Taiwán le apuesta al desarrollo a través de la energía eólica y solar

0

Redacción|COLIMANOTICIAS

Taiwán.- “Actualmente el gobierno de Taiwán se enfoca en tres proyectos energéticos: el desarrollo de la energía solar, desarrollo de energía eólica y la arquitectura sustentable”. Así lo informó la profesora investigadora de la Universidad de Tamkang, Taiwán, Hsiao-Chuan-Chen durante su conferencia “Reflexiones sobre la reforma energética en Taiwán”, en el marco del IV Seminario sobre Visiones Actuales del Desarrollo Sustentable que organizó la Facultad de Economía.

La investigadora señaló en su conferencia, dictada ante profesores y estudiantes del plantel, que Taiwán cuenta en la actualidad con tres plantas nucleares y una más en proceso de construcción. Sin embargo, añadió, este tipo de centrales generan disputa en la sociedad del país asiático, pues una gran mayoría las considera inapropiadas y riesgosas debido a la frecuencia de terremotos y tifones que afectan esta nación.

Por otro lado, la conferencista señaló que en su país existen actualmente once plantas hidroeléctricas, ya que Taiwán es un país en el que se dan con abundancia las lluvias y existen diversos ríos con declive radical, “que hacen ideales este tipo de centrales”. En este caso, la investigadora asiática señaló que también existen algunos inconvenientes, “como como el hecho de que la construcción de las presas requiere una gran inversión, tienden a estar ubicadas lejos de las grandes poblaciones y el traslado de la energía producida requiere redes muy costosas”.

Los sitios donde se pueden construir centrales son limitados. Además, las presas afectan el lecho del río, causan erosión y dañan el ecosistema del lugar”, detalló.

En este contexto, la especialista señaló que las autoridades de Taiwán identificaron como los principales problemas en el proceso de modernización del país, la contaminación del aire y el agua, el peligro de acabar con las reservas de recursos naturales no renovables, el calentamiento de la atmósfera, el deterioro de la capa de ozono, la afectación de la salud de la población por la contaminación y la extinción de áreas silvestres, entre otros.

En respuesta a esta delicada situación, abundó, el gobierno taiwanés se enfocó en tres proyectos energéticos que ayudarán a mitigar la emisión de gases de efecto invernadero: “El desarrollo de la energía solar, el desarrollo de la energía eólica y la arquitectura sustentable”.

Bajo esta premisa, el país ha logrado convertirse actualmente en el segundo productor de paneles fotovoltaicos a nivel mundial. “La energía solar es gratis, nunca se nos acabará, dado que el sol va a seguir produciendo energía durante miles de años”.

La profesora indicó que, tal como ya lo proyecta la Unión Europea al planear la instalación de paneles solares en el desierto del Sahara, o Estados Unidos al aprovechar sus regiones desérticas, Taiwán se encuentra en la búsqueda de aprovechar su geografía para generar una gran cantidad de su energía por medio de los rayos solares.

En este orden de ideas, señaló que actualmente el gobierno de su país promueve un proyecto llamado “Un millón de techos en la energía solar”, el cual sigue diferentes líneas de acción entre las que destaca la instalación paneles fotovoltaicos en fábricas y escuelas públicas. “Además, el proyecto ayuda a los campesinos a producir electricidad a través de la instalación de la energía solar en sus campos, ranchos y granjas que fueron destruidos por tifones y que en breve periodo no podrán regenerarlos”.

Por otro lado, puntualizó que el viento ha sido aprovechado en el pasado como una forma de auxiliar tareas mecánicas del ser humano y, desde 1995, el uso de este recurso ha ido creciendo como medio para generar energía en diferentes países como Estados Unidos, China, España, Dinamarca, Holanda y Alemania. “Hoy en día, según las estadísticas del Consejo Mundial de Energía Eólica, alrededor de 75 países de todo el mundo tienen instalaciones comerciales de energía eólica, con 22 de ellos sobrepasando el nivel de un gigavatio”.

En cuando a su país, la conferencista informó que las instalaciones llevan la capacidad eólica de Taiwán a poco más de 564 megavatios de producción, ocupando el lugar 25 entre los países del mundo. “Los monzones favorecen las instalaciones de energía eólica, desde el primer aerogenerador instalado en el año 2000”.

Finalmente, dijo que la arquitectura sustentable se ha convertido en una moda que el gobierno de Taiwán promueve con esfuerzo: “En 1999, Taiwán desarrolló su propio sistema de evaluación y certificación de la sostenibilidad de la edificación bajo el emblema de EEWH, conocido como el emblema verde del edificio; éste implica cuatro factores: la ecología, el ahorro energético, la reducción de los residuos y la salud. Taiwán es el cuarto país que estableció su criterio de evaluación a nivel mundial”.

Comentarios

Comentarios