negra” de Sebastuab Rufat y “La biblia de la Santa Muerte” de un autor anónimo.
Éste último se compone por los mismos rituales de la iglesia como son la señal de la cruz, el padre nuestro, avemaría, gloria, salve, rosario, los misterios, alabanzas, oraciones, entre otros, pero con la particularidad de que lleva un párrafo al final alabando a la santa muerte. El libro contiene diferentes tipos de oraciones, ya sea deseando un bien para una persona, como para la protección familiar o ayuda legal.
Cada uno de los libros cuenta la forma en la que la persona creyente debe rezarle, y tratar la práctica. Explican desde cómo hacer un altar, las ofrendas necesarias como son los vinos, licores, puros, cigarros, flores, inciensos, agua, fruta, pan, dinero, dulces… hasta cómo interpretar la flama, los rituales necesarios y limpias, las cuales se basan en ayudar al prójimo como en el creyente.
.-Yo cuando me levanto, le pido permiso a Dios porque es él quien está sobre todas las cosas y digo “dios mío, tú que eres tan poderoso y que reinas en el cielo, la tierra y en cualquier lugar, te pido permiso para que la niña blanca pueda estar conmigo en este día. A partir de eso, le doy las gracias por amanecer y por estar aquí. Se le puede pedir de todo a la niña blanca, desde destruir, hasta enamorarse o que regrese la persona amada, pero hay que recordar que en esta vida todo lo que pides se te regresa a ti. Así como te da, te quita. Mi familia la ve como cosa del diablo, pero para mí, la Santa Muerte es la santísima, la que te cuida y la única que tenemos segura… ella detesta las traiciones. Yo no hago ofrendas sólo le doy mi día a día y sí, me ha cumplido varios milagros, por eso le tengo tanta fe y la quiero y respeto tanto.- comenta Andrés Mendoza León, un beato de la Santa Muerte residente en Coquimatlán que, estando él sentado, se le puede ver la imagen de la Santa Muerte en su pierna el cual refuerza su fe diaria.
La Santa Muerte se ha convertido en un culto que poco a poco va resurgiendo y haciéndose más grande. La mayoría de los creyentes son católicos, apostólicos y guadalupanos que realizan su vida normal con sus propias creencias. La idea del culto a la niña blanca está cambiando radicalmente en Colima, ya que es el culto que resurge del tabú más tapado en el estado, el cual llegará a la superficie en unos pocos años aumentando sus fieles y su creencia positivamente. Al finalizar la conversación, la señora concluyó diciéndome “si quisiste hacer este reportaje, es porque la Parca lo quiso así. Estoy totalmente segura de que te irá bien porque mi niña blanca no hace maldades, al contrario, es positiva para la gente. Esto es una señal de que algo bueno vendrá muy pronto y todo por haber seguido la palabra de la Santa Muerte”.