Diferencias Entre Silverio y Fernando no Afectarán al PRI

    0

    En entrevista con Avanzada, refiere que el grupo político del ex gobernador ha disminuido paulatinamente y más que una fuerza, lo que sobrevive de Fernando Moreno es un ego incontrolable, un afán de protagonismo que no ha superado, dice el académico.

    Cuestionado sobre si este forcejeo que se vive al interior del PRI daña al partido, menciona que la sucesión, sobre todo del cargo a gobernador, siempre será motivo de conflictos y será motivo de choque de intereses, porque finalmente hay mucho de por medio, prosigue, “hay una serie de elementos que conlleva a tener una cercanía o una distancia respecto del que pueda llegar a ser el candidato a gobernador y luego arribar al poder, es algo que estimula la lucha de intereses, pero más allá de eso, yo creo que hay que destacar la personalidad de Fernando Moreno, una figura política acostumbrada a brillar por sí misma opacando a los demás, y quizás en su momento así fue, mientras fue rector y gobernador, pero no ha terminado de entender que esas circunstancias que fueron favorables para él ahora ya no lo son, y eso no le cabe en la cabeza (…), yo creo que no se ha puesto a pensar que su tiempo ya pasó y que ahora son para otros posibles cuadros y figuras políticas”.
    —¿No podría revivir?
    —No, yo creo que quizás no hay una figura como la que representó Fernando Moreno en su momento, hoy políticamente alguien afín a Fernando no existe.

    Así mismo, Salvador González expone que el gobernador Silverio Cavazos ha tratado de ubicar y de definir muy bien cuál es papel de Fernando dentro del PRI: “Silverio ha sabido manejar muy bien políticamente la coyuntura protagonizada por Fernando, pero aquí habría que volver al punto inicial de que sorprende mucho que Fernando siendo una figura política que de alguna manera siempre, para bien o para mal, ahora se muestre indisciplinado al partido y se autocalifique como un ciudadano más que puede opinar, me parece eso absurdo porque sólo él se lo cree. Más bien a él le debe de llevar a consideración que no es un ciudadano más y que fue gobernador, además de que debería de guardar sus palabras porque requiere de su propio partido”.

    Añadió que Silverio Cavazos como gobernador está obligado a asumir y a marcar una línea política, porque finalmente es un referente político, y comentó que realmente Arnoldo Ochoa no es del grupo del exgobernador, porque el diputado federal no es un político que se pudiera manejar de una manera tan fácil,

    “Arnoldo tiene una figura fuerte, no fácilmente manejada por Fernando, quizás pudiera verse de que tienen afinidad de intereses en algunas cosas, solamente en ese sentido a Fernando le convendría que fuera el “güero”. Lo que pasa es que como Fernando ya trae un pleito político desde hace años con Mario, no le conviene que él llegue, entonces esa es la diferencia y el por qué en un momento dado se inclina más hacia Arnoldo”.

    El politólogo recuerda la rivalidad política del ex gobernador con Mario Anguiano, que se dio cuando éste obstaculizó la carrera política de su esposa. Siendo diputado, el actual alcalde capitalino con licencia compitió y le ganó la candidatura del tricolor a la presidencia municipal a su entonces homóloga, la legisladora Hilda Ceballos Llerenas.

    Finalmente, Salvador González enmarca que la lucha por el poder priísta entre ambos grupos –SCC y FMP-, se pronunció luego de la muerte del entonces gobernador Gustavo Alberto Vázquez Montes, cuando llegó inesperadamente el entonces diputado local Silverio Cavazos a la candidatura, un personaje diferente a quien Fernando Moreno contemplaba en el lugar.

    Colima, Col., 3 de marzo de 2009

    06:48:09

    Compartir