Después de 11 años le Decretan Formal Prisión

    0

    Como se recordará el pasado 11 de julio de 1998, en la población de Chanchopa, se desarrollaba una fiesta en el jardín de la comunidad con motivo de la conclusión de fin de cursos a la cual asistieron los hermanos Nava Márquez.

    En las primeras horas del día 12 del mes y año señalado concluyó el festejo por lo que los hermanos Francisco (finado) y Cesar (lesionado), se retiraron del lugar en compañía de su progenitor y se dirigieron a su casa.

    A unas cuadras de llegar a su domicilio salió un perro de una de las viviendas y les comenzó a ladrar, por lo que los hermanos tomaron unas piedras y se las arrojaron al animal para asustarlo y no los fuera a morder.

    Pero de manera sorpresiva salió el probable responsable Martín Hernández Fuentes y los empezó a insultar a los hermanos así como a retarlos a los golpes,  por lo que el progenitor de los hermanos les dijo que no le hicieran caso, que siguieran caminando.

    Más sin embargo el indiciado siguió con los insultos por lo que Francisco y Cesar, que en este entonces tenían 27 y 30 años de edad, se dirigieron a Martín, quien al verlos ingresó a su casa y sacó una escopeta calibre 12, la cual accionó en dos ocasiones sobre la humanidad del finado y su hermano.

    Minutos después llegó la ambulancia de la Cruz Roja para trasladar a los lesionados quienes aún se encontraban con vida, pero debido a la gravedad de las lesiones que presentaba Francisco Nava García, fue trasladado a Guadalajara, Jalisco, donde falleció días posteriores.
    Mientras tanto Cesar Nava García, logró salir delante de las lesiones que le ocasionaron con la escopeta.

    El Gobierno del Estado a través de la Procuraduría General de Justicia, continuará trabajando todos los días para lograr la captura de quienes en el pasado o el presente han cometido hechos delictivos que  vulneren los valores fundamentales de la sociedad en que vivimos, dando con ello muestra de que en Colima, no habrá impunidad.

    Se hace un llamado a la población en general para que denuncie de manera anónima hechos delictivos a la PGJ a los teléfonos gratuitos: 01 800 581 l770, 01 800 506 8360, así como al 01 800 830 6415 de atención a víctimas y prevención del delito.

    Colima, Col., 2 de Marzo del 2009.

    Comentarios

    Comentarios