Miles de Colimenses, Atrapados en la Usura

    0

    Fue con un conocido prestamista que le entregó el dinero a un plazo de tres meses y con intereses del 10 por ciento mensual. El agiotista le advirtió que le cobraría 3 mil pesos mensuales y Don Pepe le estuvo pagando los intereses por espacio de 5 meses, dado que tenía un negocio en un tianguis de canasta básica, después de este tiempo ya no pudo pagar ni los intereses. Luego de 10 meses el prestamista le dijo que firmara una letra por 45 mil pesos, pero ahora los intereses serían de 4 mil 500 pesos al mes. Pasaron 10 meses más y la letra se elevó a $90 mil y después vino la demanda mercantil. Un juez de Villa de Alvarez ordenó el remate de su casa, cuyas escrituras estaban en poder del prestamista y así perdió su patrimonio con valor superior a los 180 mil pesos, pues le cobró los gastos del abogado y todo lo demás.

     

    Mientras las instituciones bancarias restringen el acceso al crédito, hay particulares que aprovechan la necesidad económica de otros y conceden préstamos con intereses muy altos y siempre resulta peor el remedio que la enfermedad.

     

    Cuando se necesita dinero con urgencia siempre hay alguien que conoce a por lo menos una persona con permanente disposición a otorgar un préstamo de manera inmediata y sin más requisito que la factura de un auto o las escrituras de una casa, pero con intereses mensuales del 8 hasta 20% sobre el monto original del crédito.

    Para obtener sus servicios sólo pide los documentos de alguna propiedad o facturas de automóviles y fácilmente otorga el crédito por el que cobra 15% de interés mensual. Todo es fácil, mucho más, por lo menos, que acudir a una institución bancaria, hasta que llega el momento de pagar la deuda e intereses.

     

    Pobreza y necesidad.- De tres años a la fecha, en Colima han proliferado las casas de empeño, casas de préstamo y las denominadas instituciones financieras, que ofrecen créditos inmediatos de 3 mil hasta 40 mil pesos, sin embargo al momento de la verdad llegan a cobrar intereses por encima del 10 y hasta el 35 por ciento mensual. En algunos casos el préstamo inicial fue de 3 mil pesos y antes del año le cobran hasta 8 mil 500 pesos en caso de no haber abonado nada.

     

    La pobreza está asociada a condiciones de vida insalubres, adicciones, bajo nivel escolar, desnutrición, hacinamiento y otros factores que a su vez originan problemáticas inesperadas, por lo que las clases pobres con mayor frecuencia recurren a solicitar dinero con terceros, pues sus bajos ingresos no les permiten ahorro alguno, además de que carecen de garantía alguna que los ayude a ser considerados sujetos de crédito.

     

    Y la ley contra la Usura?. En Colima se aprobó una Ley contra la Usura que los diputados, especialmente del PRI, han utilizado como bandera política en busca de otro cargo de elección popular, sin embargo en los hechos es letra muerta porque son muy pocos los casos en donde ha sido aplicada.

    Si Usted amigo lector está en una situación difícil lo único que debe hacer es demandar a la institución o al prestamista que le cobra intereses por encima del 3 por ciento mensual, esto es en la Agencia del Ministerio Público y exigir que se le aplique un pago justo, no importa que haya firmado una letra o un pagaré que diga que es del 10 por ciento mensual. No permita perder su casa, su auto o sus alhajas por gente sin escrúpulos. Asesórese con un abogado de su confianza y no se deje amedrentar por aquellos que le prometieron interese bajos. También pueden acudir a la Conducef, enfrente de la Piedra Lisa, cuyos trámites son gratuitos y su obligación es velar por sus intereses.

    Anuncios
    Compartir