PERDIÓ LA DEMOCRACIA

0

EDITORIAL

Triste el panorama se vio para las tres principales fuerzas políticas de México, con respecto a la jornada electoral del pasado domingo, donde se celebraron elecciones en 15 estados de la república.

El Partido Acción Nacional (PAN) el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y el Partido de la Revolución Democrática (PRD), solos o en coalición entre ellos o con otras fuerzas políticas nacionales o locales no lograron convencer al electorado de salir y sufragar en las urnas, apenas 4 de cada 10 inscritos en el Padrón Electoral lo hicieron.

Por ello, el balance en esta jornada electoral más allá de quien ganó, perdió, recuperó, creció o impugnó, es que todos los partidos fueron derrotados por el abstencionismo, la gente simple y sencillamente no tuvo la motivación para salir a sufragar.

La responsabilidad de lo anterior la tienen en gran medida los partidos políticos, ya que la gente o bien no encontró atractiva la oferta política, llegó al hartazgo por la guerra sucia que todos practicaron o la violencia y amenazas que se creían superadas o cosas del pasado estuvieron presentes.

Debe ser una vergüenza y motivo de reflexión para todas las fuerzas políticas nacionales y locales y ejemplos de lo que no es democracia, el pasado domingo simple y sencillamente fuimos testigos de lo que no debe pasar en una elección que se presuma de ser democrática.

Con respecto a las cifras, victorias y derrotas, no hay mucho que comentar, los estados y municipios que eran gobernados por tal o cual partido, simple y sencillamente los retuvieron y en ese sentido todos se sienten ganadores.

Así vemos que el PRI arrasó en Hidalgo, Chihuahua, Veracruz y Durango, el PAN y Nueva Alianza se llevaron casi carro completo en Puebla, donde por cierto sufrió un duro golpe político el delegado del CEN del PRI, el colimense y ex gobernador Fernando Moreno Peña, quien ha perdido por cierto más de una docena de contiendas, ya que hace algunos años fue secretario de elecciones del CEN priísta.

El PRD controló y obtuvo triunfos importantes en Oaxaca, donde gobierna Gabino Cué. En Sinaloa obtuvo triunfos en distritos donde nunca había gobernado.

La joya de la corona que era Baja California por ser el único estado donde se elegía gobernador, fue un desastre, después de la guerra de lodo entre la coalición PAN-PRD, con Francisco “kiko” Vega de la Madrid y PRI-PVEM, con Castro Trenti, los dos se dicen ganadores luego de que la empresa contratada para operar el Programa de Resultados Preliminares (PREP) tuviera “errores algorítmicos”, fue suspendido, el resultado final de esa votación tendrá que esperar algunos días más, sin antes hacernos pensar en arreglos extra-electorales, o acomodos cupulares.

Al final, pareciera que estas elecciones fueran un ensayo de lo que no deben ser unas contiendas electorales, pero donde las tres fuerzas representativas de la nación obtuvieron lo que merecen: el desprecio de los electores, pero todos felices, porque el Pacto por México, no se rompió y estará más fuerte que nunca para sacar las reformas convenidas por los dirigentes del PAN, PRI y PRD y todos contentos, pero rechazados por los ciudadanos.

Comentarios

Comentarios