COGIDOS EN LA MAROMA

0

AL DESNUDO

Por: Édgar Rodríguez H.

Los puros y castos diputados panistas Francisco Rodríguez García y Fernando Antero Valle, cachados en la maroma haciendo uso de los recursos del pueblo durante la pasada jornada electoral en el estado de Aguascalientes, todo con el propósito de acarrear votantes a favor de su partido, tendrán que responder clara y puntualmente ante la Fiscalía Especial para delitos Electorales (Fepade), instancia que registró la denuncia interpuesta por el ciudadano Manuel Torres Salvatierra.

Los diputados de la fracción panista en el Congreso del Estado, acostumbrados a exigir a sus opositores total transparencia de sus actos y acciones, en la mayoría de los casos más por protagonismo que por real convicción, son ahora los señalados por hacer uso del vehículo Mazda CX9 con placas de circulación del estado de Colima FWA 5262, “así como los recursos económicos para viáticos, para concepto de alimentos y gasolina, que le fueron proporcionados por el Congreso el Estado a través del Oficial Mayor, Eligio Aldama Morales, por orden del presidente de Gobierno Interno del Congreso del estado de Colima,  diputado dadivoso Vladimir Parra Barragán”.

Acostumbrados al hueso fácil por la vía plurinominal y con miras a seguir viviendo de los recursos del pueblo una vez que concluyan su trienio, los pone en el ojo del huracán político y fortalece la idea de que estuvieron en Aguascalientes para llevar a cabo actos proselitistas. Podrán alegar, porque seguramente lo harán, que fueron en sus horas libres, pero lo que no podrán justificar, digan lo digan, es que abusaron y usaron recursos que son del pueblo.

Lo peor, es que el uso de los recursos económicos, a decir del demandante, fueron proporcionados por el Congreso el Estado a través del Oficial Mayor, Eligio Aldama Morales, por orden del Presidente de Gobierno Interno del Congreso del Estado de Colima diputado Vladimir Parra Barragán, quien también tendrá que responder puntualmente, si fue decisión propia o de los 25 diputados que integran el legislativo. Aunque todo apunta que la decisión fue unilateral, pues quien conoce a Vladimir Parra sabe perfectamente de qué pie cojea acostumbrado a sentirse dueño del legislativo.

En su afán por hacer méritos ante las altas esferas panista para ser tomados en cuenta en sus futuras aspiraciones políticas en los pocos espacios que le quedan al panismo en Colima, ni Francisco ni Fernando tuvieron la precaución de acudir a las elecciones con sus propios recursos para realizar de lo que se les acusa “la compra de votos y acarreo de votantes a favor del candidato participante a presidente municipal, perteneciente al instituto político Partido Acción Nacional”.

Tanto los diputados de la 4T como el resto de los partidos representados en el Congreso del Estado, sino quieren salir embarrados y aparecer como cómplices de los legisladores Paco y Fernando, que dicen pecar de puros y castos, además asumirse como pregoneros de la transparencia, tendrán que exigir cuentas claras.

Por su parte, la Fepade tendrá que hacer las investigaciones correspondientes sobre el desvió de recursos económicos para actos proselitistas cometidos por el par de diputados panistas cogidos en la maroma en tierras hidrocálidas.

Puntual y acertada es lo expuesto por el denunciante Manuel Salvatierra cuando en parte de la denuncia señala que “los elementos y datos de prueba contenidos y que se desprenden de los actos expuestos en la denuncia, muy probablemente constituyen diversos hechos ilícitos en materia local y federal en materia electoral, por tanto, comprometido con la Cuarta Transformación de México que impulsa el presidente Andrés Manuel López Obrador, vengo a presentar formal denuncia de los hechos narrados para que esta Fiscalía se aboque a su acreditación mediante los actos de investigación pertinentes, una vez acreditado el acto ilícito se determine la necesidad de separar de su cargo a los diputados que probablemente dolosamente infringieron la ley incurriendo en hechos que la ley señala como delitos con utilización de recursos públicos del Congreso del Estado”.

Se dice que…

*A los angelitos, a los diputados panistas de Colima Francisco Rodríguez y Fernando Antero, les pusieron el dedo y no fueron los opositores contendientes en la elección municipal de Aguascalientes, sino gente de su propio partido que no comulga con ellos, es decir fuego amigo.

*Los acusados y ventaneados legisladores Paco y Fernando, andarán muy ocupados los próximos días y no precisamente elaborando iniciativas, sino preparando su defensa para tratar de salir del berenjenal en que se metieron.

Anuncios
Compartir