10 millonarios que lo perdieron todo

0

COLIMANOTICIAS

México.- Muchos de nosotros hemos pensado en lo que pasaría si algún día ganáramos la lotería, sin embargo no todo es amor y felicidad.

Muchas de las personas que la han ganado se han visto envueltas en grandes problemas con familiares, amigos y otras personas.

A continuación te mostramos a ganadores de la lotería que tuvieron la peor suerte y un triste final.

Alex y Rhoda Toth

Rhoda gana casi nueve millones de euros en la lotería y tardó un suspiro en gastarse todo el dinero.

En 2006, Rhoda y su marido fueron acusados de evasión de impuestos. Vivían en la más absoluta pobreza, auspiciados por la electricidad que salía del motor de un coche. Antes de ser juzgados, Alex, el marido de Rhonda, murió; eso sí, obligando a la afortunada (o ya no tanto) mujer a fingir esclerosis múltiple.
Grabaron en secreto a Rhonda, descubriendo que no necesitaba muletas y pasó de ser multimillonaria a ser condenada a dos años de prisión. Tenía que pagar una multa de 750.000 euros.

Callie Rogers

A los 16 años ganó la lotería y se hizo millonaria al instante, ahora está en bancarrota. La adolescente gastó sus 1.9 millones de libras esterlinas entre familiares y lujos; y ahora, con 2 hijos que alimentar, vive en una casa con su madre.

Al parecer, en palabras de la adolescente, el ganar la lotería la hizo una persona muy desdichada, ya que sentía que las personas sólo estaban tras de ella por su dinero.

Según datos extraídos de los medios, la adolescente llegó a comprar un total de 4 casas: para ella, sus padres y su abuela; todas ellas arregladas de sobremanera. Otra parte de su fortuna, la gastó comprando regalos sumamente caros, principalmente a su familia y novios, además de una operación para agrandar su busto.

Después de esto, y de haber conocido a su pareja, Nicky Lawson, un ex presidiario con el que tuvo dos hijos, Callie decidió suicidarse dos veces, pues no soportaba la presión de la fortuna que había ganado. Sin embargo, recapacitó, y ahora agradece el no ser millonaria, pues a la edad en que logró serlo, asegura, no entendía la presión y los riesgos que esto implicaba.

Jack Whittaker

Se embolsó 315 millones de dólares el 25 de diciembre de 2002 en la lotería de Virginia del Oeste. Poco después, fue arrestado por conducir en estado de ebriedad. Más tarde, unos ladrones irrumpieron en su automóvil y le robaron un maletín con medio millón de dólares.

Un año después de haber ganado, Whittaker fue arrestado por amenazar de muerte a un cantinero. A los pocos meses, su nieta Brandi Bragg, de 17 años, fue encontrada muerta en su casa, aparentemente por una sobredosis. En julio de 2009, la propia hija de Whittaker, Ginger, fue encontrada muerta, sin que aún se esclarezca la causa.

Denise Rossi

Al enterarse que había ganado $1.3 millones de dólares en la lotería de California, Denise decidió divorciarse de su esposo unos días después. Su esposo nunca se dio cuenta de nada sino hasta 2 años después mediante una carta del banco que fue entregada por accidente en su domicilio.
Su esposo la demandó por ocultar información durante el juicio de divorcio, por lo que el juez obligó a Denise dar todo el dinero a su esposo. Si ella hubiera dado a conocer esta información antes, probablemente se hubiera quedado con la mitad.

Evelyn Adams

Obtuvo premios de lotería en 1985 y 1986, para un total de 5.4 millones de dólares. Para 2006, vivía en un remolque. «Todo mundo quería mi dinero y yo no aprendí a decir que no», afirmó alguna vez.

Billie Bob Harrell

Ganó 31 millones de dólares en 1997, tras salir premiado en la lotería de Texas. Hizo cuantiosas donaciones a organizaciones religiosos de las que era devoto y gastó en su familia. Dos años después, se encontraba en una mala situación financiera y decidió suicidarse. Poco antes, expresó: «Ganar la lotería es lo peor que me pudo haber pasado».

Shefik Tallmadge

Era el hombre más afortunado de Arizona. En su bolsillo sólo había cinco dólares y los gastó en comprar un billete de lotería, aunque hasta quince días después no volvería a tener ni un dólar.
A veces pasa, y a Shefik le pasó: ganó más de 4.500.000, hizo viajes, fue a Asia y África. Compró coches caros (realmente caros) y se dedicó a invertir. A invertir mal, por cierto, porque se declaró en bancarrota en 2006.

Jeffrey Dampier

Recibió 20 millones de dólares al ganar la lotería de Illinois en 1986. Sin escatimar demasiado, llenó de regalos a sus amigos y familiares. Sin embargo, fue asesinada el 26 de julio de 2005. Su cuñada, Victoria Jackson y su propio novio, Nathaniel Jackson, fueron sentenciados por secuestrarla y asesinarla de un disparo en la nuca.

Willie Hurt

Solía ser un hombre de familia medianamente conocido en su comunidad, en Michigan. Pero al ganar 3.1 millones de dólares en la lotería, en 1989, su vida comenzó a cambiar. En un lapso de dos años se divorció de su mujer, perdió la custodia de sus hijos, se volvió adicto a la cocaína, acabó con su fortuna y fue encarcelado por intento de homicidio.

William “Bud” Post

Se embolsó 16.2 millones de dólares al ganar la lotería de Pensilvania en 1988, su ex novia lo demandó e intentó tomar algo de su fortuna; después como no le dio a su hermano todo el dinero que le pedía para establecer un negocio, éste contrató un sicario para matarlo, pero la policía se enteró antes.
El resto de su familia le obligó a meterse en negocios que fueron de fracaso en fracaso, no obstante, tuvo tiempo de comprar casas, coches y un avión.
Se declaró en bancarrota. Murió en enero del 2006, a la edad de 66 años, sin dinero en efectivo y tras haber dicho: “Era más feliz cuando estaba quebrado”.

Fuente: 20minutos