Los Empresarios y la Inseguridad

0

 

EDITORIAL

En México a pesar de que existen muchos trámites burocráticos para emprender un negocio, éstos no dejan de florecer, aún en tiempos de crisis.

La falta de oportunidades laborales dejan a muchos profesionistas y personas con carreras truncas, estudios medios o de plano analfabetas, sin un lugar donde trabajar, las razones son múltiples desde “no ocupamos ese perfil, la plaza ya la cubrieron, no hay vacantes, estamos llenos, no vamos a crecer, requerimos gente con más experiencia”, etc.

La opción más adecuada es emplearse por su cuenta y existen muchos casos exitosos, donde ciudadanos empezaron vendiendo vajillas, libros, telas, ropa, cacahuates o fruta y se desarrollaron poco a poco hasta llegar a ser empresarios; esto independientemente de la especulación de algunos sobre el origen de algunos recursos.

Por desgracia muchas de estas personas de negocios se ven amenazadas por grupos criminales, quienes ven la oportunidad de hacerse de recursos a través de extorsiones, es decir, recibir dinero del empresario a cambio de “su seguridad”.

Existen estados como Michoacán, Tamaulipas, Nuevo León, Distrito Federal, Estado de México y Jalisco, por citar algunos ejemplos, donde el crimen organizado tiene hasta cuotas y reglas con los empresarios para “salvaguardar” los negocios.

Aunque las cosas no siempre resultan favorables en estos “acuerdos” y muchos empresarios, optan por hacer caso omiso de los mensajes de extorsión y deciden “no pagar el piso”, luego entonces vienen las represalias de los maleantes en contra del dueño del negocio o dañan el propio espacio donde comercian.

Casi ningún negocio se escapa a estas redes de dinero, ferreterías, carnicerías, lotes de autos, zapaterías, restaurantes, lavanderías, tiendas de abarrotes y hasta inmobiliarias, son destruidas o afectadas si su propietario no paga la cuota correspondiente.

El tema viene a colación, después de que la semana pasada, un negocio de comida ubicado al norte de la ciudad sufriera daños, después de que dos personas al parecer a bordo de una motocicleta lanzaran una granada de fragmentación al interior del mismo.

Esperemos que esa situación, sea una cuestión aislada a la ola de violencia que se vive en las entidades antes mencionadas, ya que sería lamentable que grupos criminales en la entidad empezaran con esas prácticas, que espantan la inversión en los estados y no deja fluir el capital y la derrama económica.

Esos hechos como algunos otros deben resolverse para tranquilidad de los pequeños y medianos empresarios de la entidad, pero sobre, por la armonía de la ciudadanía, que al final también son afectados cuando desaparecen negocios de cualquier tipo, ya que al final es la población quien recibe esos servicios como clientes.

 

              

Compartir