A 50 años de Tlatelolco 1968 3ª y última parte

0

Por: Mario Acevedo Manzano

El dos de octubre de 1968 fue una fecha fatal para la historia de México, en la Plaza de la tres culturas en el barrio de Tlatelolco en la CDMX se cometió una de las atrocidades más grandes del México moderno y se muestra el principio de la descomposición del régimen emanado de la Revolución mexicana cuando elementos del Ejército mexicano dispararon sus armas en contra de civiles desarmados, y más aún, estudiantes preparatorianos y universitarios que buscaban el cese de la represión violenta en su contra, dialogo con el gobierno y acabar con el delito de disolución social entre otras peticiones,

Me toco estar el día de la represión en la Plaza de la tres Culturas al ingresar a ésta como a las cuatro y media de la tarde por una andador situado en la parte norte de la plaza, paralelo al edificio de la Vocacional No. 7 del IPN, ese día el Comité Nacional de Lucha había convocado a una Manifestación a salir de Tlatelolco rumbo al Casco de Santo Tomas en protesta por la ocupación del Ejercito a la antigua sede de las oficinas centrales del IPN, al pasar por el paso a desnivel del Eje Central Lázaro Cárdenas y llegar a la Plaza, de mi lado derecho en el edificio que ocupaba la Secretaria de Relaciones Exteriores observe como un aproximado a los veinte soldados ya con fusil en mano apuntándolos de frente se dirigían al centro de la plaza en donde se encontraban un aproximado a los cinco mil estudiantes, volaba un helicóptero sobre el Edificio Chihuahua situado en la parte Este y desde el helicóptero soltaron una luz de bengala y al mismo tiempo se inicia un tiroteo desde el tercer nivel del Edificio Chihuahua en donde se encontraban los líderes de movimiento iniciando sus discursos, al aumentar el tiroteo, corrí hacia el Edificio de nombre Estado de México aledaño a la Plaza donde vivía y en la carrera gritaba: vivo al lado, síganme los que quieran, me hicieron caso una aproximado de ocho estudiantes y en pocos minutos ya nos encontrábamos al interior de un Departamento de dos recamaras en donde vivía y nos servía de refugio.

Por una aproximado de tres horas se escuchaba una balacera alrededor de la Plaza, como a las siete de la noche fueron saliendo uno a uno a los estudiante refugiados en mi casa, ya como a las ocho de la noche se me ocurrió salir a comprar leche al carecer de alimentos para la cena, de manera esporádica continuaba la balacera, al ver algunas balas pegaban cerca del abarrote donde compraba me di cuenta de mi error al salir de la casa y de inmediato volví a refugiarme hasta salir el día siguiente y ver la plaza ensangrentada, me detuvieron los gendarmes y de inmediato me identificaba con mi credencial del Comité Olímpico México en donde trabajaba y me dejaban ir.

El gobierno se negó a dar la cifra total de muertos, estimo fueron entre cien y ciento veinte las personas masacradas, después del dos de octubre termina el Movimiento estudiantil y como le decía a usted apreciable lector en la forma espontánea como empezó así terminó sin que existiera ningún líder capaz de reiniciar las protestas.

Para el Gobierno de ese entonces el movimiento estudiantil estaba acabado y se alzaba como triunfador por la realización de las Olimpiadas, sin embargo, como decía Denton en la Revolución francesa, las revoluciones se abonan con sangre y, la sangre derramada en Tlatelolco sentó las bases para la democratización del México moderno y las primeras consecuencia se obtienen nueve años después cuando Don Jesús Reyes Heroles logra la aprobación en 1977 de la primera reforma política que da inicio la transformación de la vieja estructura política de un Presidencialismo feroz heredado del Caudillismo de 1910, se da reconocimiento al Partido Comunista Mexicano, surge la división del PRI con la formación de la Corriente Democrática con Cuauhtémoc Cárdenas, Muñoz Ledo y Rodolfo González Guevara, desaparece la Comisión Nacional Electoral y se forma el IFE se cuentan bien los votos y se da la alternancia en el año dos mil hasta llegar a las condiciones políticas actuales en que por primera vez en la historia política de México existe un Gobierno de Izquierda.

Al final podemos citar el texto de Miguel León Portilla inscrito en una lápida frente al tempo de San Hipólito en Tlatelolco, dice más o menos; en 1519 cayó Tlatelolco en poder de Hernán Cortez, no fue triunfo ni derrota, es el doloroso nacimiento del México de hoy, así en Tlatelolco 68 no hay triunfo ni derrota es el doloroso nacimiento de la democratización de los mexicanos.

Notas cortas

La visita de AMLO a Colima y a todas las entidades del País, son muestra de la voluntad política del Presidente electo para la reconciliación nacional y sentar las bases de entendimiento para futuras acciones conjuntas de acciones entre el gobierno federal y gobiernos estatales sin importar los colores partidistas.

Compartir