Liberan tlacuache y rescatan boa

0

Redacción|COLIMANOTICIAS

Colima. Col.- La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) liberó un ejemplar de tlacuache (Didelphis virginianus) en una Unidad de Manejo para la Conservación de la Vida Silvestre (UMA) y rescató una boa (constrictor imperator) que se encontraba herida por la carretera Villa de Álvarez-Colima.

Tras sendas llamadas ciudadanas, inspectores de esta Procuraduría inicialmente acudieron a un domicilio particular por el tlacuache, el cual fue liberado en la UMA “El Peregrino” de la Universidad de Colima, y enseguida rescataron la boa constrictora, que permanecerá en las instalaciones del Parque Regional Metropolitano “Griselda Álvarez”, ubicado en esta ciudad capital, hasta su recuperación y posterior liberación en su hábitat natural.

El tlacuache es un mamífero arborícola que vive en las zonas tropicales y templadas de México. Construye sus madrigueras en las ramas huecas de los árboles caídos y en los túneles abonados, rellenándolos de hojas secas para obtener mayor comodidad y calor.

La etapa de concepción del tlacuache dura de 14 a 17 días y nacen de una a dieciséis crías que se desplazan lentamente a través del cuerpo de la madre hasta llegar al marsupio. Permanecen dentro de éste durante ocho semanas, pasan cuatro meses al lado de su madre y posteriormente la abandonan. Se reproduce cada cuatro meses.

El tlacuache es actualmente el único marsupial mexicano; sin embargo, la especie Didelphis virginianus no se encuentra bajo ningún estatus de protección por la NOM-059-SEMARNAT-2010.

Por su parte, la boa es nativa de América, desde Argentina hasta el norte de México. Vive en hábitats con poca cantidad de agua, como desiertos y sabana, a la vez que se la puede encontrar en bosques húmedos y terrenos de cultivo. Es un reptil tanto terrestre como arbóreo.

Llegada la época de reproducción, la hembra comienza a secretar feromonas a través de su cloaca para atraer a los machos, misma que adquiere una posición rígida característica mientras el macho se mueve lentamente a su alrededor, siempre atento a sus movimientos. Cuando se muestre receptiva, éste comenzará a pasar por encima de ella y a constreñirla suavemente. No ovulará hasta que no haya dado comienzo este cortejo. Durante la gestación, cambiará de muda y tras cuatro meses dará a luz entre 20 y 60 crías vivas de entre 30 y 40 centímetros.

Comentarios

Comentarios