Desatan violencia; embozados atacan con bombas molotov

0

EXCÉLSIOR

México.- Pese a los exhortos del jefe de Gobierno del Distrito Federal(GDF), Miguel Ángel Mancera, para que las manifestaciones conmemorativas del 45 aniversario del 2 de Octubre se llevaran a cabo pacíficamente y para que los participantes no escondieran su identidad, grupos de jóvenes embozados destrozaron mobiliario urbano, robaron a particulares, vandalizaron establecimientos comerciales y agredieron a los miembros de la policía de la capital del país.

La Secretaría de Gobierno del Distrito Federal informó, a través de un comunicado —tras cancelar una conferencia de prensa—, que el saldo preliminar por los enfrentamientos es de 32 policías heridos y 102 personas detenidas.

La de ayer fue la tercera batalla entre encapuchados y policías del DF que ocurre en diez meses.

En esta ocasión el enfrentamiento comenzó minutos después de las 16: 30 horas, y duró poco más de dos horas, comenzando en la zona de Bellas Artes, pasando por la avenida Juárez, el cruce de Paseo de la Reforma con Bucareli hasta llegar a la glorieta de Colón.

Los agresores, que se hacían pasar por estudiantes e integrantes de organizaciones sociales, lanzaron bombas molotov, petardos, trozos de concreto, tubos y palos contra los uniformados apostados sobre las vialidades.

La Comisión de Derechos Humanos del DF documentó agresiones contra civiles, periodistas y policías, así como destrozos contra establecimientos de la zona que por la mañana ya habían sido sorprendidos por una movilización de la CNTE.

La conmemoración, rehén de la violencia

La manifestación social se vio ensombrecida por las acciones radicales de grupos de encapuchados que lanzaron bombas molotov y  otros objetos
a la policía.

Por tercer ocasión en diez meses, la violencia se desató en las calles de la Ciudad de México con enfrentamientos entre policías y grupos de manifestantes agresivos, con un saldo de 32 policías heridos, 27 manifestantes remitidos ante el Ministerio Público y saqueos.

El choque entre manifestantes y policía capitalina duró más de dos horas, luego de haber iniciado en la zona de Bellas Artes, al norte de la Alameda, y propagarse hasta Paseo de la Reforma. El cruce con Juárez se convirtió en campo de batalla entre encapuchados y policías.

La marcha conmemorativa de los 45 años de la matanza de Tlatelolco se vio opacada por una lluvia de cohetones, petardos, bombas molotov, palos, piedras y pedazos de pavimento que los manifestantes lanzaron a los uniformados, quienes respondieron devolviendo los objetos y con gases lacrimógenos.

Las primeras grescas iniciaron en Eje Central, continuaron en avenida Hidalgo y se recrudecieron en Paseo de la Reforma, Bucareli, e incluso al Monumento a la Revolución.

Las detenciones de manifestantes ocurrieron en todo el sector, además de calles como Héroes, Zarco y Puente de Alvarado, en la colonia Guerrero.

En los choques al menos dos policías fueron quemados con bombas molotov cuando intentaron replegar a los manifestantes agresivos, quienes fueron desconocidos por las organizaciones sociales que conmemoraron la matanza ocurrida en Tlatelolco en 1968 y por agrupaciones como el SME y la CNTE.

Los heridos, entre ellos algunos manifestantes con lesiones en la cabeza, fueron atendidos por paramédicos de la Cruz Roja, que se movilizaron en motocicletas.

Cerca de la estación Hidalgo del Metro, Isaac López, camarógrafo de Grupo Imagen Multimedia fue agredido por encapuchados, uno de los cuales le robó la videocámara y desfiló por el Paseo de la Reforma mostrándola como trofeo.

A las 16:30 horas, policías locales hicieron un cerco para evitar el paso de la marcha hacia Juárez.

El grueso del contingente de la marcha siguió con dirección al Ángel de la Independencia y se unieron algunos maestros que permanecían en el Monumento a la Revolución.

El grupo de agresores se dispersó y se perdió entre los integrantes de la CNTE, en la Avenida de la República. “No a la violencia, no agresión”, gritaron, de forma similar a como lo hacían los miembros de la CNTE, para después retirarse los paliacates y pasamontañas y pasar desapercibidos en el plantón.

En cuanto tuvo oportunidad, el grupo corrió hacia la Fuente de la República para abastecerse de piedras de los jardines e iniciar otra gresca.

Los manifestantes causaron destrozos en varios inmuebles de Paseo de la Reforma, entre ellos la sucursal del Banco Multiva, el lobby del portal La Silla Rota, la fachada del hotel Meliá, las oficinas de TURISSSTE, y una tienda OXXO fueron vandalizados.

