Alcohol rebajado y leche cruda, secreto de Don Gerardo Ballesteros para llegar a los 100 años de vida

0

Luis Rosales Chávez|COLIMANOTICIAS

Tecomán, Col.- Una enorme piñata, pastel, un suculento pozole y ricas aguas frescas fue parte del “menú” que familiares y amigos le prepararon a Don Gerardo Ballesteros Peralta pues el pasado 3 de octubre cumplió 100 años de vida.

Nacido un 3 de octubre de 1913 en Tonaya, Jalisco, radicando desde los 20 años de edad en Tecomán, Colima; Don Gerardo Ballesteros Barreto mejor conocido como “Don Gera” festejó ayer sabado cien años de vida, en compañía de sus seres queridos, vecinos y conocidos.

Con un voz clara, y con una lucidez que provoca envidia de la buena hasta sus propios hijos, revela a COLIMANOTICIAS la clave para conservarse sano y fuerte al cumplir un siglo de vida “en mis tiempos de joven con alcohol rebajado y leche cruda nos manteníamos así, y mírame”. Actualmente solo sigue consumiendo leche cruda, el alcohol rebajado lo dejó a un lado “y es que ahorita ya viene rebajado de origen”.

Don Gera procreo junto con su señora esposa, Lucrecia Lugo (+) 13 hijos, de los cuales viven once, quienes le han dado la dicha de tener 16 nietos y estos 8 bisnietos. La mayor parte radican en Tijuana BJN México y California U.S.A. Cuando tienen oportunidad, visitan a su señor padre.

Don Gera, vive solo por la calle Pino Suarez y no es que este abandonado o algo parecido, una vecina se hace cargo de él y un hijo que vive aquí en Tecomán. Él es una persona aferrada a su casa y no lo hacen mover de ahí, sus hijos han querido llevarlo a vivir con ellos y rotundamente se niega a dejar Tecomán, relata una vecina, que ayer sábado fue invitada de honor al cumpleaños número cien de Don Gerardo.

A pesar de que Don Gera vive solo, sus familiares no se preocupan pues los vecinos lo cuidan desde que se levanta hasta que se acuesta, ya que es un señor que se despierta a las seis de la mañana y va conciliando el sueño a las once de la noche, aun por las mañana va a la tienda, a las tortillería, a depositar la basura al contenedor, por si solo se baña, se cambia, come y asiste al baño sin necesidad de ayuda, recuerda personas, nombres, voces, su vida, su pasado, como si fuera ayer que sucedieron los hechos.

El sábado fue un día de fiesta en la calle Pino Suarez, se cerró al paso vehicular pues sus familiares, amigos y vecinos quisieron festejar a Don Gerardo Ballesteros sus 100 años de vida, y más aún porque con su lucidez sigue siendo un verdadero ejemplo de vida.

Anuncios

Comentarios

Comentarios