MALDONADO QUIERE MÁS

0

AL DESNUDO

Por: Édgar Rodríguez H.

No lo hizo cuando tomó posesión del cargo junto con sus compañeros, ni tampoco nunca le hizo el feo a los 2.6 millones de pesos que se le entregaron para que iniciara sus tareas que hasta el momento no se sabe en qué han consistido o cuales han sido las que ha venido realizando, porque hasta el momento no hay datos o un informe que soporte lo económicamente otorgado para sus funciones.

Lo cierto es que, en días pasados, quien funge como Presidente del Comité de Participación Ciudadana del Sistema Estatal Anticorrupción, Carlos Maldonado, pidió más presupuesto argumentando que la partida que se les destinó para 2019 (2.6 millones de pesos) era insuficiente y de menos requerían 7.8 millones de pesos para entrarle a la chamba.

Quiso presionar mediáticamente y amenazó con bajar la cortina (que en realidad nunca abrió) de este Comité, si en los días subsecuentes no se hacía una ampliación presupuestal de 5 millones de pesos, los cuales dijo se utilizarían para crear una estructura operativa donde contratarían personal para que junto con el comité puedan emitir recomendaciones y proponer políticas publicas acordes al combate a la corrupción. Es decir, a más de un año de conformado el comité, nunca se dio cuenta de la estructura humana y material que se requería para operar.

Lo peor del caso, es que piden más los integrantes de este Comité Ciudadano conformado por Carlos Maldonado, Rodrigo Marmolejo, Isela Uribe, Juan Carlos Alcantar y Carlos Garibay, pero sin demostrar absolutamente nada que abone en el esquema del combate a la corrupción en el estado, y si se sabe de ellos es precisamente porque decidieron salir a pedir más recursos y a quejarse de que el dinero no les alcanza.

Pareciera que el término racionalidad no existe para ellos, parece además que no han entendido que los nuevos tiempos de la administración pública exigen austeridad.

Del presupuesto que recibe anualmente, que asciende a los dos y medio millones de pesos, se sabe que se ha utilizado para auto adjudicarse jugosos salarios, lo que claramente explica porque no les alcanza el dinero; pero no podemos saber a ciencia cierta a cuando hacienden esas sumas porque resulta que este comité anti corrupción, irónicamente, no ha transparentado el manejo de esos recursos públicos que recibe. Y cuando no hay transparencia y todo es opaco, se puede suponer todo.

Con el anuncio que dio su presidente, de bajar la cortina del comité, solo evidenció la innecesaria necesidad de contar con un órgano de este tipo que, en lugar de hacer más con menos, prefiere irse por la fácil diciendo que ya se acabó y cerrar sus oficinas, como si esta amenaza fuera suficiente para alarmar a los colimenses que hartos están de tanto despilfarro.

Pero sucede todo lo contrario, los colimenses saben que el funcionamiento del sistema estatal anticorrupción no es para alarmarse, sino todo lo contrario, porque saben que no depende de si está abierta o cerrada la cortina del comité ciudadano, sino de que las diversas instituciones, que tienen tareas ejecutivas y no solo de recomendaciones, realicen su trabajo de manera correcta y a marchas forzadas, aunque los presupuestos asignados para su funcionamiento de este año sea el mismo que ejercieron en 2018.

Para los organismos que si han venido trabajando de forma seria, saben que los recursos reducidos y limitados, no son pretexto para detener el trabajo de fiscalización, por ejemplo: como el que viene realizando de manera correcta el Órgano Superior de Auditoría y Fiscalización Gubernamental (OSAFIG) que preside Indira García Pérez; ni tampoco el del Instituto de Transparencia que dirige Roció Campos Anguiano; la Contraloría Estatal de Águeda Solano Pérez; o la Fiscalía Estatal anticorrupción que maneja Francisco Álvarez.

Estas instituciones siguen trabajando desde su ámbito abonando en la lucha contra la corrupción, quedando solo con la incertidumbre otro eslabón importante del sistema estatal anticorrupción que es el Tribunal de Justicia Administrativa, actualmente en litigio la designación de sus magistrados y que es de suma importancia quede resuelto lo más pronto posible, tomando en cuenta que el trabajo que realizan las demás instituciones se ve reflejado en este Tribunal, que bajo el nuevo sistema anticorrupción es quien finalmente sanciona los supuestos actos  irregulares cometidos por algún funcionario público.

Se dice que…

*El Comité de Participación Ciudadana del Sistema Estatal Anticorrupción quiso amagar mediáticamente para presionar y obtener más recursos y lo que logró fue ventanearse. Muchos de los ciudadanos colimenses ni siquiera sabían de su existencia y mucho menos de su trabajo. Si dejan de operar, no pasa nada.

Anuncios
Compartir