AL DÍA

0

La sabiduría de la naturaleza

Por: Felipe Díaz Cortez

Dicen que ante los fenómenos naturales somos nada y hay mucha razón en ello, sin embargo, la prevención cuenta y en ocasiones logra salvar vidas, lo que al final importa más que cualquier cosa.

El fin de semana anterior nos cayó un torrencial de agua que por poco y nos tapa, pero el buen tino del gobernador Mario Anguiano Moreno no se hizo esperar y de inmediato suspendió labores en las escuelas y giró las instrucciones pertinentes a su gabinete a fin de emprender todas las acciones necesarias con el propósito de aminorar los posibles daños que la depresión tropical “Manuel” pudiese provocar en nuestro estado de Colima.

Importante mencionar que la agilidad en las acciones dirigidas por Mario Anguiano, no permitió la baja de ningún colimense o visitante del momento, porque recordemos que este fenómeno meteorológico ocurrió en un puente vacacional o día feriado, como usted le guste llamar.

Quiero tocar un punto que no he visto se tome, al menos en Colima. No entiendo por qué se asustan que se inunden lugares como el Valle de las Garzas en Manzanillo y cito este como un real ejemplo de lo que no se debe permitir, este lugar no hace mucho era una laguna. Lo mismo que muchos otros lugares que antes eran parte de un espejo de agua o de un río. Las aguas tienen sus causes y tarde que temprano reconocen sus caminos.

Por demás está agregar que las riveras o las cuencas de los ríos están construidas sin el mínimo respeto a la naturaleza y con esto me refiero a la falta de obras hidráulicas que deriven el agua hacia lugares de menor peligro.

Por eso creo que momentos como el que recién vivimos, son oportunidades para que las autoridades den golpes de timón y no permitan que nadie construya viviendas en zonas de riesgo, pero por desgracia la corrupción es un manto tan grueso que es prácticamente imposible de erradicar.

Este es un tema que da para grandes textos, sin embargo, es bueno reconocer cuando los gobiernos, como el de Mario Anguiano, hacen bien su trabajo; no hace mucho con Jova también lo percibimos, las personas que murieron en aquella ocasión fueron sólo dos y esta vez nadie. Lo que en otros Estados no pueden decir. Esperemos que así sigamos y que se tomen todas las medidas que sean necesarias para que en el futuro la gente no construya en lugares de alto riesgo.

 

Anuncios

Comentarios

Comentarios