TAREA PÚBLICA

0

LAS REDES TIENEN VOZ

Por: Carlos Orozco Galeana

Lo últimos tiempos han sido de un profundo debate sobre el papel de las redes sociales que, a mi juicio, son un aporte fundamental para la expansión de las  democracias. Para el poder político, sin embargo, son algo así como una maldición y no son infrecuentes los intentos de acallar  voces críticas que ahí surgen  cuestionando el proceder de dirigentes y servidores públicos.

Las redes son acción, concreción, denuncia y esperanza, sobre todo. Sus esquemas han sido formidables en la formación de una cultura nueva, más contestataria y de mayor compromiso. Si habrá avances democráticos en el corto, mediano y largo plazo, han de ser secuela de posturas ciudadanas concretas y resueltas a incidir en el cambio necesario que ahí se manifiestan y ensanchan.

Pero  no faltan los críticos de las redes que las minimizan en su lado bueno, como ese comentarista, David Páramo, que no cesa de llamar “legión de imbéciles” a los que las usan. Este personaje, afín al poder presidencial, se disgusta por las críticas que se hacen a las políticas oficiales e insulta a muchos todos los días en sus colaboraciones.

En Colima, ahora mismo, las redes dan cobijo a numerosos periodistas provenientes de medios impresos en donde ya no tuvieron cabida por no compartir su línea.  No se aprecian infelices. El buen periodismo seguirá, se está podando, las voces independientes no desaparecerán. En la red, los escritores se están conectando de inmediato con su público y    éste accede muy rápido a opiniones notoriamente críticas, firmados por sus autores. Hay interacción entre las partes y esto es muy agradable. Es democracia comunicacional pura.

La experiencia que yo he tenido en estos espacios es muy alentadora en poco más de dos años. Ni un artículo de los más de 200 publicados en este lapso, ni un párrafo siquiera,   ha sido censurado por la gran empresa Facebook, Gracias. Gracias porque ese respeto otorgado hacia  lo que uno dice es un aliento para  seguir cooperando con tesón y alegría  en la tarea de difundir aspectos relevantes del acontecer  social y hacer participes de ello a muchos que desde  sus computadoras y sus teléfonos móviles se enteran rápidamente de los análisis.

Las redes sociales no se quedarán ahí, con los adelantos e innovaciones que ha introducido hasta hoy. Zuckember y su equipo siguen ideando la manera de cómo puede extender la conexión hacia aquellas regiones del mundo que no gozan de internet y no pueden, en consecuencia, participar en esta era de la comunicación global, como algunas regiones de Africa y Asia. Esa ampliación requiere grandes inversiones e investigaciones, pero se advierte que existe voluntad para hacerlo con diálogos y  entendimientos entre esta empresa y los distintos gobiernos que se interesan por expandir las comunicaciones.

Han de saber los lectores que actualmente Facebook se mantiene como la primera red social en los países más desarrollados, como Estados Unidos, pero además, a nivel general, es la red social que más seguidores y cuentas abiertas tiene. Facebook dispone de más de 1,800 millones de usuarios registrados en todo el mundo, siendo una de las páginas que más subió en sus primeros años, contando con una media de hasta 100 millones de fotos subidas a la red social a diario.

“Cuando Facebook comenzó a traducirse en otros idiomas, supuso un paso muy importante para la red social, sobre todo en los países de habla hispana de Sudamérica, pasando a conocerse entre los internautas como una revolución en la comunicación por la red. En países como Venezuela o Chile, el porcentaje de jóvenes entre 15 y 20 años que tenían al menos una cuenta abierta en Facebook estaba entre el 75% y el 80%.

Sirvan estos datos para clarificar el  por qué Facebook es un instrumento valioso para la difusión  de la crítica, del arte, la religión  etc., sin ninguna obstrucción. Las sociedades   ganan porque obtienen de las redes, y de esta red en particular, el pulso  no solo  del lugar donde se vive, sino el del mundo entero. ¿A  poco no?

Comentarios

Comentarios