Ante Derechos Humanos denuncian abuso de elementos de la Fiscalía en Tecomán

0

Luis Rosales Chávez|CN COLIMANOTICIAS

Tecomán, Col.-  Lorenzo Martínez Alcaraz y su esposa Verónica, trabajadores del salón de fiestas «Espacios», el cual se ubica a un costado de la carretera Tecomán-Cofradía de Morelos, presentaron una queja ante visitadores de la Comisión Estatal de Derechos Humanos en contra de Elementos de la Fiscalía por el presunto abuso de autoridad, robo, allanamiento de morada, así como por violencia psicológica.

Martínez Alcaraz explicó ante los enviados de la CEDH que «como a las 6:40 de la mañana de hoy jueves personas armadas ingresaron a la propiedad, que es un salón de fiestas; no se identificaron, la verdad yo tenía nervios no sabía si era gente buena o mala».

Y agrega «llegaron y empezaron a buscar todo el rancho, entraron por la parte de atrás, por un predio que es una limonera, unos se brincaron por la pista de baile, ahí están las huellas marcadas por sus zapatos, golpearon la puerta con un fierro, yo les di la cara y todos se me dejaron ir con las armas apuntándome como si fuera un delincuente, siendo que si yo hubiera tenido algo que ocultar, pues me escondo o me voy, pero la cosa no es así».

Lorenzo Martínez en tono de impotencia dijo que los ministeriales, se metieron hasta los cuartos, «mi esposa estaba sin cambiarse y a fuerzas querían meterse donde estaba ella, les apuntaron a mis perros a la cabeza con los rifles, nunca presentaron orden de cateo y me di cuenta que era Fiscalía por las camisas que traían pero nunca llegaron identificándose».

Dijo que el rancho cuenta con cámaras y todo quedó grabado, «parte de las cámaras de vigilancia las voltearon y de hecho se robaron un aparato que ellos creían que era el módem donde estaba la información de su abuso».

El trabajador del inmueble relató a los visitadores de la CEDH que uno de los ministeriales que estaba encapuchado «me dijo que no me hiciera pendejo y que cooperará con ellos y que les dijera que para quien trabajaba y que quien era la dueña, y yo les contesté que era una señora que se llama Silvina y les aclaré que este es un salón de fiestas y que estaban violando mi privacidad que yo no ocultaba nada, si nosotros o los dueños del salón tuvieran algo que esconder no estuviéramos haciendo esta denuncia pública».

Lorenzo Martínez pidió a los representantes de la Comisión Estatal de Derechos Humanos que se haga justicia, pues es la segunda vez que hacen eso.

«La primera vez también presentamos la queja ante derechos humanos y ellos la respondieron y la negaron, en ese entonces no teníamos cámaras y ahorita tenemos todo, y podemos demostrar el abuso que cometieron, pues una versión que dieron es que venían persiguiendo a personas armadas que se habían metido el rancho y luego dieron otra versión de que había un reporte de que teníamos a cuatro personas secuestradas».

Tras el ingreso al salón de fiestas los elementos de la fiscalía se retiraron con el módem de las cámaras, señaló Lorenzo Martínez.