Patrick Loliger obtiene primera medalla para México en Universiada Mundial

0

*El mexicano dijo que no se había dado cuenta que ya había cruzado la línea en el segundo lugar. *Cerré los ojos y saqué mi mayor esfuerzo al final de la prueba: Patrick Loliger 

ULTRAMEDIA

Kazan, Rusia.- La emoción la tenía a flor de piel. Le había dado, en ese momento, la primera medalla a México en la Universiada Kazán 2013. Y pasó a la alfombra azul a disfrutar, en la premiación, de ese momento tan especial. “Cerré los ojos, contaba del 10 al 1. Y no me di cuenta que había cruzado la meta en el segundo lugar. Le dedico esta medalla a mi novia, a mis padres y a todo México”.

La sonrisa de Patrick Loliger lo decía todo. Se convirtió en el primer mexicano en ganar una medalla Kazán. La bandera de México también ya fue izada en este movimiento estudiantil de nivel superior en el que toman parte delegaciones de 162 naciones.

“Fue una competencia muy difícil, contra el lituano Mindaugas Griskonis, el alemán campeón olímpico de Londres y otros deportistas de gran nivel. Me preparé muy fuerte, pero estoy feliz de haber logrado la medalla para nuestro país”, dijo Loliger al terminar la ceremonia de premiación en la prueba a la que asistió el doctor Othón Díaz Valenzuela, subdirector general de Calidad para el Deporte de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte.

También, como parte de ese apoyo de los delegados mexicanos, asistió el doctor Julio César Guedea, secretario general del CONDDE y así como otros deportistas que están en espera de participar.

“Cerré los ojos faltando unos 300 metros porque venía el ucraniano muy cerca de mí, empecé a contar de 10 en 10, tres veces; cerré los ojos y a darle con todo, con todo, entonces cuando me di cuenta ya había cruzado la meta en el segundo lugar. Así aposté a la llegada porque fue algo que busqué en la final”, agregó.

El subcampeón mundial universitario explicó que tuvo dificultades para enfrentar su regreso al remo después de una lesión que no lo dejó entrenar al cien por ciento. “Fue una sensación padrísima el ganar una medalla. Está preciosa, es una medalla muy bonita pero nunca me había costado tanto ganar una presea como esta.

“De enero a marzo dejé de entrenar por una lesión en la espalda, pero regresé bien a buscar este logro, como se me dio en Holanda y ahora este segundo lugar en Kazán. Me cansé horrible pero valió la pena. No hay pretextos, ahora a seguir para adelante”, concluyó.

 

Anuncios

Comentarios

Comentarios