¡ARMAR A LOS CIUDADANOS!

0

foto: Animal Político

Análisis Político

Por: Abel González Sánchez

Si Nacho Peralta como gobernador del estado encabezó durante varios días las primeras planas de los medios informativos locales y nacionales por su primer informe, ¿Por qué el senador Jorge Luis Preciado, ex candidato a la gubernatura se quedaría atrás sin salir en los medios informativos? Pues el legislador federal se aventó al ruedo del debate político para jalar reflectores y mantenerse vivo políticamente, pero le salió el tiro por la culata, al proponer una medida temeraria, irreflexiva, para enfrentar al crimen en las calles, quizás de la ciudad de México, pues presenta una enmienda constitucional para autorizar la portación de armas en las viviendas y en los vehículos para defenderse de la delincuencia.

El senador bien sabe que este tema de seguridad jala reflectores y muchas columnas, pero la opinión pública es reflexiva, porque permitir la portación de armas a los ciudadanos es provocar más inseguridad y muertes en todo el país por nuestras condiciones, sería como aventarle gasolina a la lumbre, ya que hasta las autorizaciones de portación de armas para los altos funcionarios o empresarios influyentes serían inseguras, riesgosas, pues hemos visto que una gran cantidad de estos servidores de los diferentes partidos a pesar de que deberían dar el ejemplo en su buen comportamiento público, hacen lo contrario, por su prepotencia y altanería, hacen sus tremendas borracheras o trifulcas, podría haber muertos en sus borracheras y alegar que dispararon en legítima defensa, además de que miles de ciudadanos podrían obtener sus armas y después por necesidad económica venderlas y reportarlas como robadas, independientemente de que se les aplique el polígrafo, el examen psicológico, toxicológico, etc. para obtenerlas.

No podía llegar en el peor momento esta propuesta respecto a que todos los mexicanos puedan portar armas de fuego para defenderse de los delincuentes; y lo es porque los índices delictivos en el país son altos. En Estados Unidos, con la polémica Segunda Enmienda, es un peligro andar por la calle o en las escuelas o en los cines o en los supermercados, pues no se sabe en qué momento, un estudiante o ciudadano desquiciado pueda llegar a abrir fuego a la gente; ejemplos sobran de este tipo de actos que han cobrado la vida de niños, estudiantes o ciudadanos, la venta de armas en Estados Unidos tiene la tasa más alta de muertes en el mundo por este motivo, pero no se ha derogado la ley simplemente porque la industria de ventas de armas genera 10 mil millones de dólares anuales, y deja una buena parte en impuestos, dichas armas se distribuyen a muchos países, entre estos a México que son las que están haciendo daño.

Quizás Jorge Luis no midió que la mayor parte de la población estaría en desacuerdo con su iniciativa, incluyendo a sus mismos compañeros de partido, como ya lo hizo la diputada Martha Sosa y el propio presidente nacional del CEN, Ricardo Anaya Cortés, quien profesionalmente fijaron bien su postura al manifestar que esa propuesta es personal del senador y no del partido, pero quizás para José Luis lo que le interesaba era solo estar en la grilla política local y nacional, y ya lo logró, aunque en Colima poco le favoreció, en donde si cabe la posibilidad que debería analizar técnicamente es en la portación de armas por parte de los veladores o guardias de las empresas de seguridad que prestan servicios especializados, pero que deben ser bien supervisados.

Lo más correcto, adecuado, congruente y necesario para Colima, que debería hacer el senador Jorge Luis Preciado es hacer un alto en el camino político para reflexionar, que si bien logró miles de votos de confianza de los colimenses o panistas, y además desea mantener ese respaldo, y que por otra parte Colima

vive un momento crucial, preocupante en materia de seguridad por los altos índices de delincuencia generado por el gradual consumo de drogas que se inició hace más de diez años, aquí y en todo el país, y que por este mercado hay pugnas y provocado muertes, lo más sensato y necesario para la sociedad colimense y para el PAN en Colima es que Jorge Luis ayude en la gestión y tarea legislativa federal para obtener más recursos para el estado, para abrir nuevos centros de rehabilitación para consumidores de drogas, ya que cientos de familias no tienen recursos para la atención de sus hijos que generalmente están desempleados o desocupados y obtener más patrullas o equipo, más personal especializado en materia de seguridad o promover la Creación de un Centro Estatal de Prevención del Delito bien equipado que no hay en todo el país, en lugar de solo estar criticando y buscar culpables, porque así en nada apoya a la solución del problema.

Porque al final de cuentas la seguridad pública es una tarea primordial también de los legisladores, sean senadores, diputados locales y por cierto ahora tenemos siete diputados federales por nuestro estado y todos tienen responsabilidad en las acciones gubernamentales para valorar las necesidades en materia de seguridad, para acordar y gestionar más recursos, reformar las disposiciones legales para recuperar la tranquilidad que Colima requiere. Porque si bien los legisladores son muy buenos para auto aprobarse sueldos fabulosos y partidas económicas especiales, a los ciudadanos nos gustaría verlos reunidos aquí en Colima para analizar cuando menos el tema de seguridad, aunque tampoco los hemos visto para educación o en cualquier otro sector. El senador Jorge Luis equivocó su iniciativa para armar a la ciudadanía, pero tiene todavía tiempo de aquí al 2018 de aportar algo por el estado, ojalá igualmente los demás legisladores se unan a un solo proyecto, que es el desarrollo de Colima.

Anuncios

Comentarios

Comentarios