Mario Anguiano: Entre Precandidatos del PRI, el Objetivo, la Unidad

    0

    Entrevistado el miércoles 4 de marzo el alcalde capitalino con licencia, expuso así su visión para nuestros lectores, lo mismo respecto al proceso interno que en relación a sus propuestas ante los sectores y organizaciones del Partido Revolucionario Institucional, en caso de ser postulado a la gubernatura.

    -Mario –se le preguntó-, dentro del proceso interno que se está dando en el PRI, ¿qué crees que ha sido lo más destacado de la contienda?

    -Alfredo, yo diría que lo más destacado positivamente hablando, es la capacidad que hemos tenido para poder platicar los aspirantes con la dirigencia del PRI acerca de qué es lo que más conviene. Nosotros partíamos de lograr la unidad, y en el logro de la unidad una primera parte era tratar de que fuese registrado un solo aspirante; pero no a costa de lo que fuese. O sea, el objetivo no era que se registrara un solo aspirante. El objetivo era la unidad. No queríamos que se registrara un aspirante y que quedara la inconformidad de los otros, porque entonces, por un lado, te aseguran que no se van a sumar a trabajar; y, por otro lado, el riesgo es estar en contra, lo que sería muy delicado.

    Entonces, consideramos que no teníamos los elementos todavía como para poder llegar a tomar una determinación. Por eso, juntos acordamos que nos registrásemos todos. Que íbamos a caminar en esta etapa de precampaña también con respeto, yendo juntos a los foros que organizara el partido tanto en los medios de comunicación como en los encuentros con los sectores y organizaciones. Y entonces, hasta ahorita son esos encuentros, es esa unidad, lo que estamos buscando, y yo digo que lo más destacado en ese fortalecimiento de la amistad, es la madurez para poder analizar los detalles que consideren que están mal y poder estarlos aclarando y superando.

    -¿Y cuáles son las propuestas que tú has llevado como precandidato, o sea, en qué sentido?

    -Están más en función de los problemas. Yo señalaba que uno de los que visualizaba era la inseguridad, y en esta materia te digo que se ha hecho un esfuerzo importante, por lograr la coordinación con todas las instituciones de todos los niveles de gobierno encargadas de la seguridad. Creo que ha habido esfuerzos importantes, y ahí es el mantenerse e impulsarlos. Los hay en lo que son el equipamiento, la construcción de infraestructura y la modernización aprovechando la tecnología, con los C4 y la instalación de cámaras, y me parece que ese esfuerzo debe de profundizarse.

    “Pero uno de los muchos aspectos que es importante analizar”, agrega Mario Anguiano, “es la parte de la corrupción. Yo digo que cuando hay corrupción va a haber delincuencia e inseguridad, y entonces entre los aspectos que hay que cuidar en materia de corrupción, entre otros, digo que son primero los criterios de selección del personal. Que tienen que ser criterios muy estrictos y cuidadosos, sobre todo, en la parte de los antecedentes de las personas que vas a integrar a estas actividades de seguridad.

    Pero también el gobierno tiene que tener mecanismos que te permitan identificar cuándo una de las personas que participan en este rubro, ya cayó en actos de corrupción. Y una manera, no la única, de poder identificarlos, es cuando empiezan a adquirir bienes inmuebles, o bienes muebles o los propios gastos de la familia que es evidente cuando éstos ya no corresponden a los niveles de ingreso que está teniendo el personal. Por eso, tiene que haber mecanismos institucionales, sobre todo en lo que es el cuerpo de inteligencia, que te permitan identificar cuándo alguno de los elementos falla. Y yo digo que la corrupción puede venirse desde el policía que está en la calle, como pueden ser de los comandantes, los directores o secretarios, o los titulares de las instituciones o presidencias municipales, gobernadores o presidentes de la República”.

