REFERENCIAS POLÍTICAS

    0

     

    En ese mismo contexto las autoridades encargadas de la vigilancia, justicia, y destino de la población de todas las edades, cuando se aborda el caso del narcomenudeo manifiestan razones que les impiden su combate a fondo, las que se sustentan desde falta de recursos económicos, hasta la falta de injerencia por la normatividad vigente.

    Lo anterior no deja de ser una actitud poco real; pues es de sobra conocido que las autoridades policiacas deben combatir todo tipo de ilícitos, y las autoridades judiciales castigarlos, máxime cuando dichas conductas permean a los grupos sociales en rangos más allá de los recomendables.

    En el terreno estadístico de la drogadicción, la semana anterior según datos de Policía Estatal Preventiva se manejó que los mayores índices de drogadicción en el Estado son: la zona centro, la Manuel M. Diéguez y las V. Bonfil en Villa de Álvarez, El Tívoli, Zona Centro y la Albarrada; en Colima, la Indeco, Libertad y Zona Centro de Tecomán; y en Miramar 1 y 2, Centro y Libertad de Manzanillo.

    De hecho las colonias citadas en esas cuatro municipalidades es innegable que la drogadicción se hace presente, sin embargo, por citar el caso del municipio de Colima, se dejan de lado El Mezcalito ye Infonavit La Estancia, por citar dos casos donde la drogadicción es sumamente palpable, como también hay otras en las tres demarcaciones antes citadas.

    Sobre el tema vale puntualizar que la información señalada fue dada a conocer por el director del Consejo Estatal de Adicciones, Marco Vinicio Vázquez Godina, quien detalló – con base en la Encuesta Nacional de Adicciones (ENA 2008) -, que en Colima los fumadores activos constituyen el 14.5 por ciento de la población – cerca de 51 mil personas -.

    De manera que la localidad está colocada por debajo de la media nacional, que es del 20 por ciento, iniciando el consumo a los 16 años en promedio y fumando hasta nueve cigarrillos al día.

    En el caso del consumo de alcohol, de manera consuetudinaria, las mujeres representan un 2.5 por ciento y los hombres un 11 por ciento. “Bajo este contexto es importante trabajar con la población infantil y la familia a fin de dotar a los colimenses de mejores estrategias para enfrentar la problemática y tener mejores oportunidades de vida”.

    Para las drogas ilícitas, las estadísticas revelan que en cuanto a las personas dependientes al consumo es de 2 por ciento, y a nivel nacional del 6 por ciento, siendo los jóvenes que ni estudian ni trabajan los más expuestos a este consumo, lo cual aumenta las conductas antisociales.

    Igualmente, se señaló que con base en los reportes de los tres centros Nueva Vida de Colima, Manzanillo y Tecomán, durante el 2010 se tuvo un mayor porcentaje de personas de entre 10 y 25 años atendidas, tanto por consumo de marihuana, alcohol, tabaco y cocaína, al mismo tiempo que se dejó en claro 4que el inicio es cada vez menor, oscilando entre los 10 años para drogas de inicio y 12 años para drogas ilegales”.

    Todo lo anterior respecto a los índices mencionados, y con el respeto debido, debemos decir que se antojan fuera de la realidad; pues todo indica que las cifras son demasiado conservadoras.

    Sobre el mismo tema en conferencia de prensa celebrada el fin de semana anterior, el diputado local Enrique Rojas Orozco indicó que los datos dados a conocer son una alerta para que las autoridades puedan tomar medidas al respecto, ya que Colima y Villa de Álvarez juntan el 28 por ciento de la población femenina que está en grado escolar de secundaria, y que ya ha consumido alcohol, además del 11 por ciento de la población masculina que está en bachillerato y ya ha consumido alguna droga.

    Por lo anterior, anunció que se harán recorridos por el municipio de Villa de Álvarez, con charlas de prevención de adicciones, con la finalidad de prevenir estas situaciones desde el interior de las familias.

    Abundando sobre el caso indicó: “Arrancaremos con charlas en donde les enseñaremos a los padres de familia cómo detectar las señales básicas de cuándo están sus hijos en riesgo, antes de que sus hijos se enganchen en alguna droga”.

    Manifestó que los padres de familia que ya detectaron estas situaciones en sus hijos, pueden acercarse al legislador para que éste los apoye con el internamiento en alguno de los centros Nueva Vida, a través ya sea de becas o descuentos.

    Adelantó que hoy lunes en el auditorio de la Casa de Villa de Álvarez se llevará a cabo un evento deportivo en donde estará presente el ex futbolista César Andrade, quien fue un joven exitoso que reconoce haber caído en las drogas que lo llevaron a sufrir un accidente y hoy está compartiendo su experiencia.

    Sobre las becas y descuentos a que hace mención el diputado Enrique Rojas, quien funge además como presidente de la Comisión de Salud al interior del Congreso local, vale mencionar que dichas becas y descuentos, en el fondo no representan una medida que venga a redundar en beneficio de los jóvenes o adultos, que en los centros de recuperación se presta.

    Lo anterior porque dichos centros operan en la mayoría de los casos al margen de la supervisión requerida, de parte de las instancias involucradas en el caso, como son la Secretaría de Salud, Comisión de Derechos Humanos, y el mismo Congreso del Estado; pues esas instituciones de rehabilitación cobran en algunos casos cifras económicas que no justifican las erogaciones que se hacen y menos, el compromiso de ofrecer una rehabilitación efectiva.

    En ese contexto vale señalar que en dichos centros se ofrece a los internos alimentación de productos caducos y, trato poco humano, sumando a esto la carencia de personal calificado para ofrecer a los adictos el camino idóneo para alcanzar su recuperación e integración a la sociedad, requerida y reclamada.

    Al respecto vale recalcar que el asunto de los adiciones es algo que se atiende sin las políticas recomendables; pues el comercio de todo tipo de enervantes y bebidas alcohólicas carecen de eficiencia, como también de incumplimiento a la normatividad vigente para su combate; pero sobre todo, con Centros de rehabilitación confiables, y menos con programas o acciones que pongan coto a las adicciones que tanto inciden en la paz social y salud de los adictos. Mi correo electrónico: salvadorolveracruz@hotmail.com

     

     

    Comentarios

    Comentarios