Capturaron a la «Hiena» de la Albarrada, la que Mató a su Bebé

    0

    Como se recordará el pasado 3 de junio del año en curso, alrededor de las cinco y veinticinco de la mañana, una persona de sexo masculino salió de su casa con dos bolsas de basura para depositarla en el lugar de costumbre para que el camión recolector pasara por la misma horas más tarde.

    Asimismo señaló que apenas había caminado algunos pasos cuando observó una cobija en la banqueta, por lo que se acercó a la misma y luego de abrirla, se percató que en su interior había un bebé recién nacido, por lo que de inmediato notifico de lo ocurrido a la PEP vía telefónica, quienes minutos después llegaron al lugar, al igual que una ambulancia de la Cruz Roja.

    De inmediato los paramédicos checaron al bebé, señalando que ya no se podía hacer nada, ya había fallecido, por lo que se le notificó al Ministerio Público en Turno, acudiendo para dar fe de los hechos y ordenó el traslado del cadáver al Semefo.

    En su confesión Gloria Solano Vázquez, manifestó contar con la edad de 35 años, originario de Toliman, Jalisco, con domicilio en Longinos Banda, No. 517, de la colonia Albarrada, de esta ciudad capital, de oficio empleada doméstica, asimismo señaló que tiene viviendo en unión libre con una persona de sexo masculino, con quien a procreado tres niñas, quien actualmente se encuentra en Estados Unidos y desde hace cuatro años perdió contacto con el mismo.

    Dijo que ante esa situación tuvo que mantener ella a sus tres hijas, luego conoció a otras personas de sexo masculino con quien sostuvo una relación sentimental y el pasado mes de enero del año en curso, acudió al médico ya que sintió algunos mareos, confirmándole el galeno que estaba embarazada.

    Manifestó que ante ello y por el miedo a que su amasio que se encuentra en Estados Unidos, se enterara de la situación y con ello le dejara de mandar dinero, fue que decidió utilizar ropa floja, así como una faja para que ni su familia, ni vecinos, ni sus propias hijas le comenzaran a cuestionar de la situación.

    Añadió que en su momento le comentó del embarazo a su actual pareja, quien le dijo que ese hijo no era de él, que no podía aceptar dicha responsabilidad, “por todo ello, me empezó a dar vueltas en la cabeza la idea de no tener a mi bebé, porque sabia la gran cantidad de problemas queme iba a carear esto.”

    Explicó que el pasado lunes 2 de junio se fue a trabajar como de costumbre y le comenzaron unos dolores en el estómago pero no le hizo caso, a su regreso a su casa por la tarde los dolores arrecieron, “yo sabia que eso significaba que el bebé ya iba a nacer, por ello decidí que iba a privarlo de la vida para quitarme una serie de problemas y así nadie se enteraría que había tenido otro hijo.”

    Dijo que ante ello tomó una cobija y la tendió en medio de las dos camas en su cuarto, se recostó porque los dolores siguieron en aumento, añadió que no solicitó ayuda ni de vecinos ni de la Cruz Roja, porque ya había decidido acabar con la vida de su hijo.

    Manifestó que serían las cinco de la tarde cuando se le reventó la fuente, lo que significaba que de un momento a otro nacería el bebé, pero no fue así, después de las seis de la tarde llegaron sus hijas, quienes al verla en el piso le cuestionaron, diciéndoles que le dolía el estómago, que se fueran a ver la televisión para que la dejaran descansar y así lo hicieron.

    Gloria expresó que serían las once treinta de la noche cuando sintió que su hijo la iba a nacer, por lo que de inmediato se incorporó y se puso de rodillas sobre la colcha, en medio de las dos camas, sujetándose con ambas manos de las tablas de las mismas y comenzó hacer su parte para que el bebé finalmente naciera.

    “Los movimientos que estuve haciendo de arriba hacia abajo, provocaron que el bebé se golpeara la cabeza en varias ocasiones en el piso de cemento, pero seguí y sabía que esto lo habría de provocar la muerte, como así lo había decidido.”

    Señaló que luego se recostó un momento y comenzó a limpiar al bebé con una toalla, observándolo que para ese momento ya no lloraba ni respiraba, después le llamó a una de sus hijas a quien le pidió unas tijeras para cortar el cordón umbilical.

    Luego sus demás hijas se fueron a dormir y ella se quedó con su bebé fallecido en la cama, esperando que no hubiese gente en la calle para poder dejarlo abandonado y de esa manera se desharía del mismo sin ningún problema.

    Dijo que en la madrugada salió de su casa con el bebé envuelto en un poncho y lo llevó a la calle, dejándolo en la banqueta a la altura de la casa marcada con el No. 519, de la calle Longinos Banda, agregó que luego se percató que horas más tarde llegaron patrullas, así como la Cruz Roja.

    Manifestó que ese mismo día martes no fue a trabajar porque se sentí cansada, fue hasta el miércoles 4 de junio, cuando fue a sus actividades, regresó y llevó a sus hijas a la escuela, regresando a su casa para continuar con las labores del hogar, luego salió a la tienda y apenas había caminado algunos pasos, cuando agentes de la PPJE, previa identificación le comenzaron hacer algunas preguntas.

    Expresó que como pensó que ya la había descubierto, les confesó en el momento que ella había privado de la vida a su bebé y que lo había dejado abandonado unos metros delante de su casa, el cual fue encontrado la madrugada del pasado martes 3 de junio.

    Cabe señalar que los agentes de la PPJE, recuperaron las tijeras que utilizó Gloria, para cortar el cordón umbilical.

    En las próximas horas, una vez que el Ministerio Público, agote la integración de la averiguación previa, pondrá a disposición del juez de lo penal en turno, a Gloria Solano Vázquez, por su probable responsabilidad penal en la comisión del delito de homicidio calificado, en agravio de su bebé de 8 meses de gestación.

    El Gobierno del Estado a través de la Procuraduría General de Justicia, continuará trabajando todos los días para lograr capturar a quienes en el pasado o presente han cometido hechos delictivos que vulneren los valores fundamentales de las sociedad en que vivimos, con ello damos muestra de que en Colima, no habrá impunidad.
    Se hace un llamado a la población en general para que denuncie de manera anónima hechos delictivos a la PGJ a los teléfonos gratuitos; 01-800-581-1770, 01-800-506-8360, así como al 01-800-830-6415, de atención a víctimas y prevención del delito.

    Compartir