¿Cuánto tiempo durará la protección de la vacuna anti covid? Esto dice la ciencia

0

CN COLIMANOTICIAS

México.- Se espera que la protección de las vacunas contra el coronavirus disminuya, pero el problema es que nadie sabe cuándo lo hará. Podría ser tan pronto como este otoño, justo para la primera ola de personas vacunadas el invierno pasado, y muchos predicen que las dosis de refuerzos pronto se unirán a las vacunas anuales contra la gripe.

Idealmente, cualquiera que esté preocupado por la disminución de la protección de la vacuna podría hacerse una prueba de anticuerpos, la principal defensa contra el virus SARS-CoV-2, pero como están aprendiendo los pacientes con cáncer y otras personas con sistemas inmunológicos deteriorados, esto no es tan simple.

“La buena noticia es que tenemos una prueba de anticuerpos que puede evaluar si ha producido anticuerpos en respuesta a la vacuna”, explicó Craig Bunnell, director médico del Instituto de Cáncer Dana-Farber. “La mala noticia es que todavía no sabemos cómo interpretar los resultados”.

La brecha entre el conocimiento y las pruebas aumenta la posibilidad de una mayor ansiedad en los próximos meses para quienes ya recibieron la vacuna que se preguntan si todavía están protegidos, una ansiedad que podría frenar la voluntad de aventurarse al público. Eso a su vez podría poner un nuevo freno a la recuperación económica mundial.

Los científicos se apresuran a descubrir los llamados correlatos de protección contra COVID, es decir, en otras palabras, qué resultados de las pruebas aseguran la inmunidad.

Casi cada semana salen nuevos datos que acercan a los investigadores a comprender qué datos reflejan protección, comentó el epidemiólogo Michael Mina de la Escuela de Salud Pública de Harvard Chan, pero es probable que pasen meses antes de que el panorama sea claro, subrayó.

Tampoco se sabe todavía cuánto duran la protección de las vacunas en general. Son tan nuevas que no ha habido tiempo para seguir a los destinatarios durante mucho tiempo. La creciente evidencia sugiere que la protección de anticuerpos dura al menos seis meses, pero más allá de eso no está claro.

Es el tipo de limbo posterior a la vacuna que las personas con un sistema inmunológico deteriorado ya conocen bien.

Se estima que las personas “inmunodeprimidas” constituyen aproximadamente 3 por ciento de la población, incluidas las personas con cánceres de la sangre (más de 1 millón de sobrevivientes en EU), así como aquellas con enfermedades autoinmunes, VIH y órganos trasplantados que requieren medicamentos contra el rechazo.

Michele Nadeem-Baker encarna su dilema. Está completamente vacunada y está irritada por regresar por completo al mundo después de más de un año de vivir como una autodenominada ‘mujer burbuja’ que se va de su casa en el vecindario montañoso de Charlestown en Boston solo para caminar.

Si bien la nueva guía de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EU (CDC, por sus siglas en inglés) permite que otros bostonianos se quiten las máscaras al aire libre y reanuden una vida casi normal, estos son pequeños cambios para ella. Su sistema inmunológico débil significa que estar vacunada no garantiza protección, y no ve fin para refugiarse en un lugar.

“Me dicen que no puedo volver a mi vida normal”, declaró. “¿Cómo puedo saber con certeza cuando puedo hacerlo? La única forma de hacerlo sería obtener alguna prueba científica”, comentó.

Así que el mes pasado, Nadeem-Baker, que tiene leucemia y es un defensor de los pacientes con cáncer, pidió que se le hicieran pruebas de anticuerpos contra el coronavirus. Los resultados: más frustración. Aunque tenía algunas de las proteínas que combaten enfermedades, dijo, sus médicos le dijeron que tenía que seguir actuando como si no las tuviera, porque no podían interpretar su puntuación con seguridad.

En el complejo conjunto de defensas del cuerpo contra los gérmenes, los anticuerpos actúan como ‘exploradores’, identificando y atacando a los intrusos. Tienen poderosas ‘tropas de respaldo’, incluidas las células B de memoria y las células T, que aumentan para combatir a los enemigos que reconocen. Entonces, las pruebas de anticuerpos no cuentan toda la historia.

Supongamos que ‘Juan Pérez’ tiene un nivel de anticuerpos de 14 o 40 o 400 o 4 mil”, dijo Mina de Harvard, una autoridad en pruebas y anticuerpos. “Esos números no significan nada”.

