Morena Colima: los dolores de parto de un nuevo partido

0

 

*Pugnas internas, expulsiones y dimes y diretes en los medios de comunicación han aparecido en los primeros días de esta agrupación política

Juan Carlos Flores|COLIMANOTICIAS

Colima, Col.- Apenas la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), declaraba triunfador del pasado proceso electoral al priísta Enrique Peña Nieto, cuando el Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), que estuvo acompañando a Andrés Manuel López Obrador en el último proceso federal, iniciaba los trabajos para constituirse de manera formal en una opción para el electorado.

 En la entidad, como en muchas otras partes, el nacimiento de Morena, no fue fácil, como todos los partos, tuvo sus problemas aún antes de nacer. 

Las luchas internas de grupos que se sentían los bendecidos por el líder nacional, querían llevar la batuta; otros actores, provenientes de otros partidos, se sentían el derecho de sangre por el hecho de haber dado cobijo en las siglas de sus partidos al ex abanderado presidencial; y otros más, porque trataron de agandallar, enarbolando aquél adagio de que “a río revuelto, ganancia de pescadores”. 

 El dilema se originó el 11 de octubre del 2012, cuando se eligió a la dirigencia estatal de Morena, en donde en primera instancia fue seleccionado el expanista, Gabriel Salgado Aguilar.

Sin embargo, por protestas de los consejeros contra el procedimiento de elección del dirigente estatal, debido a que la convocatoria establecía que el dirigente saldría de entre los mismos consejeros,  se repitió el procedimiento y Vladimir Parra Barragán fue electo presidente estatal del partido.

En entrevista, Vladimir Parra Barragán aseguró que el expanista Gabriel Salgado y la experredista Griselda Martínez se proponían dirigir a Morena en Colima a pesar de no ser consejeros.

“Los consejeros estatales tienen voz y voto, y de ahí se deben elegir a los dirigentes de Morena, de esos 15 tenía que salir el comité ejecutivo y la comisión de Honestidad y Justicia (…) Pero se abrió la elección no respetando la convocatoria”.

Precisó que en todos los demás estados, de los consejeros salió el comité “Pero de esta forma no podrían participar ni Gabriel Salgado ni Griselda Martínez y ante las presiones se abrió a elección (…) ¿Y quién crees que votaron? La hija de Salgado, la hermana de Griselda Martínez, su gente, Rosacruz (Rodríguez), Hiram (Rodríguez)”, puntualizó.

Entonces se elige a Gabriel Salgado como presidente estatal de Morena “Y yo dije, ¡pero caramba están atropellando todo aquí!, y me dijeron que tenía que renunciar a ser consejero para ser candidato a presidente (…) y claro que entre los consejeros estaban hijas, hermanas (de Salgado y Martínez) al más puro estilo de los demás partidos, y yo decido fajarme”, dijo.

Momentos después llegó Andrés Manuel López Obrador y tras un discurso de 40 minutos ordenó la reposición del proceso “Entonces yo me acerco a César Yáñez (excoordinador de comunicación social de López Obrador) y me dijo que cómo es posible si entre los consejeros se debe de elegir a los integrantes del comité”, expuso.

Se fue Andrés Manuel López Obrador y se repitió el proceso “Entonces a la hora de la elección, ellos no estaban preparados para conformar el comité ejecutivo, ni la hija de Salgado, ni la hermana de Griselda Martínez, ellos no querían participar en Morena, ellos estaban ahí para votar por alguien, no para formar un movimiento ni transformar el país, y gané la votación 9 a 5, con una abstención”, recordó.

Varios días después, integrantes del consejo estatal  convocaron a una sesión donde desconocieron a Vladimir Parra y  designaron a la entonces consejera Rosacruz Rodríguez Pizano como nueva dirigente y repartieron cargos en el partido.

“Ellos creyeron que por ser joven me podrían manipular y poner al servicio de sus intereses, como lo han hecho siempre, pero se dieron cuenta que no, que yo me dediqué a trabajar y comenzó el golpeteo”, precisó Parra Barragán.

