Pergamino Balompédico

0

Alex Carbajal Berber|ULTRAMEDIA

*Chepo, el Tata, Cruyff y el hijo del Tigre

En el medio mexicano hay dos entrenadores que han sido el tema de la semana. Por un lado, el paso desastroso de la selección mexicana que “dirige” José Manuel de la Torre, y por su trascendencia internacional, el nuevo técnico del Barcelona, Gerardo “Tata” Martino.

Desde Barcelona llega un mensaje de coherencia. Sorprendidos por el avance de la enfermedad de Tito Vilanova, la directiva blaugrana tuvo que decidir en poco tiempo un sucesor para el primer equipo. Algunos critican que el peso de la sugerencia de Lionel Messi fuera tan grande, pero cuando se es el líder indiscutido del equipo en cuanto a funcionamiento  y goles, depende de cada club qué tanto acepta la injerencia de su máxima figura en esa decisión.

Por lo pronto parece que Tata Martino, por lo hecho en Newell´s Old Boys, seguirá un esquema táctico típicamente barcelonista, del que incluso era tan aficionado que viajaba en los veranos al Camp Nou para ver partidos del Barcelona de Guardiola. No fue tan espectacular con Paraguay en el último Mundial, y quizá por eso, Cruyff –quien fuera el gran aval para las contrataciones de Rijkaard y Guardiola- prefirió hacer como que no le conocía cuando le preguntaron por él. No vaya  a ser que después, si las cosas no resultan como se espera, le endilguen responsabilidades.

Al menos en Barcelona hay coherencia táctica, algo que en la selección  de Chepo de la Torre falta a caudales. El último desastre, después del fracaso de la Confederaciones, se llama Copa de Oro. Dos derrotas justas ante Panamá, que se perfila para  ser mundialista, que salvaron a los verdes de perder por goleada ante los norteamericanos de Jürgen Klinsmann, sobra decir, un entrenador de verdad.

De los verdes se puede salvar Luis Montes, quien parece ser el ala derecha que la selección grande necesita, pero el funcionamiento colectivo fue tan raquítico y falto de compromiso, que la misión del entrenador merece ser altamente cuestionada. En México no hay esquema táctico, no hay jugadas preparadas y se ve una falta de ánimo poco antes vista.

Si el Chepo debe irse, se tiene que ir ya. En los pasillos se filtra a la prensa que el Grupo Televisa le dio fecha de evaluación el 06 de septiembre en la eliminatoria, ante Honduras en el Azteca. Nadie descarta cambios con anterioridad, lo importante es elegir a un entrenador que sí aporte algo a futuro, o por lo menos la que su elección esté justificada en un fin. Así pasó con Martino en Barcelona. La cosa es que De la Torre ha logrado unificar exigencias de despido a nivel nacional. Veremos si esos ecos llegan a Chapultepec 18, o a Miami, o donde sea que esté el hijo del Tigre.

 

Anuncios

Comentarios

Comentarios