Además fueron grafiteados la Fuente de la República y los pedestales de las esculturas y copones de Reforma.

Varias personas fueron despojadas de sus bicicletas particulares y también fueron robadas bicicletas del sistema Ecobici.

Los granaderos que se encontraban en el cerco de Bucareli y Morelos replegaron a un grupo de unos 50 manifestantes que en la refriega optaron por huir hacia la calle Lafragua para esconderse en el plantón de la CNTE, en el Monumento a la Revolución.

En la avenida Morelos y Reforma, los encapuchados lanzaron piedras y artefactos explosivos a los policías. Mujeres comerciantes que laboraban en el cruce de Reforma y Morelos quedaron atrapadas en el zafarrancho.

Al ingresar los manifestantes en el campamento del Monumento a la Revolución, los granaderos arrojaron gas lacrimógeno  en por lo menos dos ocasiones, pero los integrantes del plantón impidieron el ingreso de los policías.

Durante los diversos choques entre los elementos policiacos y los manifestantes, se constató el uso de  toletes y pistolas para balas de goma por parte de los granaderos, las cuales habían sido prohibidas por la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) en el protocolo de multitudes de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal (SSPDF).

Mientras los encapuchados celebraban con gritos cada que acertaban las bombas molotov en algún policía, al recibir la orden de contraatacar la agresión los uniformados corrían hacia los manifestantes con toletes en mano en un intento de arrestarlos.

Otro enfrentamiento ocurrió frente al Senado de la República, donde un grupo de manifestantes ubicó un camión de granaderos que albergaba detenidos, por lo que lanzaron petardos a los policías del cerco instalado en la calle París.

La organización Artículo 19 documentó al menos 21 agresiones hacia reporteros, fotógrafos y camarógrafos de medios de comunicación (entre ellos el robo de la cámara de Grupo Imagen Multimedia y golpes a la fotógrafa Quetzalli González, de Excélsior) y a observadores de organizaciones de derechos humanos, perpetradas por manifestantes y granaderos.

Desde la mañana de ayer fue notorio el bajo nivel del comercio en el Centro Histórico. Si bien hubo establecimientos que prefirieron no abrir, buena parte de los locales comenzaron a cerrar entre las 12:00 y 15:00 horas.

A ello contribuyeron el dispositivo de más de cuatro mil granaderos que montaron retenes en Perú, Cuba, Donceles, Tacuba, 5 de Mayo, Pedro Moreno, Violeta, Mina, Pensador Mexicano, y Santa Veracruz, formando un cerco infranqueable en el Centro Histórico.

En las calles Madero y 5 de Mayo se instalaron más retenes y en el Zócalo se canceló la actividad del centro de acopio, y se engrosó el número de elementos policiacos que se encontraban dentro de la plaza. Se cerraron las estaciones Bellas Artes, Allende, Garibaldi y Zócalo del Metro. La actividad en el Centro prácticamente quedó paralizada.

En los retenes de la policía federal instalados en el Centro Histórico se encontraban, además, personas vestidas de civil, equipados con radiocomunicadores que enviaban informes del estado de los retenes.

La manifestación inició alrededor de las 16:00 horas desde la Plaza de las Tres Culturas de Tlatelolco, y transcurrió sobre el Eje Central.

La vanguardia cruzó el paso a desnivel de Paseo de la Reforma e ingresó a la zona centro hacia las 16:30 horas, para encontrarse de frente con el retén de unos 500 elementos policiacos que formaron un “dique” en el cruce de Eje Central y Tacuba, el cual  no pudieron flanquear.

Los manifestantes realizaban un alto en el camino para insultar y lanzar piedras, botellas y petardos hacia el retén de granaderos que en ese punto no respondieron las agresiones.

La manifestación se desvió hacia la avenida Hidalgo, donde comenzaron los primeros enfrentamientos alrededor de las 17:14 horas.

Miembros del Comité Organizador de la marcha del 2 de octubre continuaron su camino por el Paseo de la Reforma, hasta llegar al Monumento de la Independencia, donde realizaron el mitin conmemorativo de la masacre en Tlatelolco en 1968.

Jesús Martín del Campo, uno de los integrantes del Comité Organizador, sostuvo que ese organismo se deslindaba de los hechos violentos que se registraban en ese momento en Paseo de la Reforma y antes en avenida Hidalgo.

“Eso es algo completamente ajeno a nosotros. El movimiento siguió y llegamos hasta el Ángel de la Independencia y ahí realizamos el mitin, estuvieron estudiantes y miembros de la CNTE”, dijo vía telefónica Martín del Campo.

El mitin en el Ángel de la Independencia concluyó alrededor de las 19:30 horas, momento en que la violencia también disminuyó.

Anuncios