    Por ello piensa, el precandidato priísta Anguiano Moreno, que “si la corrupción se da a nivel directivo, va a ser muy difícil que los mecanismos institucionales para detectar y sancionar vayan a cooperar. Ni modo que se anuncie solo o que se vaya a sancionar”. De ahí que crea que se debe “organizar paralelamente un esquema de participación de la sociedad que permita detectar cuando alguien gasta más de lo que realmente le corresponde, de acuerdo a sus ingresos, y la población lo puede detectar también. Propongo organizar a la población para que esta pueda tener una participación en la detección de la corrupción, y también encontrarle mecanismos adecuados para que puedan hacer trámites ágiles, para que pudiesen presentarse resultados”.

    En ese sentido manifestó Mario Anguiano, “por mucho que modernicemos los sistemas, que tengamos cámaras, si se da lo que se daba hace unos meses, por ejemplo con el Ministerio Público, de que los líderes en las colonias van y denuncian a quienes ellos están viendo que están vendiendo droga, llega la policía, los entrega al Ministerio Público, y éste al día siguiente los tiene en la calle, argumentando que no encontró los elementos suficientes, y esas personas luego andan buscando a ver quién las denunció para vengarse, entonces se inhibe la participación de la población”. Y luego los policías te dicen: “Oye: nomás estamos enriqueciendo al Ministerio Público.

    Los estamos llevando para que ellos extorsionen a las personas”. Y yo digo, afirmó Anguiano Moreno, que extorsionan por un detalle. En el caso de “Las Tunas”, por diferencias que hubo allí entre algunas personas, lograron que se girara una orden de cateo a las casas en “Las Tunas”. Pero sé que, en las comunidades rurales, prácticamente todas las casas van a tener un arma. La necesitan para poder defenderse.

    -¿Y también para evitar eso será necesario invertir en el fomento económico, en el desarrollo de actividades para el campo? –le dije al precandidato tricolor, y respondió:

    -Por un lado, tienes que mejorar en el caso de los cuerpos policíacos los sueldos, que sean sueldos dignos que le permitan estar sacando adelante a su familia. Y lo que es la parte del campo, hay una visión muy completa también. Yo digo que en el campo, por un lado, hay proyectos que vienen operando. El caso de Ixtlahuacán, con la siembra de hortalizas; hay un grupo de productores, donde está Crispín, donde está Germán Virgen, entre otros, y de ese tipo, aquí en Colima, hay muchos grupos de productores que van bien. Y a esos grupos lo que tienes que hacer, es crear las condiciones para que no tengan problemas, se mantengan y de ser posible crezcan.

    Pero, igual debemos reconocer que hay una parte importante de los terrenos que están desaprovechados. Entonces, lo que creo se tiene que hacer, primero es conocer para qué son buenos esos terrenos. Luego ver qué tipo de productos tienen demanda en el mercado, que tengan buenos precios y que se pueda volver rentable; y platicar con los productores o campesinos, para ver si están dispuestos a entrarle a un nuevo esquema de producción. Y si es posible, que se pueda hacer el contacto de la agricultura por contrato, donde los propios comercializadores se asocian con los productores, y si les ayudan invirtiéndoles parte de los recursos de lo que es la siembra, pues mucho mejor, porque del producto ya queda asegurada su venta y a un precio que te permite recuperar los costos y tener un mínimo de ganancias asegurado.
    Y es para eso, en opinión de Mario Anguiano Moreno, que “se requiere realmente que se conjunten los esfuerzos”. Y pone ejemplos al respecto, “que ilustran y donde nosotros hemos participado”. Uno de ellos es el relativo a un grupo de “Las Tunas”, la comunidad rural.

