Deben hombres darse cuenta de su situación y exigir repartición de roles: Marta Lamas

0

Redacción|COLIMANOTICIAS

Colima, Col.- Uno de los caminos para que los hombres puedan cobrar conciencia de su situación ante las muchas investigaciones y avances sociales en el tema de la mujer, es autocriticarse y exigir otro tipo de reparticiones de sus roles masculinos.

“En la actualidad, los hombres añoran las épocas en que tenían mujeres que los atendían; añoran el pasado y no están viendo hacia el futuro. Deben darse cuenta de lo que se pierden, de la injusticia que viven y de los costos tan altos de esa masculinidad que aún desean”.

Esto lo comentó la antropóloga y activista mexicana Marta Lamas Encabo en una entrevista que dio en su visita a la Universidad de Colima, con motivo del VII Coloquio Internacional “Violencia y Cambio Cultural” que organizaron la Red de Enlaces Género, Inclusión y Equidad social de la Región Centro-Occidente de la ANUIES y la Universidad de Colima.

Ella invitó a los hombres a darse cuenta de su situación con respecto a las mujeres: “Creo que ganarían muchísimo si se dieran cuenta y empezaran ellos mismos a criticarse y a exigir otro tipo de ritmos y de reparticiones de roles”, afirmó.

En el tema del trabajo, especialidad de la antropóloga, comentó: “En las oficinas gubernamentales de México, una mujer puede decirle a su jefe que a las cinco de la tarde debe retirarse porque su hijo llegará de la escuela… ¡y la tarea… y la cena!”.

Mientras tanto, un hombre no puede decirle a su jefe que debe llegar a su casa a tal o cual hora porque seguramente le contestará: “Eres un mandilón, ¿qué, no tienes a tu vieja para que se ocupe de los escuincles?”, ejemplificó Lamas.

Además, dijo, “los horarios de trabajo de los hombres en oficinas gubernamentales pueden ser hasta las 10-11 de la noche. En México, hay jefes que se van a comer a las tres de la tarde, regresan a las 5:30 o seis y dejan trabajo a sus subordinados hasta las siete de la noche; por lo tanto, éstos salen hasta las 10. Y no se pueden quejar”, apuntó.

Todo esto tiene que ver con las ideas de género, abundó la activista, “con la manera en que repetimos y reproducimos una división sexual del trabajo desde hace mucho tiempo; esto es, las ideas sobre lo propio de los hombres y lo que les toca a las mujeres, así como de los arreglos sociales que aceptan sólo porque ‘así nos tocó, ni modo’. Y no se les ocurre que puede haber otro tipo de arreglo laboral donde se concilie familia y el trabajo de una manera más equilibrada también para ellos”.

La feminista Marta Lamas considera que desde las universidades habría que mostrarles a los hombres cómo la carga de su masculinidad los está afectando de una manera muy especial: “Tendrían que hacerse más investigaciones sobre los hombres, porque las mujeres estudian mucho a las mujeres y estudian poco a los hombres”, resaltó.

Agregó que el campo de los estudios del género ha crecido muchísimo a nivel internacional, pero sigue teniendo como característica que más del 90 por ciento de los profesionales que hacen estudios de género son mujeres, “cuando la especie humana somos mitad y mitad”.

Finalmente, propuso impartir talleres en el primer semestre de todas las profesiones de educación superior para trabajar el género de manera básica y general. Creo, dijo, que “ésta es la responsabilidad mayor que hoy en día tienen todas las universidades mexicanas, incluida la UNAM, donde laboro y no hay medidas parecidas”.

Comentarios

Comentarios