CULTURALIA

0

RESACA DEL OLVIDO

Por: Noé Guerra Pimentel*      

Griselda tú lo sabías, siempre lo supiste. Ni medio centenar de autores, ni mil más serán suficientes para cubrir tu grandeza y trascendencia de mujer inédita de nuestra historia común, de mujer indispensable e indómita que desde tu partida te has venido consolidando, trasmutando del icono vanguardista femenino a la leyenda indiscutible que nació hace una centuria y que paso a paso tú misma construiste con tu fama esbozada con audacia, labrada con talento, escrita con amor y escriturada con la certeza que dan la erudición, la honestidad y la buena voluntad de toda una vida, la tuya Griselda.

En este libro Resaca del olvido, obra de la perseverancia y paciencia de mi amigo Enrique Ceballos y producto de la memoria de Griselda, adaptada por mi maestro Efrén Rodríguez y con la anuencia de su más cercano heredero, mi también estimado Miguel Delgado Álvarez: la Niña Griselda, la poeta, la mujer Griselda, la Poeta, la Mamá Griselda, la Poeta, la maestra Griselda, la poeta, la Política Griselda, la Poeta, la Gobernadora Griselda, la poeta Griselda como será recordada en cien años o mil, es retomada por 50 visiones en 50 apartados que permiten ir por el amanecer, el día y la noche de una mujer de luz y brillo propios.

Gracias a los compiladores, Griselda nos hace coincidir en un solo volumen para ser encantada, entrevistada, prologada, ensayada, reseñada, semblanteada, descrita y hasta revelada con disímbolas visiones, en las que a una sola voz concurrimos ausentes y presentes, detractores y admiradores, afamados y principiantes, experimentados y noveles tanto en la poesía como en literatura, en el análisis como en el periodismo, en la vida como en la muerte a lo largo de 357 páginas y autores entre los que para mi fortuna, enorme privilegio y gran responsabilidad me toca cerrar, como la lápida aquella que la resguardó aquel 28 de marzo de hace cuatro años.

El 1º de noviembre de 1979, hará 34 años, tomó posesión en Colima, Griselda Álvarez Ponce de León, como la primera Gobernadora en la historia de México. Tenía 66 años de edad cuando asumió el cargo para el periodo 1979-1985, en una ceremonia a la que vino el presidente López Portillo. Ganó postulada por el PRI y el Popular Socialista, el PPS ya desaparecido, con 72 mil 791 sufragios contra 15 mil 751 votos de su oponente del PAN. Hacía ya 26 años, cuando como el pasado 24 de septiembre, del año de 1953 el presidente A. Ruiz Cortines había otorgado el voto pleno a la mujer y ésta era la primera vez que una ocupaba ese alto cargo en una entidad federativa, culminando así otra etapa del largo camino recorrido en la participación política femenina.

Griselda, en su toma de posesión refirió una “democracia de hombres solos” y convocó a las mujeres a “inaugurar un tiempo nuevo de plena igualdad con los hombres, sin reclamar privilegios que no requerimos ni aceptar desventajas que no merecemos”.

Así recuerda en su “Cuesta Arriba” aquel día: Mi toma de posesión fue un evento de carácter nacional: por primera vez una mujer llegaba al cargo de gobernadora en el México independiente, y esa mujer era yo, Griselda Álvarez. La sola reflexión de este pensamiento me sacudía internamente. ¿Me había convertido en un símbolo? Muy posiblemente: el de la igualdad del hombre y la mujer en política. Sabía que podía gobernar Colima; antes que yo lo habían hecho mi padre, en 1919, y mi bisabuelo, el primer gobernador de Colima, en 1857.

Como gobernadora electa contaba con un amplio apoyo de la población. Pero también hubo muestras contundentes de repudio. El mismo día en que una mujer asumía el mando del Ejecutivo, en… Colima la estatua del rey Coliman, amaneció con un mandil blanco. De ese tamaño eran las cosas… Afortunadamente el auditorio Morelos donde rendiría protesta estaba lleno de hombres de una nueva generación evolucionada, diferente, solidaria. Griselda Álvarez los siguientes seis años viviría sola en Casa de gobierno, lo que describiría en un perfecto, doloroso y muy triste soneto: No sé si fue pírrica victoria / que ahora reflexiono y aquilato: metí amor y familia en un retrato y fue el poder la línea divisoria.

 

*Socio de número y Presidente (2009-2013) de la Sociedad Colimense de Estudios Históricos, A.C.

Anuncios