    Y mencionó: “Tú la conoces. Está cerca de donde pasa el río. Ahí ha estado toda la vida. Pero hasta hace apenas unos cuantos años se organizaron los campesinos, empezaron a meterle sistema de riego, y hoy día tienen equipadas más de cien hectáreas que vienen produciendo. Les ayudamos a poner un empaque de melón y están exportando su producto a Estados Unidos. Es decir, cuando logras saber para qué son buenas tus tierras, si aprovechas los recursos que tienen, ves de qué producto hay demanda en el mercado, que tenga buenos precios, y si los productores están dispuestos, se pueden lograr cosas trascendentes”.

    Creo que las áreas rurales, dijo, no necesariamente todas tienen que ser aprovechadas en la parte agrícola. “Hay algunas que su potencial te permite aprovecharlas en otros rubros, y pongo como ejemplo Acatitán, con ‘El Cahuite’, que es una comunidad que tiene un nacimiento de agua excepcional. Lo ha tenido toda la vida, pero nunca lo habían aprovechado. Deciden organizarse los ejidatarios, con miles de sacrificios, pero con mucha voluntad: empiezan a construir unas alberquitas, y ahorita tenemos un importante centro de turismo social ahí, y esto hoy día se les puede convertir en una fuente de ingresos para los ejidatarios. Es decir: es encontrar para qué son buenas las tierras. Si hay demanda, si los precios son rentables, y si hay voluntad de los ejidatarios, puedes lograr maravillas, siempre que se dan esas condiciones. Te digo, agregó Mario, que es la parte en la que tenemos que meternos un poquito más, y hay ejemplos claros de que esto es posible, y que nosotros hemos venido participando.

    -Y en cuanto a la ciudad, al puerto, por ejemplo…

    -Sí, Alfredo, respecto a Colima, lo que tenemos que hacer nosotros, es ver cuál es el vocacionamiento de Colima. Y para mí no hay más: en un vocacionamiento comercial y de servicios. Colima no lo trae industrial, y no quiere decir que no debamos permitir industrias, porque las que quieran instalarse que se instalen. Pero habría que analizar su vocacionamiento, y en función de éste comenzar a impulsar. ¿Y qué es lo que yo creo? Por ejemplo, en el caso de Colima, lo que nosotros analizamos es que tenemos mano de obra calificada. Por un lado, tenemos empresa como Macsa. Por otro lado, tenemos una población educada y preparada, y cuando nosotros andábamos en algunas colonias nos dijeron que una de sus demandas es el empleo. Pero cuando les dijimos: “Oye, pues ahí está Macsa, siempre tiene un letrero de que ahora hay vacantes”, y responden: “Sí; nada más que Macsa te paga seiscientos pesos a la semana, y no termino la carrera. No me pidas que yo vaya a hacer un trabajo de obrero, cuando yo puedo desarrollar un trabajo profesional que me genere buenos ingresos”. Y yo digo que tienen razón. Entonces, ¿qué es lo que tenemos que hacer? Hay que definir qué tipo de empresas son las que nos interesa que se instalen –añadió Mario Anguiano-, y en ese tipo de empresas son a las que había que crear las condiciones y ayudarles y darles facilidades, y hay que invertirles, si es necesario, porque te permite resolver un problema.

    Dos ejemplos dentro de ello, explicó que son ilustrativos de lo que hay que impulsar. Uno es el Hospital Puerta de Hierro, que sería centro médico de especialidades, que tiene interés de venirse a instalar en Colima. ¿Y qué es lo que vamos a hacer ahí?, se cuestionó, para inmediatamente indicar:
    “Es muy sencillo lo que tenemos que hacer: ayudarlos. Piden que les des el terreno, un terreno de uno punto ocho hectáreas, dieciocho mil metros cuadrados, que tiene un valor a lo mejor de treinta millones de pesos. Entonces, tú les das ese terreno, ¿pero qué obtienes a cambio? Digo, lo vas a acondicionar. Tú vas a darte cuenta que la mayor cantidad de empleos que te va a demandar un hospital, son empleos profesionales. O son de enfermería o son de medicina. Y si en Colima tenemos una de las facultades más prestigiadas en materia de medicina, tú dices: sí empatamos, sí cumplen con los objetivos y hay que darles las facilidades, nada más hay que condicionar que el personal médico sea de aquí de Colima, el de enfermería.

