De día es Albañil; de Noche, Luchador y Promotor Cultural

    0

    El entusiasta joven que inició su afición a este deporte desde su infancia, cuando veía a los luchadores sobre el ring y al público despavorido aplaudiéndoles y dándoles muestra de su cariño, se encaminó por la lucha libre como actividad profesional desde hace 4 años a invitación expresa de unos amigos que lo animaron.

    Desde el pasado abril durante la emisión del Segundo Mes Colimense de la Lectura y el Libro, Valentín Martínez fue invitado por el Gobierno del Estado para participar como becario del Fondo de Fomento a la Lectura, promoviendo el hábito lector encubierto del rostro, con su singular atuendo abrillantado, y ajustado que deja lucir sus bien formados músculos.

    ¿Un luchador obsequiando libros?, es la pregunta que todos a su alrededor se formulan al recibir de sus manos un ejemplar editado por la Secretaría de Cultura o por el Conaculta, una cuestión que despierta en la gente la invitación a leer, pero no por obligación, como muchas veces ocurre cuando estudiamos, sino a leer por el mero gusto del placer, de recorrer la geografía más extensa del planeta, probar los más suculentos o asquerosos platillos, oler los deleites de la naturaleza, tocar las texturas más extrañas, hasta la piel de la más perfecta silueta humana, ponerse bajo el pellejo del otro, en las situaciones más románticas, perversas o exorbitantes.

    Precisamente ese gusto del que se hace referencia incitó a Valentín a unirse a la fuerte campaña de fomento a la lectura que realiza el gobierno estatal, después de haber leído “Otra vez el Santo”, de Rafael Ramírez Heredia y comprender que este ejercicio mental va más allá de la simple comprensión de un texto.

    Así pues, el antes conocido como El Ángel Star, deja su viejo atuendo para convertirse en un nuevo personaje bajo el seudónimo de Literato, quien antes y después de cada una de sus presentaciones regala libros y poemas musicalizados a la gente, vestido de verde con color plata o de dorado con negro, trajes que fueron elaborados por un confeccionista de luchadores profesionales en Guadalajara, gracias al apoyo que Valentín recibe de la Secretaría de Cultura.

    “La finalidad del personaje es que se identifiquen con él, ya que el Literato de niño no tuvo la oportunidad de seguir con sus estudios y quisiera transmitirle a los niños que la educación es una parte básica, ya que yo no tuve la oportunidad, pues al menos que ellos la aprecien más”, indicó.

    Este joven luchador que se presenta cotidianamente en escuelas, auditorios y otros lugares en eventos organizados de manera local e incluso en los que realiza el Consejo Mundial de la Lucha Libre, como la del pasado 12 de septiembre, con sede en el Palenque de la Feria, con el Místico como estelar y recientemente en la que trajo la Triple AAA a principios de diciembre a la Unidad Deportiva Morelos, lucha que por cierto abrió Literato, comentó que se ha ganado la aceptación del público y el apoyo que recibe de la S.C. lo ha alentado a practicar el deporte que más le apasiona, a leer más y a pensar en retomar sus estudios para superarse de forma intelectual, sin dejar a un lado la esperanza de despertar en alguien más el poder de la imaginación.

    Compartir