Dan banderazo a libros gratuitos con errores

0

EXCÉLSIOR
Ciudad de México.- Durante la reunión de planeación académica, que se realizará una semana antes del inicio del ciclo escolar, del 12 al 16 de agosto, la SEP entregará a los maestros la fe de erratas de los más de 117 errores de “diversos tipos” que contienen los 238 millones de libros de texto gratuitos de preescolar, primaria y secundaria, con el fin de que los profesores los “subsanen” dentro de las aulas.
Sabemos que estamos entregando una generación de libros que tienen defectos. Para la SEP, éste es realmente un tema complicado, porque tenemos claridad de lo que el libro implica en el día a día del aula; sin embargo, encontramos estos libros ya hechos”, justificó la subsecretaria de Educación Pública, Alba Martínez Olivé.
Tras manifestar que están preocupados porque distribuirán casi 240 millones de textos que presentan contenido confuso, admitió que “no es lo mejor, no estamos contentos con ello, pero no teníamos una alternativa distinta”.
No obstante, la subsecretaria rechazó ofrecer ejemplos de los errores que detectaron y después de su discurso se limitó a dar el banderazo de salida a los últimos 602 mil 711 libros que distribuirán esta semana para el inicio del ciclo escolar 2013-2014.
Aclaró que los errores se cometieron en la administración pasada, porque en diciembre, durante el cambio de gobierno, “los encontramos ya hechos”.
Frente a servidores públicos de la dependencia y autoridades del Estado de México, Martínez criticó que el gobierno anterior haya descuidado la calidad de los libros, porque la SEP es la responsable del diseño y de los contenidos didácticos, por lo que es imperdonable que hayan detectado fallas que pueden confundir a los estudiantes.
Hacer un muy buen libro para la educación básica toma alrededor de un año de trabajo, es mucho tiempo el que se requiere, es un trabajo que, además de tiempo, requiere de alta especialización, no es este un trabajo para aficionados”, dijo tras agregar que los libros que no son construidos por grupos multidisciplinarios “contienen riesgos”.
Pese a que la subsecretaria rechazó ofrecer algunos ejemplos de dichos errores y se negó a hablar con los medios de comunicación sobre ese tema, en su discurso señaló que el libro es el que marca el día a día en el aula, y de ahí la importancia de que tengan contenidos apropiados y “fehacientes”, de lo contrario, esos textos no responden a lo estipulado por el artículo tercero constitucional, el cual señala el derecho a una educación pública, gratuita, laica y de calidad.
El 18 de julio pasado, el titular de la SEP informó que habían detectado 117 errores ortográficos pero, sin dar ejemplos, señaló que esas fallas se cometieron en la administración anterior.
Desde ese día, Excélsior solicitó ejemplos de los errores, pero la SEP le negó la información.
Ayer, durante la ceremonia efectuada en el almacén de la Comisión Nacional de Libros de Texto Gratuitos (Conaliteg), ubicado en Tlalnepantla, Martínez Olivé explicó que la actual administración detectó los errores que no percibieron los servidores públicos del sexenio pasado, por lo que se enfrentaron a una disyuntiva de cancelar la producción o dejarlos así y que sean los maestros quienes se encarguen de “subsanar” esas fallas, a través de las fe de erratas que la SEP dará a los docentes, para que a lo largo del ciclo hagan las correcciones pertinentes.
Sin embargo, la SEP omitió informar cómo las entregarán a los profesores, ya que se tratan de errores que van más allá de fallas ortográficas, por lo que deberán entregar otros documentos, ya que la errata sólo se refiere a pequeños errores en el texto, ya sea ortográficos o de puntuación, pero los que alteran la construcción de una oración y distorsionan el sentido debe corregirse en el mismo libro.

Anuncios