Inician conversatorios de arte en el MUAP 

0

*Nayeli Fernández y Patricia Ayala compartieron obras de arte que plasman distintos tipos de amor.

 Redacción|COLIMANOTICIAS

Colima, Col.- “Una escena romántica en el arte de la pintura no siempre simboliza el amor romántico, depende entonces del artista, la época y la historia que quieran plasmar”, coincidieron las académicas Nayeli Fernández Degante y Patricia Ayala García durante el conversatorio organizado por la Escuela de Artes Plásticas de la Universidad de Colima en el Museo Universitario de Artes Populares “María Teresa Pomar”.

“Aunque el amor suele tener una sola definición: dos personas que entre sí se corresponden, en realidad se pueden distinguir distintos tipos de amor: el cortés, que se desarrolló en la Edad Media; el platónico, en el que se enamoran de la belleza interior de las personas, el no correspondido y el romántico, en el que se involucran deseos de estar juntos toda la vida”, comentó Ayala García.

En este sentido, Fernández Degante comentó que no siempre los artistas representan el amor romántico a través de escenas de abrazos, besos o caricias: “Cada vez que ustedes vean una obra donde se represente un abrazo y caricias, no es que se quieran los personajes, pues una pintura va más allá y hay que saber qué pensaba el artista cuando la hizo”.

Por ejemplo, mencionaron las obras de “El beso”, de Francesco Hayez, y “Amos Cassioli”, la historia entre Francesca de Reimini y Paolo. En el primero, se aprecian dos jóvenes enamorados besándose; sin embargo, dijeron, “éstos no representan un amor romántico sino el patrio”; el segundo narra la historia de dos amantes encontrados por el esposo de ella, quien los asesina; su amor trasciende y es retomado por Dante Alighieri en la Divina Comedia.

Asimismo, ejemplificaron la historia de amor y desamor entre Marina Abramovic y Ulay, artistas del performance, quienes al principio de su relación crearon distintas obras de performance, fotografía y videos en los que trataban de explicar su amor.

“Cuando ellos deciden terminar, recorren la Muralla China, cada uno desde un extremo y, al encontrarse en el centro, no volverían a verse. Sin embargo, durante la obra en el MoMA de Nueva York, Abramovic espera que los asistentes se sienten frente a ella y los mira a los ojos; uno de estos participantes era Ulay. Ellos lloran, quizás al recordar su amor o tal vez aún se querían, pero no regresaron. Ésta también es una forma de representar el amor”, dijo Fernández Degante.

Por eso es importante, insistió Patricia Ayala para finalizar, que “cuando veamos una obra no sólo observemos imágenes y colores sino los detalles, y pensar en qué fue lo que el artista quiso expresar a través del arte”.

Anuncios

Comentarios

Comentarios