Llega a Manzanillo el Crucero Inglés “Queen Victoria”

    0

    “Es una joya del océano, un palacio flotante. La embarcación tiene un sello propio e inconfundible”, comentó Brian O’Connor, el director de relaciones públicas de Cunard, la naviera que ordenó el trasatlántico hace tres años a un costo de 522 millones de dólares.

    A pesar de que el “Queen Victoria” es la segunda mayor embarcación de la familia Cunard —la primera posición la detenta el “Queen Mary 2”—, sus medidas equivalentes a casi tres estadios de fútbol de largo y una capacidad de tonelaje mayúscula, impresionan a cualquiera: el barco pesa 90,000 toneladas, tiene 965 pies de eslora y unos 106 pies de manga.

    Con su entrada en operaciones desde el mes pasado, el buque insignia se ha propuesto imponer un capítulo aparte en el mercado de los grandes navíos, al combinar instrumentos de navegación de la más alta tecnología, seguridad en el transporte y un ambiente tradicional británico, que evoca los grandes trasatlánticos del siglo XIX.

    “Hasta los más experimentados viajeros quedan impresionados”, dijo Carol Marlow, la presidenta de la compañía naviera.

    Pero esta deslumbrante oferta de ocio, diversión y entretenimiento tiene su precio y aún está lejos del alcance de la mayoría de los bolsillos.

    Los itinerarios regulares de 12 días en el Mediterráneo cuestan de 2,000 a 6,000 dólares por persona. Y la tarifa del crucero que da la vuelta al mundo varía entre 22,000 y 250,000 dólares, dependiendo de la clase de servicio y camarote que elija el cliente.

    Tiene capacidad máxima para para 2,014 pasajeros, tripulación de 1,001, tiene 13 cubiertas –considerados como un edificio de 13 pisos-, cuenta con los más modernos instrumentos de navegación, así como de sistemas de seguridad en el transporte y un ambiente tradicionalmente británico, tiene 1,000 camarotes, 127 suites de lujo, un teatro con 830 asientos, un museo con objetos de gran valor, una biblioteca de dos pisos y un invernadero estilo colonial, 10 bares, un casino, 2 albercas, salón de belleza y peluquería.

    Cuenta con una discoteca y club, 12 elevadores, 5 jacuzzi, internet en todo el trasatlántico, lavandería automática, tiendas, spa, sala de juegos, gimnasio, teléfono, y tiene 20 cabinas con acceso para silla de ruedas. Vale la pena hacer notar que este gigante de los mares no solamente acaba de ser construido en el 2007 en Inglaterra, sino que este es el primer viaje que está realizando para darle la vuelta al mundo.

    Y después de salir de Europa, recibió el año nuevo en la isla de Tenerife, en Gran Canarias. Luego terminó de cruzar el Atlántico para llegar a Nueva York a donde llejó junto con el Queen Mary 2 y el Queen Elizabeth 2, luego estuvo en Florida, y luego cruzó el canal de Panamá, y después de Manzanillo, irá al puerto de Los Angeles, para luego continuar por Australia, Bangkok, Singapur, Kuala Lumpur, Mumbai.

    Compartir