Los integrantes del consejo se apegaron a la figura de revocación de mandato “pero es un proceso, no es un golpe de estado, el consejo no tiene facultades para destituir a ningún miembro, imagínate, ¿15 personas puedan destituir a alguien? No se puede, ni aquí y en ningún partido, ni siquiera en el PRI, ni en el PAN”.

Luego,  una resolución de la Comisión Nacional de Honestidad y Justicia de este partido ordenó el reconocimiento de Vladimir Parra como presidente pues la destitución nunca fue efectiva, sin embargo Rosacruz Rodríguez continuó ostentándose como dirigente y ratificó los cargos que había dado “Y todo después fue mediático, nunca hicieron un evento, todo fue calumniar, difamar, destruir”.

Luego, la misma comisión resolvió finalmente cancelar la afiliación, en abril pasado,  a los consejeros estatales Rosacruz Rodríguez Pizano, Hiram Rodríguez Pizano y Verónica Martínez Martínez además de suspender temporalmente de sus derechos partidistas a Leonardo Jaramillo Reyes, María Eugenia Balderas Belloc, Rafael de la Colina Méndez, Sergio Uriel Rodríguez Arellano y Luis Manuel Torres Aguilar.

“Todos ellos obstaculizaron el cumplimiento de la actividad y funcionamiento de las comisiones de honestidad y justicia e impedir la elección de sus integrantes que permitiría la instalación y funcionamiento de dicho órgano jurisdiccional de MORENA en el estado de Colima” establece la resolución.

Posteriormente, el pasado 11 de abril, el líder de Morena, Andrés Manuel López Obrador, les tomó la protesta a los comités municipales de Colima y Manzanillo, pero los consejeros sancionados interpusieron 13 impugnaciones ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) contra la conformación de los comités, además de que también recurrieron a la justicia federal a través de 9 juicios de protección de los derechos políticos electorales del ciudadano para evitar las sanciones impuestas por la Comisión Nacional de Honestidad y Justicia.

En rueda de prensa celebrada el 7 de mayo, Rosacruz Rodríguez Pizano, exintegrante del consejo político estatal de Morena, recriminó las prácticas que ha realizado el secretario de Organización Nacional, Tomás Pliego Calvo en la entidad, quien no respetó los acuerdos que se habían tomado con el dirigente nacional, Martí Batres, para destrabar el problema político que inició con la elección del presidente estatal.

Aclaró que la dirigencia nacional desconoció la conformación de la Comisión de Honestidad y Justicia estatal además de expulsar a los consejeros Verónica Martínez, Rosacruz Rodríguez e Hiram Rodríguez “No nos expulsan por haber llevado actos ilegales, inmorales e injustos, sino por no acatar órdenes”, expuso.

Aclaró que esta comisión también tiene al menos 15 quejas por diversos casos y violaciones a los estatutos y principios de Morena cometidos por Vladimir Parra Barragán y contra el excomisionado estatal José Sánchez Pérez “Pero actúan como inquisidores”, señaló.

“Este tipo de acciones inmorales e injustas, son cometidas frecuentemente por integrantes de un estado represor, autoritario y dictatorial al que muchos combatimos, pero tristemente podemos constatar que también son actos consumados nada más ni nada menos que por el máximo órgano de justicia de Morena”, puntualizó.

Vladimir Parra se defiende: “Hubo diálogo con ellos: una, dos, tres veces, pero una cosa es el diálogo y otra el golpeteo y les dijimos que podemos trabajar, todos somos consejeros distritales, podemos trabajar pero había conflictos de interés, claramente había violación a los estatutos”.

Agregó que se van a elegir 15 consejeros extraordinarios en asamblea abierta y se conformarán el resto de  los comités municipales para concluir la estructura orgánica de Morena en junio próximo.

“Yo creo que los problemas no están superados; van a venir más, estamos consientes en los problemas que hay en las instituciones, los que siempre han ostentado el poder saben que somos la única opción, que no enterramos la democracia, que no estamos de acuerdo en las políticas neoliberales y que sólo benefician a unos cuántos (…) y ante esto es normal que vayan a querer dividir y eso que no tenemos registro, ni dinero, ni candidaturas, lo que viene, viene más fuerte: ese es el gran reto”.

 

 

 

Compartir