Columna

    0

    Dicen que “al que madruga, Dios lo ayuda” y el abanderado priísta Mario Anguiano Moreno, quien va en candidatura común con el Partido Nueva Alianza y con el abierto respaldo –de facto- del Partido Verde Ecologista de México, fue el primero en acudir a la sede del IEE poco antes del mediodía, donde recibió ambas constancias, la correspondiente al PRI y al Panal, y un poco después hizo lo propio el candidato de Convergencia, Gabriel Salgado Aguilar.

    Más tarde, Alberto Carlos Ochoa Manzur, postulado por los partidos de la Revolución Democrática y Social Demócrata, acudió a la sede del IEE para recibir el documento que lo avala como candidato oficial de esa alianza y finalmente, seguramente atenida a la cita bíblica de que “los últimos serán los primeros”, la panista Martha Leticia Sosa Govea –la única mujer que podría llegar a la máxima posición política de Colima-, fue la cuarta y última en acudir a recoger su constancia, cobijada por el ADC y un grupo de connotados panistas, entre ellos el ex secretario de Gobernación, Francisco Ramírez Acuña y el ex presidente de México, Vicente Fox Quesada (a quien los reporteros cuestionaron sobre la reciente información de que el Congreso de la Unión reprobó sus cuentas públicas, pregunta que evadió).

    Así pues, se ha cumplido esta fase del proceso local rumbo a los comicios del próximo 5 de julio, de donde se habrán de elegir los próximos diez presidentes municipales (con todo y sus respectivos síndico y regidores), los 16 legisladores locales de mayoría relativa –además de los nueve plurinominales-, así como los dos diputados federales y por supuesto quien será el próximo gobernador, que sucederá en el cargo al tecomense Jesús Silverio Cavazos Ceballos.

    Y como lo mencioné en la columna del sábado anterior, con todo el respeto que me merecen los señores Alberto Carlos Ochoa Manzur y Gabriel Salgado Aguilar, esta elección por la gubernatura será sólo entre dos candidatos: la panista Martha Leticia Sosa Govea y el priísta Mario Anguiano Moreno. Y si usted quiere una pista para saber quien será el (la) próxim@ huésped de la Casa de Calzada Galván, le voy a dar una sola pista y apuesto a que no me falla: su nombre empieza con Mar…

     
    ¡A TRABAJAR!

    Una vez cumplido el trámite de la entrega de la constancia por parte del Instituto Electoral, que prácticamente representa el banderazo de arranque a las campañas proselitistas, los simpatizantes y equipos de cada uno de los candidatos iniciaron con el trabajo de buscar la simpatía de cada elector, con una serie de propuestas o compromisos para tratar de ser los favorecidos con su respectivo voto.

    En el caso del priísta Mario Anguiano, uno de los primeros sectores en comenzar con la “talacha” fue el Popular, que recién estrenó dirigente estatal en la persona de Irma González Pedraza, que por orden de prelación sustituyó a José Antonio Orozco Sandoval, quien a su vez pasó a ocupar de manera interina la presidencia municipal de Colima, en lugar precisamente de Mario Anguiano Moreno, que solicitó licencia al Cabildo Capitalino para buscar la gubernatura.

    La CNOP trabaja con mucho entusiasmo en la suma de voluntades a favor del proyecto político del “Orgullo de Tinajas”, con la incorporación de personas en lo individual o de organizaciones sociales en los diez municipios de la entidad, como ocurrió con la Sociedad Agronómica del Estado de Colima, que aglutina a cerca de 400 integrantes, que en voz de su dirigente José Orozco ofreció todo el respaldo y la disposición de trabajar para llevar al triunfo a Mario Anguiano.

    Igualmente, la lideresa estatal del Sector Popular encabezó una reunión con la dirigencia y miembros de la Unión Estatal de Permisionarios del Pacífico que encabeza Hugo Chávez Ríos, quien estuvo acompañado por alrededor de 30 permisionarios y trabajadores del volante de Colima, que expresaron el total apoyo de este gremio a la actividad de la CNOP y al proyecto que encabeza el candidato priísta a la gubernatura.

    Tras esta reunión, el Comité Directivo Estatal del Sector Popular comenzó con la pinta de leyendas y pega de calcomanías de respaldo a Mario Anguiano, tanto afuera de la “Casa del Cenopista” como en los principales cruceros de la ciudad, lo que estarán repitiendo en los próximos días en los municipios restantes.

     
    JÓVENES O VIEJOS.-

    Los dos principales candidatos a la gubernatura encabezaron el mismo sábado dos marchas multitudinarias por las principales calles y avenidas del centro de nuestra ciudad, para empezar a medir las fuerzas que buscarán acrecentar conforme avance esta campaña proselitista.

