Nueva presa de Jales en Minatitlán: el ecocidio que continúa

0

*Informes de la Semarnat advierten sobre el desastre ecológico que ocasionará esta presa de la minera Peña Colorada

Juan Carlos Flores|COLIMANOTICIAS

Colima, Col.- Más de 300 mil árboles de diferentes especies, 195 especies animales (37 son endémicas y otras 37 en peligro de extinción), dos asentamientos humanos y el Río Marabasco es lo que afectará directamente la nueva presa de Jales de Peña Colorada ubicada cerca de la comunidad de El Arrayanal, municipio de Minatitlán.

Esto se desprende del Informe Preventivo de Impacto Ambiental elaborado la empresa Ardici Corp que la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) ordenó en 2010 como parte del proyecto de construcción de la Presa de jales “El Arrayanal”.

En una operación minera, los jales son los desechos sólidos que se generan al procesar minerales en las plantes de beneficio y son almacenados en sitios llamados “Presas de Jales”.

Desde su inicio, la empresa indo-italo-argentina Benito Juárez-Peña Colorada dispuso de cerca de 300 hectáreas para su primera presa de jales “Las guásimas” pero su vida útil llegó a su fin, por lo que en 2008 comenzó la construcción de una segunda presa.

Durante un recorrido por las zonas afectadas, el diputado del Partido Verde Ecologista, Mariano Trillo Quiroz, señaló que este “nuevo basurero de desechos de Peña Colorada” tiene capacidad aproximada de 30 años de recibir los jales.

“Es una destrucción total del ecosistema, es un desastre ecológico en aras del progreso económico”.

Peña Colorada comenzó en 1975, con una capacidad estimada de extracción 8.5 toneladas de hierro por año y es la principal minera de América Latina; sus ganancias anuales se estiman en 3 mil millones de dólares.

Sin embargo, continuó Trillo Quiroz, la empresa paga a los ejidatarios por derecho de uso 200 mil pesos al año “Es una cosa ridícula, quiere decir que por cada 20 mil dólares que gana la empresa, les dan a los ejidatarios 1 centavo por la renta por 800 hectáreas y están habilitando 400 más para el desecho”.

Los terrenos donde se desechan los residuos minerales, para incrementar la gravedad del problema, son considerados zona protegida  pues “un área de amortiguamiento de la Sierra de Manantlán en donde existe un decreto presidencial en la década de los 80, con poblaciones amenazadas como Plan de Méndez, Cerro Prieto, Cortapico, La astilla, Las Pesadas, el Plantar, Jocotlán y el Mameyito y otros poblados están por desaparecer como los Potros y las Parotas”, asentó.

Trillo Quiroz recordó que uno de los dueños, Lakshmi Mittal, de nacional hindú es el quinto hombre más rico del mundo y se estima que la empresa vulnera los derechos de mil 400 indígenas náhualt asentados en la zona.

El 12 de septiembre de 2008, un tribunal internacional de agua, emitió en Guatemala, una resolución contra las autoridades mexicanas por la degradación de esta empresa en la zona de amortiguamiento que hasta el momento el gobierno ha hecho caso omiso.

“(La Presa) Carece de lo elemental, es como un basurero a cielo abierto, no existe tratamietno de agua de nada, tiran los lodos a cielo abierto y éstos destruyen la superficie para siempre y se va a convertir en un desierto, aparte destruye el hábitat; aprovechan las aguas del Río Marabasco para el proceso y haremos las denuncias y exigiremos a la Profepa y Semarnat las inspecciones de las irregularidades”, puntualizó.

El regidor panista del Ayuntamiento de Minatitlán, Rafael Vázquez Anguiano, aseveró que en la zona de la anterior presa quedaron infértiles alrededor de 300 hectáreas y es un daño irrevertible “Hay una contaminación muy fuerte del agua, tenemos el río de Minatitlán y Marabasco, se afectan varias comunidades para el lado de Manzanillo como Canoas, Puertecito, Cedros y hasta Cihuatlán”, expuso.

Aclaró que hay pocas obras compensatorias que parecen ridículas en proporción a las ganancias generadas “hay veces que apoyan para la construcción de un techo para una cancha, o algún ejido lo ayudan a construir su casa ejidal o capillas, es un precio muy bajo el que están pagando por tener los beneficios de todo el mineral”.

Solicitó que una de las obras compensatorias que pudiera realizar la minera fuera brindar agua potable a todas las comunidades de Minatitlán.

La presa de jales “El arrayanal” aún no concluye pues aún falta concluir el proceso de negociación de los terrenos involucrados, donde ha habido amenazas contra los ejidatarios, presiones del ministerio público de Jalisco, incluso desapariciones de personas y un silencio cómplice de las autoridades.

La Procuraduría Federal de Protección y Medioambiente (Profepa) y la Semarnat aducen que los procesos que realiza la minera están dentro de la normatividad, sin embargo, sus propios estudios los contradicen de acuerdo al informe de Ardici Corp “La magnitud de los impactos positivos (331) en menor a la magnitud de los impactos negativos (618); sin embargo es importante señalar que el proyecto permitirá generar fuentes de empleo y servicios a nivel local durante todas sus fases, así como la generación de una derrama económica”.

Anuncios

Comentarios

Comentarios