La orquídea mexicana es saqueada por alemanes, japoneses y chinos

0

Redacción|COLIMANOTICIAS

Ciudad de México.-En la Casa del Risco, en pleno San Ángel, más de cien floricultores de estados que conforman el Valle de México, especialistas en el cultivo de las Orquídeas, montaron una exposición con decenas de variedades de la muy hermosa flor, con más de 800 ejemplares de diversas regiones.

En México esta actividad está completamente rezagada, reducida, por una serie de medidas de tipo sanitario y ambiental, consideró Eduardo Pérez García, presidente de la Asociación Mexicana de Orquideología.

Resaltó que los problemas que impiden el adecuado desarrollo de la floricultura, se reduce a medidas fitosanitarias que impiden la exportación como importación de plantas de otras muchas naciones del mundo.

“Esto ha imposibilitado la realización de proyectos de mejoramiento genético” y, principalmente, del comercio internacional”.

México, como país mega-diverso, ocupa el cuarto lugar mundial en Bio-diversidad, lo cual lo convierte en una nación con muy alto potencial para el desarrollo de la floricultura y plantas medicinales e industriales, aseguró en entrevista Eduardo Pérez.

“Lo que ocurre en México con las orquídeas, pasa de manera similar con las cactáceas. Están legislados de idéntica manera, con una protección catalogada como “especies en peligro de extinción”, y se da un saqueo. Es conocido que vienen los alemanes, japoneses, chinos, se llevan las semillas y ellos las propagan en sus países y las comercializan a altos costos… y, nosotros tenemos la ley encima que nos impide comercializar para los mercados extranjeros”.

Si bien México ha firmado varios convenios internacionales, por ejemplo el CITES, que regulan el comercio de las especies, fundamentalmente silvestres y eso, lejos de beneficiar su protección, se abre la posibilidad del saqueo –como en cactáceas—en realidad se está evitando que los productores locales puedan exportar plantas con un perfil que exigen los mercados internacionales.

Por otro lado, la Secretaría de Agricultura tiene trabas muy fuertes, que son medidas de tipo fitosanitario, para la importación de híbridos nuevos que están surgiendo como producto de la investigación y el mejoramiento genético, para propagarlos en México.

Esta supuesta protección la entendemos los floricultores de orquídeas. Sabemos que hay plagas y enfermedades indeseables, aunque hay que reconocer que este problema se da en muchos productos agrícolas que se importan con restricciones, pero nosotros nos ajustaríamos a esas medidas.

“El rezago es muy fuerte y estamos perdiendo mercados internacionales, incluso con países que tenemos Tratados de Libre Comercio”, como Europa y el de Asociación Transpacífico que solamente espera la anuencia del Senado de la República”.

Decenas de variedades de orquídeas mexicanas que, por diversos medios han salido del país, por su alta calidad y vistosidad, aromas incluso, las han mejorado genéticamente.

Estas orquídeas están imposibilitadas de regresar al país, por esas medidas fitosanitarias y de medio ambiente. Se da el caso de que plantas mexicanas, muchas de ellas silvestres y en riesgo de extinción, llegan “como por arte de magia” a Estados Unidos, por ejemplo; allí las mejoran, las reproducen, las comercializan con beneficios económicos que ascienden a varios millones de dólares, y los mexicanos no las podemos exportar.

Exposiciones de esta naturaleza, permiten abrir canales de comercialización de orquídeas y, de alguna forma, sirven para que los productores grandes, medianos o pequeños, puedan contar con canales de venta de sus flores.

Puso un ejemplo de la importancia que tiene el cultivo de flores. “Si usted va a Singapur, uno de los atractivos más famosos e importantes es el Jardín Botánico, donde se cuenta con sistemas sofisticados de producción y manejo de orquídeas de clima tropical, desde el nivel del mar.

“Y comparativamente, si usted visita en México cualquier centro turístico a nivel del mar, la mayoría de los hoteles están vacíos de orquídeas, y ya no digamos de Jardines Botánicos, de manera que solamente este tipo de espacio, es un nicho vacío que los floricultores de orquídeas podemos aprovechar”.

De parte del Gobierno, consideramos que es necesario replantear el esquema de fitosanidad y de medio ambiente, porque llegan a México cientos de frutas de todo tipo, hortalizas frescas y procesadas, que se comercializan con toda libertad, pero a los floricultores se nos ha negado esa posibilidad, sobre todo que, en materia de alimentos, sean frescos o procesados, está justificado contar con medidas “rígidas”, pero en flores y plantas de ornato las condiciones son diferentes.

Realmente vale la pena desplazarse hasta el sur de la Ciudad de México, donde los orquideólogos nos explicarán porqué cada flor tiene una historia. “Hay algunas –afortunadamente son excepciones—que florean por primera vez transcurridos treinta años”.

“La mayor parte florea una o dos veces al año y hay forma de mantener una oferta permanente para atender nuestro comercio y reposición de la planta”, dijo el presidente de la Asociación Mexicana de Orquideología, Eduardo Pérez García. La organización cuenta con más de 250 asociados en todo el país.

La orquídea pertenece a una familia de plantas formada por más de 20 mil variedades alrededor del mundo. En el transcurso del tiempo, se ha ido adaptando a diferentes medios de temperatura –alta y baja– humedad, resequedad y en hábitats donde otras especies no prosperan.

“Son plantas que, en millones de años, han colonizado muy diversos ambientes”, comentó Eduardo Pérez.

Las orquídeas han sabido no sólo adaptarse a los diferentes ambientes, sino que es muy importante que lo llamativo de las flores lo han utilizado para llamar la atención de insectos, aves y mamíferos, como el murciélago, “y se animen a polinizar sus flores, lo cual ocurre mediante el traslado del polen, sus semillas, entre plantas cercanas y lejanas. Así se da un cruzamiento natural y al mismo tiempo un mejoramiento genético, fundamentalmente entre plantas silvestres.

A nivel mundial, el cultivo de las orquídeas es muy fuerte, sobre todo en países asiáticos como Taiwán, Singapur y Tailandia, donde sus productores son famosos por ofrecer masivamente plantas de ornato, que son la base de muy altos ingresos, medidos en millones de dólares, por la exportación de estos materiales, principalmente orquídeas.

Comentarios

Comentarios