La organización para el desarme químico gana el Nobel de la Paz

0

EL PAÍS

España.- La Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) ha ganado el premio Nobel de la paz, según ha anunciado hoy el comité del Nobel noruego, por su trabajo para la destrucción de los arsenales de armas químicas en todo el mundo. El galardón lo recibe en un año en el que se cumple el vigésimo aniversario de la firma de la convención que dio origen a esta organización. La Convención entró en vigor años más tarde, en 1997.

Los países que han firmado el tratado se comprometen a prohibir completamente las armas químicas y prestan consentimiento para que se destruyan los arsenales químicos bajo su control.

“Mediante este premio a la OPAQ, el Comité pretende contribuir a la eliminación de las armas químicas”, ha declarado en su comunicado el comité, que ha recordado en su comunicado que “los recientes acontecimientos en Siria” han subrayado “la necesidad de incrementar los esfuerzos para acabar con este tipo de armas”.

“Durante la Primera Guerra Mundial hubo un uso considerable de las armas químicas”, ha recordado el Comité. “La Convención de Ginebra de 1925 prohibió el uso, pero no la producción ni el almacenamiento, de armas químicas” y “durante la Segunda Guerra Mundcial se emplearon medios químicos para los exterminios en masa de Hitler”, ha proseguido. Las armas químicas han sido utilizadas desde entonces “en numerosas ocasiones tanto por Estados como por terroristas”, ha agregado.

Angola, Egipto, Israel, Birmania, Corea del Norte, Sudán y Siria no forman parte del tratado. Siria ha manifestado su intención de adherirse a la convención bajo la amenaza de un ataque estadounidense tras el supuesto uso de armas químicas cerca de Damasco este verano pro el régimen de Bachar el Asad.

Tanto la paquistaní Malala Yousafzai como la estadounidense Chelsea Manning estaban entre los propuestos

“La decisión del Comité es un honor que aceptamos con humildad”, ha afirmado Ahmet Uzumcu, director general de la OPAQ, informa Isabel Ferrer desde La Haya. “Somos conscientes de la confianza que la comunidad internacional ha depositado en nosotros”. La firma de la convención y el trabajo de la organización, ha recordado Uzumcu, han contribuido a la eliminación de cerca del 80% de los arsenales químicos del mundo. “Esperamos poder destruir el resto en los próximos años”, ha dicho.

Hasta 259 personas estaban nominadas este año para el Nobel de la paz. La lista completa de los aspirantes permaneció en secreto hasta el último momento, aunque la victoria de la OPAQ fue adelantada por la radiotelevisión pública noruega NRK.

Malala Yousafzai, la niña paquistaní que recibió un disparo de un talibán por su defensa del derecho a la educación en su país, el ginecólogo de la República Democrática de Congo Denis Mukwege, que atiende a víctimas de violaciones o Chelsea Manning, la soldado juzgada por desvelar secretos de Estado en EE UU, se encontraban entre los favoritos. El cantante de U2 Bono y el presidente ruso Vladimir Putin también figuran en la lista de aspirantes.

Las decisiones del comité del Nobel no han estado exentas de controversia. Las elecciones de Barack Obama en 2009 y de la Unión Europea, en 2012, suscitaron críticas acerca de la justificación del premio. Otros ganadores polémicos fueron Kofi Annan, en 2001, y Henry Kissinger, en 1973.

El premio Nobel de la paz se concede anualmente desde 1901, parte del legado de Alfred Nobel, un empresario armamentístico e inventor de la dinamita. El o los ganadores del premio son elegidos por un comité de cinco personas, nombrado por el Parlamento noruego y actualmente presidido por el exprimer ministro Thorbjorn Jagland, que también es presidente del Consejo de Europa. Además de la medalla del galardón, que se entregará el 10 de diciembre en el ayuntamiento de Oslo con la presencia del rey Harald, el ganador del Nobel recibe un premio en metálico de 10 millones de coronas suecas (1,1 millones de euros).

Anuncios