Fue Policía de Yucatán, uno de los Detenidos con “Ice” en Manzanillo

    0

    Según las investigaciones de la Secretaría de Seguridad Pública, en los últimos años Argáez Ramírez cobraba protección a los narcomenudistas meridanos, para lo cual aprovechaba su jerarquía —comandaba un grupo especial— y fungió como chofer de alto funcionario policíaco.

    Ahora la SSP cree que el ex agente era uno de los “espías” del crimen organizado que cobraba por revelar detalles de las operaciones de la desaparecida SPV y por dar “pitazos” en intervenciones programadas contra narcomenudistas.

    El año pasado, cuando aún era agente de la SSP, el sujeto fue acusado de extorsionar a narcomenudistas locales y de fungir como “madrina” de la Agencia Federal de Investigación.

    Los altos mandos de la corporación iniciaron la investigación, lo que motivó que Argáez Ramírez renuncie a la SSP.

    Después de las narcoejecuciones de agosto pasado, el ex policía huyó al Pacífico, al parecer porque ya había sido relacionado con varios integrantes de la “conexión yucateca” que apoyaba las actividades del crimen organizado en territorio local.

    Las actividades ilegales del sujeto en la corporación no despertaron sospechas, pues formaba parte del cuerpo de élite de la SPV —era mando medio del grupo Goera— y porque un tiempo fue chofer del director operativo de la corporación, Daniel Carrillo Espinosa, lo que le dio cierto “blindaje”.

    La semana pasada fue detenido en Manzanillo, Colima, y le incautaron 2.2 gramos de metanfetamina, también conocida como “ice” (hielo en inglés), así como 27,950 pesos en efectivo, En ese puerto colimense, el sujeto se hacía apodar “El Rojo”. Fue detenido en compañía de Ricardo Álvarez González (a) “El cazón”, quien era su guardaespaldas.

    El ex “goera” declaró a los agentes de aquel estado que personal de la AFI le brindaba protección y que había llegado a esa entidad “recomendado” por policías federales de Mérida.

    En la pasada administración, el titular de la SPV, Javier Medina Torre, informó que fueron detectados 100 agentes adictos a alguna droga.

    Los policías fueron separados de sus cargos y, por su cuenta, adoptaron programas de rehabilitación. Luego reingresaron a la SPV, pero tres de ellos fueron separados de nuevo de la corporación por reincidir.

    Entre los casos más conocidos figuraron los del veterano comandante Carlos Barraza Beltrán y el del oficial Carlos Alberto Sarlat, quien cuando manejaba drogado en el Periférico atropelló y dio muerte a Eliodoro Mex May.— Megamedia
    (8 DE FEBRERO, 2009)

    http://www.yucatan.com.mx/noticia.asp?cx=11$4103080000$4011015&f=20090204

    Anuncios
    Compartir