El 21 de Enero no se Olvida: A 5 años del Terremoto de 7.6 Grados

    0

    January 24, 2003/La Prensa de San Diego, Calif.

    “Volvimos a nacer”, exclaman sobrevivientes del sismo en Colima

    COLIMA, COL. — “¡Volvimos a nacer!”, exclamaron algunos damnificados del sismo de 7.6 grados Richter que el pasado martes sacudió varios estados del centro y occidente del país y que tan sólo en esta entidad dejó un saldo de 23 muertos, 300 lesionados y unas mil viviendas destruidas en seis municipios. En Jalisco se reportó la muerte de dos personas y otra más en Michoacán.

    A más de 24 horas de la tragedia la gente seguía nerviosa debido a que en ese lapso se registraron al menos 40 réplicas del temblor, tres de ellas de magnitud superior a 4.5 grados en la escala de Richter, informó el director operativo del Sistema Estatal de Protección Civil, Melchor Ursúa Quiroz.

    De acuerdo con información proporcionada por el gobernador, Fernando Moreno Peña, la capital del estado fue la más afectada por el movimiento sísmico. En el centro de la ciudad decenas de casas de adobe y teja se derrumbaron, lo que provocó la muerte de 12 personas, otras 11 resultaron lesionadas. En Tecomán se reportaron cuatro personas muertas y 43 lesionadas; en Villa de Alvarez seis muertos y cuatro lesionados, y en Coquimatlán una persona fallecida y otra más herida.

    Comentó que desde la noche del martes, minutos después de ocurrido el sismo, el Ejército aplicó el Plan DN-III de ayuda a la población.

    Ante la emergencia, el secretario estatal de Educación, Carlos Flores Dueñas, suspendió las clases en los diez municipios del estado por el resto de la semana, en tanto se evalúa el estado físico de los edificios, la mayoría de los cuales constan de una sola planta debido precisamente a que esta entidad está ubicada en una zona sísmica. Los bancos de la capital tampoco trabajaron y las oficinas públicas suspendieron labores poco después del mediodía, ante el temor de nuevas réplicas.

    El gobernador informó que desde ayer se restableció el servicio de energía eléctrica en nueve de los diez municipios del estado y sólo Ixtlahuacán continuaba sin luz. No se registraron lesionados en carreteras estatales ni federales como consecuencia de los derrumbes que se registraron en la autopista Guadalajara-Colima-Manzanillo.

    Acompañado de la directora general del Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred) de la Secretaría de Gobernación, Carmen Segura Rangel, que estuvo aquí para evaluar los daños, el mandatario colimense dijo que Manzanillo no registró daños en los edificios, ya que el epicentro del movimiento telúrico se localizó a 14 kilómetros de Cuyutlán, municipio de Armería, y a 20 kilómetros de profundidad del lecho marino. Sin embargo, el puerto fue cerrado a la navegación debido a que un faro se derrumbó. Se espera que pronto se restablezca el acceso. Por su parte, Carmen Segura manifestó que hasta la mañana de este miércoles eran cinco los municipios de Colima que se declararon en estado de emergencia y se estudiaba la posibilidad de declarar uno más.

    Los municipios en estado de emergencia son: Colima, Villa de Alvarez, Coquimatlán, Tecomán, Armería y se estudiaba la solicitud del gobernador de agregar a la lista a Ixtlahuacán.

    Como acción inmediata del Fondo Nacional de Desastres Naturales se anunció la entrega de 10 mil despensas y cobijas para los damnificados, que en su mayoría se refugiaron en casas de familiares. Por su parte, el gobierno del estado abrió la cuenta número 43-701-6984 de Banorte para recibir donativos.

    A su vez, el secretario de Salud colimense, Christian Torres Ortiz, anunció que esta dependencia invertirá casi un millón de pesos de su presupuesto normal para la compra de medicamentos y la habilitación de los centros de salud que resultaron dañados en los municipios de Manzanillo, Tecomán e Ixtlahuacán.

    Dio un informe preliminar de la situación física de los inmuebles y reportó como severamente dañados cuatro centros de salud de Manzanillo, uno de Ixtlahuacán, otro de Coquimatlán, además de las clínicas del ISSSTE de esta capital y Tecomán, así como el hospital general de zona del Instituto Mexicano del Seguro Social.

    Mencionó que durante la noche del martes y la madrugada de miércoles se atendió a 90 lesionados en el Hospital Regional Universitario (HRU), el cual dio albergue a más de una decena de internos del ISSSTE que tuvieron que ser evacuados porque las estructuras de este edificio resultaron severamente dañadas.

    Agregó que ayer mismo el HRU ofreció habilitar un área especial para hospitalizar a pacientes del IMSS de esta capital, ya que este edificio también resultó dañado, y anunció que cinco brigadas de la Dirección General de Vigilancia Epidemiológica del nivel federal llegaron ayer para apoyar la realización de medidas preventivas y evitar brotes de enfermedades oportunistas.

    Por su parte, el gobernador Moreno Peña informó que en Coquimatlán la iglesia principal y la presidencia municipal sufrieron cuarteaduras, por lo que se acordonó la zona. En el centro de Villa de Alvarez también hubo viviendas destruidas y personas atrapadas, pero ya fueron liberadas, algunas con vida, otras no. Las presas de la entidad no tuvieron daños, el suministro de agua no se ha interrumpido, las telefonías fija y celular funcionan normalmente y los aeropuertos de Colima y Manzanillo también.

    Un cable de la agencia Notimex informó que poco a poco ha vuelto la calma a las zonas más afectadas de la entidad. Sin embargo, esta mañana las actividades cotidianas de los colimenses se paralizaron parcialmente tras el sismo.

    El ánimo de los colimenses se observaba decaído. Sus rostros reflejan una expresión de susto, incredulidad y tristeza ante el panorama de tantas viviendas destruidas, de edificios públicos cuarteados y del saldo de muertos y heridos.

    Los comerciantes de tiendas de abarrotes, mercerías, zapaterías, papelerías y refaccionarias se dieron a la tarea de levantar sus anaqueles luego de que la mercancía quedó dispersa.

    Además gran cantidad de viviendas, comercios y edificios públicos registraron vidrios rotos o estrellados. Al pasar por las calles del centro histórico se observaban casas con muros derribados, viviendas totalmente destruidas y casas antiguas de adobe completamente siniestradas.

    En edificios de reciente construcción también se observaron severas cuarteaduras y cientos de fachadas de viviendas y edificios prácticamente se desmoronaron.

    Al mediodía el servicio de energía eléctrica se encontraba prácticamente restablecido, luego de que tras el sismo se cortó totalmente el suministro eléctrico por alrededor de cuatro horas

    Anuncios

    Comentarios

    Comentarios

    Compartir
    Nota previaEn el 2009, Carlos o Virgilio?
    Próxima notaTemblor