    La abanderada panista Martha Sosa Govea marchó desde la Piedra Lisa hasta el Jardín Núñez, en lo que denominaron “Colima es azul”, con el respaldo de miles de ciudadanos, no sólo colimenses, sino de todo el país (visitantes que, por lo demás, obviamente no votan en Colima), pues se aprovechó que nuestra capital fue la sede de la Reunión Nacional de Estructuras Juveniles, donde se les tomó la protesta de rigor para los trabajos de Acción Juvenil, en este proceso electoral.

    Durante su discurso, Sosa agradeció el respaldo de los jóvenes de todo el país que encontraron en Colima, según dijo, “el espacio idóneo para llevar a cabo sus trabajos” y les pidió que regresen a sus entidades con el mensaje de que “los colimenses ya están en pie de guerra” (me pregunto: en este ambiente de violencia que vive todo el país, ¿vale la pena comparar un proceso electoral democrático con una guerra?; no es enviar un mensaje implícito o al subconsciente de que elección es igual a violencia).

     
    Además, la abanderada blanquiazul aseguró que “en el PAN no hay viejos, pues en Acción Nacional todo es juventud, energía y trabajo, porque sólo se es viejo cuando hay una vieja forma de pensar y en Colima ya se enterró”.
     
    Varias preguntas al aire: ¿Por qué tanta insistencia como el concepto de “viejo, vieja, o viejos”?; ¿Acaso todo lo viejo es malo y debe desecharse?; ¿Y los viejos y respetables panistas de antaño, esos que ahora son abuelos o bisabuelos –como don Pedro Peralta Ceballos, por citar sólo un caso-, fueron dados de baja?, con eso de que “en el PAN no hay viejos”. En honor a la verdad, creo que en ese sentido, el discurso de Sosa fue desafortunado, pues “viejo” tiene también otras connotaciones, todas ellas positivas, como el respeto, la experiencia, la sensatez, la ecuanimidad, la entereza, entre muchas otras virtudes de los “viejos”.
    Baste remitirnos a tres frases del dominio popular: “Más sabe el diablo por viejo, que por diablo”, así como aquella que reza: “Viejos los cerros… y reverdecen”. Una más: “Te quiero como a mis zapatos viejos”. Además, recordemos la letra de una hermosa canción que sin duda todos conocemos: “Es un buen tipo mi viejo…”

    Pareciera cuestión de anécdota o que a los panistas no les gustan para nada los viejos, pues recientemente, en una gira por Colima, el propio Presidente de México, Felipe Calderón Hinojosa, acompañado de la secretaria de Energía Georgina Kessel y del titular de la Comisión Federal de Electricidad, Alfredo Elías Ayub, en presencia del Gobernador Silverio Cavazos Ceballos y cientos de invitados de honor, puso en marcha en Colima el Programa Nacional de Sustitución de Refrigeradores y Otros Equipos Eléctricos, con el fin de ahorrar energía, pero con un sugestivo título para sintetizar el kilométrico nombre del programa, que arrancó risas suspicaces (saludos, Cecilia García) y fue del agrado de muchas damas: “Cambie su viejo por uno nuevo”.

    Sólo una reflexión para concluir: ¿Quién de nosotros no ama, adora, necesita, extraña o llora inconsolable por nuestro viejo o vieja que se han ido, para nunca más volver? Definitivamente yo sí… ¿y usted? ¡Pobre de aquel que no honre a sus viejos!

    ¡ARRIBA TINAJAS!-

    Con un grito similar estentóreo y espontáneo proveniente de un hombre de sombrero, de aproximadamente 70 años, rostro curtido por el sol y oriundo de la misma comunidad rural que el ahora candidato del PRI-PANAL-PVEM, Mario Anguiano Moreno encabezó la tarde del sábado la marcha multitudinaria desde el Parque Hidalgo hasta el Jardín de la Libertad, en pleno centro histórico de Colima.

    Con su proverbial costumbre de saludar personalmente a todos, Anguiano Moreno llegó a la cita con sus seguidores, para realizar la caminata que abrió un grupo de discapacitados a bordo de sus sillas de ruedas, hombres, mujeres, adultos mayores, empresarios, sectores juveniles, profesionales y técnicos, campesinos, obreros, dirigentes sindicales e incluso niños, todos simpatizantes con la causa de Mario.

    Entre 25 mil y 30 mil personas presentes, aseguraban algunos colegas de los medios de comunicación, aunque yo sinceramente no me atrevo a hacer estimaciones, pero sí puedo decir que desde el lugar en que me encontraba, era impresionante ver el entusiasta mosaico multicolor que aclamaba al “Orgullo de Tinajas”.

    Acompañado por Maximiliano Silerio Esparza, en representación de la presidenta nacional del PRI, Beatriz Paredes Rangel; del presidente nacional de Nueva Alianza, Jorge Kawaghi (a quien la muchedumbre, sobre todo las damas, ubica más como galán que como dirigente político… y pues él se deja querer; hasta algunas colegas reporteras se tomaron la foto del recuerdo con el ex boxeador y figura de la farándula nacional), además de los presidentes estatales del PRI, Panal y Verde Ecologista, Itzel Ríos de la Mora, Esteban Meneses Torres y Mariano Trillo Quiroz, respectivamente, Mario Anguiano encabezó el mitin ahí, a un ladito de Palacio de Gobierno.