Establecer qué niveles de anticuerpos son suficientes para una protección sólida requerirá realizar pruebas a muchas personas a lo largo del tiempo para determinar cuándo puede penetrar el virus, remarcó.

Por otra parte, es posible que un paciente no tenga ninguno de los anticuerpos específicos medidos, pero aún así tenga protección contra otros elementos del sistema inmunológico, como las células B y T, o podría resultar que los anticuerpos específicos que se están midiendo no son realmente la clave para matar el virus, agregó Mina.

Entre los pacientes con cáncer de sangre, más de 2 mil, incluido Nadeem-Baker, se han inscrito para pruebas de anticuerpos gratuitas como parte de un estudio de la Sociedad de Leucemia y Linfoma, dijo el director científico de la organización nacional sin fines de lucro, Lee Greenberger.

“La investigación está sucediendo lo más rápido posible, por lo que comprendemos la magnitud del problema y luego buscamos soluciones para ver cómo vamos a proteger a estos pacientes”, dijo.

Los primeros hallazgos en pacientes con cáncer ilustran cuán dramáticamente varían las respuestas de anticuerpos COVID según el individuo y la condición, señaló Greenberger. En un tipo de cáncer, “40 o 50 por ciento de los pacientes no producen anticuerpos”, comentó. “En otro cáncer de sangre, todo el mundo produce anticuerpos”.

Entre los voluntarios sanos, casi todos obtienen resultados sólidos en las pruebas de anticuerpos, dijo, pero debido a que otras ramas del sistema inmunológico podrían ofrecer protección, aún no está claro qué significa incluso un resultado de prueba de cero anticuerpos, excepto que “es una señal de advertencia”.

El resultado sigue siendo tan confuso que los CDC dicen explícitamente que “no se recomiendan las pruebas de anticuerpos para evaluar la inmunidad” después de la inoculación en personas con problemas inmunológicos.

Dana-Farber advierte de manera similar a los pacientes con cáncer que “desafortunadamente, no hay forma de saber con certeza si la vacuna funcionó”.

“A medida que comprendamos mejor los resultados de las pruebas, su significado y cómo responder a esos resultados, es posible que descubramos que las pruebas se vuelven útiles”, dijo. “Hasta entonces, recomendamos vacunarse y seguir tomando precauciones para reducir el riesgo de exposición”.

También aún está por determinarse cómo reaccionará el público en general si la inmunidad parece estar disminuyendo.

Es probable que el impacto económico sea limitado en países con un alto índice de vacunación porque es probable que cualquier brote nuevo sea focalizado, dijo John Ricco del Penn Wharton Budget Model, que ha estado analizando el impacto económico de las vacunas. Pero la perspectiva subraya un hallazgo consistente.

“Los dólares gastados en cualquier tipo de investigación de vacunas en este momento tienen un retorno de la inversión muy alto”, subrayó.

La investigación sobre nuevas herramientas para medir la inmunidad avanza rápidamente, dijo Mina de Harvard, cuyo laboratorio está trabajando en ellas y realiza decenas de miles de pruebas de anticuerpos a la semana.

Prevé pruebas masivas para monitorear la inmunidad para COVID y otros virus, tanto para la conciencia individual como para la salud pública. Pero para eso, las pruebas de anticuerpos tendrían que ser mucho más baratas que los 120 dólares actuales, remarcó.

Aunque hay varias pruebas en el mercado, “si alguien te dice que te está dando una idea de cuán protegido estás, yo diría que no les creas”, subrayó.

Weavr Health, una startup con sede en Cambridge, Massachusetts, se encuentra entre las empresas que se preparan para cuando eso cambie, y solicitaron la autorización de uso de emergencia para una prueba de anticuerpos en el hogar de 10 minutos.

El director ejecutivo Linh Hoang cita una investigación reciente que encontró que las personas que dan negativo en la prueba de anticuerpos contra COVID tienen un riesgo diez veces mayor de contraer la enfermedad que las personas que dan positivo en la prueba. Argumenta que, aunque es demasiado pronto para interpretar los resultados de las pruebas, hay fuertes indicios de que los anticuerpos ofrecen “algún nivel de protección”, algo así como una “máscara interna”.

Con información de El Financiero

Compartir