    Yo sé que los especialistas en principio van a venir de fuera, pero ten la seguridad de que, a la vuelta de unos cuantos años, los de aquí van a ser los especialistas. Y tú lo amarrarías con una segunda condición. Por ejemplo, a que te den un número determinado de operaciones al año para las personas de escasos recursos de las colonias y de las comunidades rurales rezagadas, que no tienen la posibilidad de pagar alguna operación, y que sin ella pues las estaríamos condenando a morir. Entonces, si tú amarras un número determinado de operaciones para esas personas, pues en realidad lo que hiciste fue una inversión, porque los recursos te los van a regresar con servicios y ayudándole a la población. Entonces, logras muchos aspectos o muchas ventajas a la vez. Entonces, ésa es la idea. Lo mismo es con el tecno-parque, para promover las nuevas tecnologías”.

    -Finalmente –pregunté a Mario Anguiano-, ¿cuál sería tu mensaje para quienes van a la convención del PRI y para la ciudadanía en general?

    -Primero, yo les pediría que analicen las propuestas de cada quien. Y segundo, que analicen los resultados que hemos acreditado cada quien en los puestos que hemos ocupado, para que puedan ver si de los ofrecimientos que se hacen has hecho un esfuerzo por cumplirlos cuando estás desempeñándolo. Todos hemos tenido ya cargos de elección popular. Rogelio Rueda, Arnoldo Ochoa, Héctor Michel. Entonces, me parece que sería importante un análisis en ese sentido: ese esfuerzo por cumplir los compromisos, como número uno; y, como número dos, los resultados que has dado en función de los ofrecimientos que has hecho.

    “Otro aspecto que me parece importante”, puntualizó, “es el de la competitividad electoral; es decir, que analicemos muy bien quién es el precandidato que más competitividad electoral tiene, y en el caso mío destacaría, primero, que yo fui un aspirante o precandidato a la diputación local por el tercer distrito, competimos en una elección interna en el 2002, y en ese tiempo íbamos contra lo que denominábamos el sistema. Es decir, no éramos los candidatos que apoyaba el gobernador en turno. Íbamos contra los candidatos o los aspirantes o precandidatos que el gobernador apoyaba, y tuvimos la oportunidad de ganar, y no era fácil y ganamos la elección constitucional. Y luego, ya en el 2006, yo quedo como candidato del PRI a la presidencia municipal, y en el mes de marzo de ese año, que es cuando quedo como candidato, se hacen encuestas y yo traía once puntos porcentuales abajo del nominado de Acción Nacional, que era un muy buen candidato- Pero estuvimos trabajando en la campaña, y el día de la elección le dimos la vuelta.

    Es la elección más competida que ha tenido el municipio de Colima, y ahí tuvimos la capacidad de poder darle la vuelta. Entonces, yo digo que hemos acreditado esa competitividad electoral en las posiciones que hemos venido compitiendo, y la población será la que pueda hacer una evaluación y una comparación en ese sentido, de quién tiene una mayor capacidad o competitividad electoral. Y otro elemento que me parece importante, es que siempre, para poder ganar una elección, ésta tiene que estar sustentada en hechos; o sea que, con puras palabras, no se gana. Pero también otro elemento es la capacidad estratégica que tengas para poder cumplir el objetivo, y yo digo que nosotros hemos acreditado esa capacidad de estrategia, por un lado, al haber ganado la candidatura, al haber ganado la diputación y al haber ganado la presidencia municipal de Colima, y más aún: con la capacidad para definir estrategias y trabajar en función de ellas, por ejemplo, en el cumplimiento de las metas que establecimos como presidentes municipales también.

    Colima, Col., 5 de marzo de 2009

    Comentarios

    Comentarios