     
    Muy significativa fue también la presencia de su esposa Alma Delia Arreola y de sus padres, don Miguel Anguiano y Catalina Moreno, sobre todo cuando al final del discurso la gente pidió a coro que subiera su papá al estrado y don Miguel, hombre humilde y sencillo, como la gente de rancho, levantó la diestra de su hijo, quien le agradeció el gesto con un beso espontáneo en la mejilla. El propio candidato aclaró a la concurrencia que su mamá no podía subir, pero igual le expresó públicamente su amor y agradecimiento.

    A lo largo de la marcha y durante el mitin, hubo empujones que por momentos se tornaron riesgosos, porque todos querían llegar hasta Mario: saludarlo, abrazarlo, besarlo las damas, desearle éxito e incluso obsequiarle algún dije religioso que le brinde la protección divina en su campaña. Es Mario el que concita a la multitud, en un fenómeno social muy similar al de aquella campaña y la doble elección –doble triunfo- del extinto Gustavo Alberto Vázquez Montes, el “siempre gobernador” de Colima. Por fortuna todo quedó en eso, empujones e incomodidades, pero nada que lamentar.

    Ahí estuvieron priístas, panalistas, verde ecologistas, e incluso panistas y perredistas y petistas, a quienes Mario agradeció su presencia y adhesión, pero sobre todo la amistad que dijo, es para toda la vida: el ex gobernador Elías Zamora Verduzco, el rector Miguel Ángel Aguayo López, el ex senador Jesús Orozco Alfaro, los diputados Yadira Lara Arteaga y Reené Díaz Mendoza, el legislador federal Nabor Ochoa López, el regidor Armando González Manzo, el ex diputado y ex secretario de Salud Francisco Palacios Tapia. Y por supuesto los otros 28 candidatos a los diferentes cargos de elección popular, los dirigentes de sectores y organizaciones, entre muchos invitados más.

    En su mensaje, Mario Anguiano enfatizó que el cariño tan grande que siente por todos los colimenses es correspondido, que su proyecto es el de todos y que los buenos proyectos se defienden solos y tienen de inmediato el respaldo social; “tenemos paso de ganadores y lo vamos a reafirmar el 5 de julio: hoy somos miles y mañana seremos muchos más”.

    “Soy un colimense orgulloso de origen humilde, dedicado a su familia, a la política y a sus amigos, y trato de honrar esos tres aspectos; creo en el presente y el futuro, amo profundamente a esta tierra y a su gente, respeto la opinión de los demás: estoy feliz, pues soy uno más de ustedes y vivo honradamente de mi esfuerzo personal”, remató el de Tinajas.

    Luego, Mario recordó que es un hombre de retos que no descansa en cumplir sus objetivos: estudiar y ser el mejor de su generación, ser un experto en finanzas municipales, ser diputado local con amplio sentido social, ser presidente municipal de Colima, ser candidato a gobernador y sin duda, el próximo 5 de julio ganar la elección

    Y trazó lo que serán los ejes de su programa de gobierno: una economía sólida, ampliar los empleos mejor pagados, atraer inversiones que respeten nuestro entorno, acceso de los jóvenes a la educación superior y que ningún estudiante abandone la escuela por su situación económica, que ningún padre sufra por la pérdida de la seguridad social, que los trabajadores dispongan de capacitación, que la gente de mayor edad disponga de espacios de desarrollo.

    Que cada municipio cuente con las obras que demanda su desarrollo, que las madres no sufran por hijos adictos y puedan retomar el camino correcto, alejar a los jóvenes del camino de las adicciones, que la seguridad en Colima se consolide, mejorar la procuración e impartición de justicia, contar con calles y jardines seguros, premiar el talento, dedicación y esfuerzo de los colimenses, mejorar las oportunidades de desarrollo, “estoy seguro que con su respaldo, juntos vamos a lograr la victoria y haré realidad todos estos objetivos”, dijo Mario.

    Agregó que la más grande ilusión es que “todos los colimenses puedan decir que Mario Anguiano Moreno es el gobernador, pero sobre todo es mi amigo”; recordó que las encuestas demuestran que él tiene el respaldo mayoritario de la gente “y aquí esta la prueba”. Ninguna mentira logró opacar nuestra convicción ni limitar nuestras posibilidades de victoria”, quien remató cuando se dijo seguro de ganar en la próxima contienda electoral.

    <Mi correo: ppnaranjo1@hotmail.com>. (También puede leer esta columna en www.elmundodesdecolima.net y en www.colimanoticias.com)

    Comentarios

    Comentarios