TONALTEPETL

0

Por Gustavo L. Solórzano

Nadie nos prometió un jardín de rosas, hablamos del peligro de estar vivos. Fito Páez.

Los papás de mi infancia eran todólogos, hombres que sabían oficios y conocían de muchas artes para abrirse paso en la vida. Mi padre aparte de ser responsable de un área en los servicios de agua potable, también sabía de electricidad, fontanería pirotecnia (su especialidad) y otras cosas más. Obviamente todo ello le permitía arrimar la papa a la casa y todos felices. Una mañana don Conrado Sandoval Chacón (q.e.p.d.) lo invitó a sumarse a un equipo de electricistas para cablear la remodelada catedral de Colima. Mi padre accedió con gusto y con todo y “pegoste” se fue a cumplir su encomienda.

Anduve entre cables y figuras de hombres y mujeres con olor a santidad, sentía compasión de ver la figura de Jesús ensangrentado en un ataúd con paredes de cristal y me llamaba la atención el hombre que daba pan a un niño, figuras ambas, que ahí permanecen hasta la fecha.

Dicen que la Catedral data de la época colonial y que fue construida en 1525; adobe, adornos de oro, ladrillo y piedra fueron parte los componentes iniciales de la que habría de convertirse en la Basílica Menor de la zona occidente del país y la catedral más antigua de México y Norteamérica. Los sismos cotidianos del Colima de siempre, hicieron mella en el viejo edificio y un día colapsó, haciéndose necesaria su reconstrucción.

Los ebanistas hacendados en Colima, Moisés Benavides García (q.e.p.d.) y sus hijos Jaime, Fernando y Jassel Steve Moisés, Benavides Jiménez, fueron los responsables de tallar, en la época moderna, grandes sillas y sillones de cedro, el marco de la virgen de Guadalupe, puertas y algunos cristos entre otros objetos que existen o existían en la catedral. Ellos mismo fueron los responsables de colocar los vitrales que fueron traídos de Guadalajara y así mismo, elaboraron una urna para el señor del perdón en el Rancho de Villa.

Bautizos, la recepción de la primera comunión, celebraciones de quince años, bodas, aniversarios, graduaciones y ceremonias luctuosas entre otras, forman parte de las diversas actividades que se realizan en la hoy llamada Basílica Menor designada así, el 12 de octubre de 1998 por el papa Juan Pablo Segundo. En ella también se encuentran los restos mortales de quienes oficiaron en otra época y por la parte trasera fueron fusilados dos casi niños, tan solo por ser parte, dicen, de los cristeros. Muchos años permanecieron los boquetes hechos por las balas e incluso una inscripción que relataba el trágico hecho.

Yo disfrutaba las noches de vendimia con motivo de las fiestas en honor a la virgen de Guadalupe, por las noches una embotelladora que se encuentra ubicada al sur de la ciudad, ofrecía paseos en trenecito, cuyos vagones asemejaban a grandes tazas. Obviamente el paseo era cobrado, de igual forma el Dif estatal hacía lo propio, cobrado también y bueno, pues no siempre la economía de un niño de cinco o seis años daba para esos lujos.

Sin duda, un edificio lleno de misterio, tradición y religiosidad al servicio de la sociedad católica. Actualmente el sacerdote Guillermo Contreras Castellanos, funge como rector de la Basílica Menor y se muestra comprometido con su fe y con los feligreses que acuden a escuchar su homilía.

ABUELITAS:

Los prestadores de servicios del sector turístico en el que participan hoteleros, restauranteros y agencias de viajes, entre otros, han obtenido un reconocimiento de parte del gobernador Ignacio Peralta Sánchez. en virtud de que el programa vacacional de invierno ha sido exitoso en cuanto a la obtención de una buena derrama económica con motivo de la ocupación hotelera y servicios diversos que ofrece Colima a sus visitantes. Así mismo, el mandatario estatal expreso su reconocimiento a quienes, desde las diferentes instituciones de seguridad y auxilio médico, apoyan a la ciudadanía en general. Bien por nuestro estado y su gente que una vez más reafirma su buena anfitrionía. Es cuánto.

Anuncios