LECTURAS

0

FIDEL, IMPOSIBLE IGNORARLE

“…con profundo dolor comparezco

para informar a nuestro pueblo,

a los amigos de nuestra América y del mundo,

que hoy 25 de noviembre del 2016, a las 10 y 29 horas de la noche…”

Raúl Castro Ruz.

Por: Noé Guerra Pimentel

El pasado viernes 25, en pleno Black Friday estadounidense, paradójicamente y a la edad de noventa años, lejos de todo mal y de todo bien, falleció Fidel Alejandro Castro Ruz, el hombre, el cubano indómito que no obstante las permanentes agresiones del sistema al que se opuso, fue imbatible y se dio el gusto de morir, me atrevo a asegurarlo, como quiso, donde quiso y cuando quiso, de muerte natural y sobreviviendo a la mayoría de sus más poderosos detractores, solo guarnecido, como él lo dijo, con el chaleco de la congruencia y el blindaje de la autoridad moral.

Fui consciente de la trascendencia de Castro por las primeras referencias de un profesor de origen cubano, Miguel Ángel, que junto con su familia, los Cuervo, como muchas más, tuvo que abandonar la isla cuando apenas tendría unos 10 años de edad, precisamente al triunfo de la Revolución en 1959, y quien contra lo que se pudiera pensar, me habló de Fidel Castro sin resentimiento y sí con un dejo de orgullo, como recientemente lo hizo mi yerno Alejandro Santos, que también es de allá, aunque con la diferencia de que él, con sus 30 años de edad nació, creció y se formó como profesionista de alto nivel, como hombre probo y de trabajo, respetuoso y humanista, culto, hecho y derecho en la Cuba de Castro, lo que reconoce y agradece.

No es para menos, Fidel se mantuvo, supo subsistir hasta consolidarse como el gran emblema de la resistencia contra el avasallador capitalismo imperialista, y no solo eso, con hechos demostró al mundo que otra realidad era posible y que aún con todo en contra también se puede ganar. Los datos son indiscutibles, contundentes. Cuba ganó, Castro ganó, el restablecimiento de relaciones diplomáticas entre EUA y Cuba y el reciente voto abrumador de la ONU por el retiro del bloqueo comercial a la isla por parte del gobierno de EUA así lo afirman.

Fidel se atrevió y sometió a una dictadura, la de Fulgencio Batista, que respaldada por los Estados Unidos había convertido a su país en el gran prostíbulo que era, y lo hizo con apenas una veintena de hombres y de ahí pa´l real, en un año eliminó el analfabetismo, bajó la mortalidad infantil del 42% al 4% y la sostuvo. Ningún otro gobernante o sistema político ha logrado formar y garantizar la disposición de un médico por cada 130 personas, y que su país tenga el mayor índice de médicos per cápita del mundo egresados de la mejor escuela, de la que se gradúan más de mil 500 médicos extranjeros por año, con 25 mil médicos graduados de 84 naciones y el envío de más de 30 mil galenos a colaborar en más de 60 países, sumando cerca de 600 mil misiones, luego de convertir a su nación en la única sin desnutrición ni obesidad infantil, sin problema de drogas ni de narcotráfico y el 100% de escolarización, sin menores en abandono ni “niños de la calle”, tan comunes en toda Sudamérica, incluido México.

Castro Ruz consolidó a la isla como una potencia deportiva mundial al acumular la mayor cantidad de medallas entre los países del orbe, además logró que su pueblo fuera el único y uno de los primeros en el mundo en cumplir con la sostenibilidad ecológica entre una población con un promedio de vida al nacer de 79 años, además de invaluables aportaciones a la ciencia médica con la creación de vacunas contra enfermedades aun mortales en muchas partes del mundo.

Todo lo hizo contra corriente, siempre frente al acecho de las potencias que no solo buscaron su descrédito, sino que en los hechos perpetraron más de 600 atentados contra su vida, a los que sobrevivió como a los 11 presidentes norteamericanos, desde Eisenhower hasta Obama, de los cuales 6 ya fallecieron y que en su mayoría y por todos los medios y los recursos intentaron derrocarlo; resistiendo además 50 años de bloqueo económico. Hechos históricos que impactaron al resistente pueblo cubano, los mismos que al parecer templaron a esa gente y le dotaron del carácter y la personalidad que orgullosos ostentan como fiel identidad. Del tiempo de Fidel nunca un cubano cabizbajo o sometido.

Por todo eso Fidel es Fidel muy por sobre sus opositores, ficticios o reales, que los tiene, porque Fidel lo hizo y nadie más ni antes ni después. No veremos y lo asevero, nadie volverá a conocer a un individuo de esos tamaños y de ese tamaño y no me refiero a su notable estatura de más del metro 90, no, hablo del individuo que se dio el gusto de morir a los 90 años después de haber sepultado a varios de sus amigos y la mayoría de sus enemigos y luego de escribir y hacer historia, manteniéndose vigente como el más grande protagonista contemporáneo a nivel mundial, porque como él mismo lo dijo “La historia me absolverá” y no lo dudo porque como le escribiera a su ausente amigo el expresidente de Uruguay, Pepe Mujica: “Y pienso que tuve suerte porque llegué a la silla viejo y la cara de bonachón nunca se me quitó, a pesar del encierro y la tortura; las críticas fueron menos, no tuve que enfrentar el rigor del escrutinio público al que vos hiciste frente con esa estatura de gigante con la que diste ejemplo al mundo y no fui forzado a debatirme entre patriotas y traidores, nadie me tildó de tirano. Pero esa suerte también se puede entender diferente.”

Comentarios

Comentarios