Sólo en gobiernos de facto, el transporte mercante es operado por militares

0

Redacción|COLIMANOTICIAS

Manzanillo.-En más de 170 países que conforman la Organización de las Naciones Unidas, sólo 11 Capitanías de Puerto son operadas y administradas por militares. El resto está controlado por personal civil. Esto es así, debido a que la rigidez militar no se lleva con la Marina Mercante, que requiere de elasticidad, rapidez y eficiencia del transporte de mercancías y bienes en general en los ámbitos nacional e internacional marítimo, coincidieron en señalar los capitanes Ismael García Muñoz, Cruz Colorado Viccón y Marcelino Manuel Tuero, así como Salvador Rivera Castellón, dirigente de la Unión Nacional de Transportistas Campesinos (UNTRAC).

Sólo en Gobiernos de facto, como Corea del Norte y varias naciones de América Latina, el transporte mercante es controlado y operado por militares, con consecuencias económicas y sociales incalculables.

Lo anterior, debido a que el Ejecutivo Federal envió una iniciativa de ley, que se encuentra actualmente en el Senado de la República, para que la Marina Mercante deje de ser dependencia de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, y se incorpore a la Armada de México, lo cual es totalmente equivocado, porque esta medida derivaría en mandar al desempleo a más de 60 mil trabajadores y sus familias, mientras que habría un caos en la operación y administración de las capitanías de Puerto, y echar por tierra más de 40 años de experiencia civil en la materia.

El capitán García Muñoz enfatizó que cada área, la Marina Mercante y la Armada de México, desarrollan actividades diferentes. La Marina puede reforzar la seguridad, si ese es su propósito, si le transfieren la vigilancia integral de las aduanas, por donde pasa todo tipo de mercancías y otros bienes, que no son competencia de la Marina Mercante.

Los marinos mercantes se oponen rotundamente a que esa área sea una responsabilidad de la Secretaría de Marina (SEMAR), por la sencilla razón de que, de ser así, habría un alto perjuicio económico y laboral.

Explicaron los marinos mercantes que el esquema de comercio nacional e internacional, sería trastocado. Se afectarían las operaciones de transporte de carga y descarga de bienes y mercancías en todos los puertos mexicanos. Actualmente sólo dos operan con control militar:

Manzanillo y Lázaro Cárdenas, con resultados negativos. En ambos han disminuido las operaciones en 2.5 y 4.5, respectivamente, mientras que, en Veracruz, operado por personal civil, el aumento ha sido del 9.2 por ciento en los últimos reportes.

Los capitanes mercantes están en desacuerdo con la forma en que las Comisiones de Comunicaciones y Transportes y de Marina del Senado de la República, que presiden Javier Lozano Alarcón y Barroso Agramont, respectivamente, por la omisión de realizar un Foro de Consulta para hacerles ver que están en un error, “están confundidos de las funciones que desempeñan la Marina Mercante y la Secretaría de Marina”.

La primera fomenta y apoya la comercialización de 11tratados internacionales de libre comercio, y la segunda, es una entidad de seguridad nacional.

El Frente Unido de la Marina Mercante y otras agrupaciones de profesionales de esa especialidad, denunciaron que algunos almirantes de Marina suponen que es sencillo sustituir a los marinos mercantes.

Sin embargo, la SEMAR no está preparada para cumplir con la encomienda que están negociando con los senadores. “La Marina Mercante funciona eficientemente con las empresas privadas de transporte marítimo, lo cual es muy diferente con la disciplina militar. Chocan con las órdenes militares”dijeron.

“La Secretaría de Marina debe retomar sus funciones de seguridad en el mar, y no en tierra. Zapatero a tus zapatos” señaló el capitán Ismael García Muñoz. En Estados Unidos y en Canadá, y en la gran mayoría de los países del mundo, añadió, las fuerzas armadas están en una sola dependencia: en la Secretaría de la Defensa se concentran el Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea.

En México no es así, están separadas. Los marinos mercantes están debidamente preparados para cumplir con sus funciones. Después del bachillerato, estudian cuatro años de profesión y un año de prácticas, además de uno de titulación. De ahí acceden a oficiales de piloto naval o ingeniero mecánico, y para llegar al mando de capitán de altura o jefe de máquinas, estudian otros nueve años. “Después de 15 años de estudios, están aptos para tomar el mando de una embarcación con conocimiento y experiencia” afirmaron los capitanes mercantes.

Comentarios

Comentarios